martes, febrero 08, 2022

Billie Eilish: The World Is a Little Blurry

Los documentales no son lo mío, pero dado el minúsculo tamaño del catálogo de Apple TV+ (no hay ni buscador porque el 100% del contenido cabe en la portada) he decidido que voy a ver prácticamente todo lo que tengan que ofrecer, y eso incluye este documental de casi dos horas y media sobre Billie Eilish, su hermano Finneas, y lo lejos que puede llegar una persona con talento cuando su familia no es un absoluto desastre disfuncional.

Billie Eilish: The World Is a Little Blurry

Al margen de la evidente calidad de la banda sonora, The World Is a Little Blurry (R.J. Cutler, 2021) sirve para que los mortales entendamos que ser un ídolo de masas con muchos millones en el banco en realidad tampoco te cambia mucho la vida. Billie es una adolescente normal y corriente, un poco impertinente con sus padres y con la mente ocupada casi permanentemente por el indeseable de su novio, si sus amigos la echarán de menos mientras ella está de gira y si va a hacer un ridículo espantoso la próxima vez que se suba a un escenario.

Billie y Finneas

Además esta chica va por ahí abrazando a todo el mundo y está agradecidísima a sus fans, así que es muy fácil cogerle cariño en seguida y querer muy fuerte que le vaya todo bien.

Billie Eilish

Llama la atención la absoluta ausencia de dramas familiares y cómo Finneas tira del carro día y noche sin armar mucho jaleo. Empecé a ver esta peli sin convicción ninguna y termino recomendando que la veáis todos.

sábado, enero 15, 2022

Hawkeye: dadme un arco de ésos

En un mundo que ya no se concibe sin setecientos nueve productos de Marvel nuevos cada seis meses, ha llegado, entre otras cosas, Ojo de Halcón (Hawkeye, 2021).

Ojo de Halcón (Hawkeye) - Cartel

Esta miniserie está protagonizada por Heilee Steinfeld en el papel de Kate Bishop, una joven un pelín obsesionada con Hawkeye (Jeremy Renner, como siempre), al que vio actuar desde su ventana cuando sucedió la movida aquella apocalíptica de la primera peli de los Avengers. Kate, que sabe artes marciales y es un genio del tiro con arco, se convierte en el objetivo de gente muy peligrosa por cosas que no os voy a contar porque si no las sabéis es más emocionante ver la serie.

Me he tragado un montón de cosas de Marvel ya y esta miniserie puede ser con la que mejor me lo he pasado de todas ellas. Hawkeye es maravilloso (tanto el personaje como el actor), el personaje de Kate es graciosísimo y quiero ser amiga de Heilee Steinfeld desde que hizo la segunda parte de Pitch Perfect, y sale un perro tuerto súper majo, así que a tope con el reparto.

Heilee Steinfeld (Kate Bishop) y Jeremy Renner (Clint Barton-Hawkeye)

Además pasan cosas todo el rato y hay una cosa muy importante, atended:


No hay historia de amor.


No hay chico guapo que pone nerviosa a Kate. No hay exnovio caradura que aparece de vez en cuando para molestar. No hay tensión sexual ni romántica con nadie.

Y viendo esto me he dado cuenta por primera vez en 36 años que tengo de que estoy harta de que todas las películas, las series, las canciones, las novelas, giren en torno al amor romántico.

En serio, nos hemos vuelto locos o qué pasa.

La cantidad de ficción que he consumido (¿un 99%, tal vez?) que tiraba de romance para tenerse en pie o bien como añadido porque si no algún personaje quedaba incompleto me resulta totalmente absurda.

Evidentemente esto que me pasa a mí nos pasa a todos porque no hay otra cosa que ver, y como consecuencia, todo el mundo parece estar convencido de que lo natural en la vida es encontrar a alguien que cumpla con tus estándares, que sea del género adecuado, a quien le gustes tú también y que tenga un estilo de vida que no sea totalmente incompatible con el tuyo. Luego todo el mundo metido en relaciones horrendas durante años o sintiéndose un completo fracasado por no encontrar pareja.


CULPO A LOS TRABAJOS DE FICCIÓN

DE ESTE SINSENTIDO.


Quiero decir, no individualmente, cada uno que haga su peli como quiera. Digo así como cosa global, ¿me entendéis? Necesitamos más obras de ficción en las que no haya sexo ni romance, por favor. Hacen mucha falta.

Por otra parte, más cien puntos de atractivo para Hawkeye (como si le hicieran falta) por no plantearse ni por una décima de segundo cepillarse a su veinteañera y muy atractiva nueva compañera Kate. Parece más bien que la va a adoptar en cualquier momento.

Hailee Steinfeld (Kate Bishop)

Total, que veáis Hawkeye, que lo único malo que tiene es que hay que concederle todas las licencias poéticas del mundo porque hay fantasmadas por doquier, y ni eso estropea la experiencia en absoluto. Fabulosa. Vedla.

viernes, noviembre 26, 2021

69SSIFF: Viernes 24 de septiembre - Las leyes de la frontera y Spencer

Llego como dos meses tarde PERO aquí están las películas que vi el último día del 69 Festival Internacional de Cine de San Sebastián. Os cuento:


Las leyes de la frontera (Daniel Monzón, 2021, Sección Oficial fuera de concurso)

Las leyes de la frontera - cartel

Nacho (Marcos Ruíz) es un adolescente bastante pringado que se enamora de Tere (Begoña Vargas), miembro de una pandilla de delincuentes que arrastran a su nuevo miembro (tampoco se resiste mucho) a una vida al margen de la ley.

Las leyes de la frontera es un nostálgico relato sobre la lealtad, la desigualdad de oportunidades y la importancia, para bien y para mal, de pertenecer a un grupo durante la adolescencia. Destacan la ambientación y el trabajo de los actores, pero el argumento tarda muchísimo en arrancar y eso empeora la experiencia considerablemente. Aún así, me ha resultado suficientemente interesante como para recomendárosla. Ojalá Nacho hubiera encontrado un grupo de amigos que no estuviera tan destinado a acabar en la cárcel, también os digo.


Spencer (Pablo Larraín, 2021, Proyección Sorpresa)

Spencer - cartel

Parece ser que esta película o te parece una obra de arte o la odias, y desafortunadamente yo estoy más bien en el segundo grupo. Veo alabanzas a Kristen Stewart y yo me pasé la película entera pensando que ese acento británico estaba forzadísimo y que los mohínes constantes eran de una pedantería horrorosa.

PERO. A pesar de que Stewart no ha sido mi fuerte y que la película en general me ha resultado lenta y pretenciosa hasta niveles mortales, Larraín sí consigue retratar a una persona con una depresión atroz que está a punto de reventar por la presión de una familia y unos medios que le exigen ser perfecta mientras a su marido le permiten hacer lo que le da la gana. Sé que esto suena raro, pero aunque no me ha gustado nada, a ciertos niveles me ha resultado fascinante y tengo que recomendarla. Además le van a llover los premios así que mejor verla para estar al tanto.


Eso es todo, es la primera vez en diez años que consigo hacer crítica de todas las pelis vistas en el SSIFF. No veáis el caos que ha sido la organización, pero el nivel cinematográfico ha estado por las nubes. El año que viene, más.

Archivo

¡Escríbeme! Menos si es para quejarte. Si es para quejarte, ábrete una cuenta en twitter

z a p a t o a l a c a b e z a @ g m a i l . c o m

Coge lo que quieras, pero avisa :)

Este blog se encuentra bajo licencia Creative Commons; puedes utilizar su contenido, pero no olvides:
1. Decir de dónde lo has sacado.
2. No cobrar (¡y si cobras, quiero mi parte!).
3. No modificar el original.