Boo, Bitch (mini serie, 2022) — 2/5

 Este artículo contiene spoilers.

Erika (Lana Kondor) y Gia (Zoe Colletti) no quieren terminar sus años de instituto siendo las pringadas de las que no se acuerda nadie, así que se presentan en una fiesta llena de gente popular a ver si consiguen mejorar la situación. Desafortunadamente, cuando se despiertan al día siguiente a Erika la ha espachurrado un alce (!) y ahora está muerta y es un fantasma 🤷‍♀️ aunque todavía tiene autonomía sobre su cuerpo y puede interactuar con todo el mundo (?!). Erika debe averiguar qué asuntos sin resolver la están manteniendo en el mundo de los vivos, mientras ya de paso intenta construir la vida de sus sueños en el poco tiempo que le queda.

Los primeros episodios son adorables y es todo muy prometedor, pero en algún momento Erika se convierte en una niñata insufrible y se pone tan mal el tema que ya no hay manera de recuperar la serie. Los episodios con Erika-popular son mucho más cansados que entretenidos por más que el reparto haga un trabajo estupendo, y para cuando Erika vuelve a ser medio normal, el daño está hecho y es muy difícil empatizar con ella.

Pero el problema de verdad es que el guión es tramposísimo y un poco insultante. Para cuando llegas al ✨giro inesperado✨ (el cadáver es de Gia, no de Erika), la única razón por la que no lo has visto venir es porque los episodios te han estado enseñando una escena sin ninguna lógica detrás de otra, incluyendo a Erika hablando sola en un aula llena de gente sin que nadie se dé cuenta, los poderes de Gia apareciendo en escenas en las que Gia no está presente, y Erika no comprobando que efectivamente es ella la que está debajo del alce. Está todo bastante mal construido.

El final representa la pérdida de Gia de forma enternecedora y poco creíble a partes iguales, pero se lo puedo conceder porque la serie acaba de manera positiva y creo que hacen falta más finales felices.

No sé si después de leer todos estos spoilers alguien querrá ver la serie, pero si es así no tengo claro si la recomiendo o no. Las cosas buenas son muy buenas pero el guión es tan errático que parece uno de esos trabajos de clase en los que cinco personas han hecho cada uno una parte y luego lo han juntado todo sin ver cómo queda el resultado final (veo ahora que hubo ocho escritores, en una serie que solo tiene ocho episodios. Tiene sentido).

Si estáis en España, podéis ver Boo, Bitch en Netflix.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Peter Pan: análisis I

Peter Pan: análisis III

The Equalizer (El protector): tiros, prostitutas y clichés