martes, abril 26, 2011

Lo han vuelto a hacer

Otra vez. No me lo puedo creer.

Comisaría. Quiero renovar mi pasaporte. Sin cita, sin tener ni idea de lo que hay que hacer, porque es una emergencia.

Señor funcionario
- Bueno... si hay algún hueco te podemos pasar luego. ¿Has traído fotos?


No tengo fotos, pero afortunadamente sé que hay algunas en casa. Llamo a mi madre y le explico la situación. Veinte minutos después aparece en el coche con ellas.

Una hora después me atienden.

Yo - ¿Cuántas fotos necesitas?
Señora funcionaria - Ninguna, cogemos la del DNI.

Odio. A los. Funcionarios.


p.d. Y encima no puedo meterme mucho con ellos porque me colaron sin cita. Mierda.

5 comentarios:

  1. En el mundo falta plomo y sobra gentuza...

    ResponderEliminar
  2. Los funcionarios es que son raza aparte, capaces de lo mejor y de lo peor... y siempre teniendo que quedarles agradfecidos por si acaso, ya sabes...

    Eso lo hacía yo a la inversa en la matrícula de la universidad con la fotocopia del DNI que siempre me pedían. "Vaya, se me ha olvidado", les decía. Y muy amablemente, las personas que me atendían en Secretaría me insistían: "Bueno, te tramito la matrícula, pero súbeme ahora la fotocopia, ¿vale?". "Sí, sí, por supuesto". Creo que todavía les debo unas cinco fotocopias.

    ResponderEliminar
  3. Sí, esta gente despierta mi ira... y me colaron sin cita, así que no puedo despotricar tranquilamente... voy a empezar a estafar funcionarios yo también, a ver qué pasa :D

    ResponderEliminar
  4. Más que los funcionarios en general son los administrativos de atención al público. Te dejo una entrada de mi blog sobre este tema...yo también me indigno cada vez que voy :
    http://crazyforlittlethings.blogspot.com/2011/04/para-ser-administrativa-de-la-seguridad.html

    ResponderEliminar
  5. Por Dios, qué desesperación. Lo que cuentas en tu entrada también lo he vivido, sí... de verdad que si pones a competir a funcionarios bordes tienes unas olimpiadas infinitas.

    ResponderEliminar