martes, mayo 07, 2013

El enebro: análisis

El Enebro (La Bella Durmiente y otros cuentos, Jacob y Wilhelm Grimm, cuentos completos II, editorial ANAYA), es un cuento que no conoce ni Cristo, soy consciente, pero cuando mencioné un trocito hace tiempo, la gente que comentó pareció interesada, así que bueno... yo lo cuento:

Tenemos un hombre muy rico casado con una mujer guapísima y maravillosa; son súper felices juntos, pero no pueden tener críos y eso les frustra un montón. La mujer un día se sienta bajo el enebro que tienen detrás de su casa y pide quedarse embarazada. Y como viene pasando en los cuentos de los Grimm, el árbol es mágico y le concede el deseo (no lo ponen así de claro, pero nos entendemos). La mujer pasa el embarazo súper contenta, pero al septimo mes enferma, y dos meses después tiene a su niño y se muere. Claro que no dicen que se muera por la enfermedad, sino:

"[...] dio a luz un  niño tan blanco como la nieve y tan rojo como la sangre; cuando lo vio, se sintió tan contenta, tan contenta, que se murió."

Morirse de estar muy contento muy contento. En fin.

El marido entierra a su mujer bajo el enebro, como ella deseaba, y un tiempo después se vuelve a casar, y con su nueva esposa tiene una niña.

Como todos estáis suponiendo, efectivamente la segunda esposa es una arpía sin alma. Quiere a su hija, pero el chaval le pone de los nervios, así que se dedica a hacerle la vida imposible mientras maquina algún sistema que le permita dejarle la herencia sólo a la niña.

A ver, a partir de aquí, la señora está poseída por el demonio. La realidad es que es un zorrón y que debería estar internada en algún sitio con unos barrotes gordísimos, pero bueno, los Grimm se sienten mejor si decimos que esto lo hace el diablo, así que el diablo será.

La niña le pide dos manzanas a su madre, una para ella y otra para su hermano. La madre, que sólo de pensar en darle algo al niño ya se está poniendo mala, le dice a su hija que por supuesto, que en cuanto el crío llegue del colegio, les da lo que ellos quieran. Cuando el chaval llega, su querida madrastra le ofrece la manzana, y el niño acepta. Entonces le dice que la coja de un baúl muy grande y con una cerradura muy afilada que tienen por allí, y cuando el niño está asomado para coger la fruta, la señora -recordemos la posesión infernal- le cierra la tapa en el cuello, decapita al crío, y ve rodar la cabeza entre las manzanas.

Muy bien todo.

Entonces a la madre le entra el pánico. Se da cuenta de que la ha liado pardísima, y con grandes arrepentimientos (no porque se sienta culpable por haber matado a un chavalín inocente, sino porque ve que la van a cazar y se va a comer el marrón de su vida), se va a su cuarto, coge un pañuelo blanco, y lo utiliza para atar la cabeza del niño de nuevo a su cuerpo. Coge al niño muerto, lo sienta en una silla con la manzana en la mano, el pañuelo al cuello, y aquí no ha pasado nada.

Me recuerda a una Barbie que tenía de pequeña. Se le rompió un trozo de cuello, así que se le caía la cabeza todo el rato. Yo la encasquetaba a presión, dejando a la muñeca casi sin cuello y dando como resultado una Barbie hawaiana de aspecto un pelín turbio.

Marlenita - así se llama la niña - ve a su hermano sentado con la manzana en la mano y nota algo raro, así que se va muy asustada a ver a su madre, para decirle que el niño está muy pálido, y que cuando le ha pedido la manzana que llevaba en la mano, él no ha contestado.

Haría hincapié en la cantidad de campos de la ciencia que han sido dañados irreparablemente al conseguir que un muchacho decapitado no sangre, si no fuera porque mi atención está ocupada con el hecho de que la madre le dice a su hija que si el crío no contesta, le dé un guantazo, consiguiendo con ello que Marlenita le arranque la cabeza de un manotazo a su hermano, y piense que ha sido ella la que le ha matado.

De todas las brujas desalmadas que he conocido leyendo a los Grimm, creo que esta petarda se lleva la palma.

¡Pero no queda así el tema!

La señora le dice a su hija que menos lloros, que si ya lo ha matado, no hay nada que hacer para arreglarlo, así que, por qué no, guisará al niño en el potaje.

¿Qué tal vamos por ahí? ¿Hemos vomitado ya? ¿No? ¡No pasa nada! ¡Hay más!

La mujer trocea al chaval y lo guisa en la cazuela, todo, faltaría más, delante de Marlenita. Cuando el padre llega a casa, su mujer le dice que el niño se ha ido a ver a su abuelo, que ya volverá. El padre se entristece mucho porque su hijo no le ha dicho adiós, y, como todo el mundo sabe, lo que hay que hacer cuando se está triste es comer.

Así que el tipo se zampa a su hijo - sin saberlo, claro está -, mientras alaba lo deliciosa que está la comida, y mientras va tirando los huesos de su hijo debajo de la mesa.

No me voy a volver a meter con la dieta Dukan en la vida.

Marlenita, que sigue pensando que ella ha matado a su hermanito, sigue llorando un montón, y se lleva los huesos, envueltos en un pañuelo de seda, al enebro. Allí aparece una niebla, con un fuego dentro, con un pájaro dentro, que desaparece llevándose consigo los huesos.

El pájaro se va volando y se posa sobre el tejado del orfebre, donde canturrea una canción horrorosa en la que declara que su madrastra le ha matado, su padre le ha comido, y su hermana ha dejado sus huesos bajo el enebro. El orfebre quiere escuchar ese espanto de canción otra vez porque dice que es muy bonita, y el pájaro le dice que quiere una cadena de oro a cambio. Con el trueque completado, el pájaro chungo se marcha con la cadena.

Siguiendo el mismo modelo de negocio consigue unos zapatos rojos del zapatero y una piedra de moler enorme de los molineros.

Entonces se marcha a casa a cantarle a su familia esa canción espantosa, y mientras la canta, le tira al cuello a su padre la cadena de oro, a su hermana los zapatos rojos a los pies, y a su madrastra la aplasta tirándole la piedra a la cabeza.

El niño resucita, todos están muy contentos, y colorín colorado, este cuento se ha acabado. Madrastra muerta, niño expájaro resucitado, aquí nadie hace preguntas, y a correr, que son dos días.

Hay que darle más fama a estos cuentos, por favor. Contádselos a vuestros hijos. Curtidlos desde pequeños. Provocadles traumas irreparables si hace falta.

Dulces sueños y no os asoméis a baúles afilados, que luego pasan cosas malas.

28 comentarios:

  1. OHHH MY GOD!!!! no puedo con mi vida ahora mismo! pero qué cojones de cuentos son estos?? A parte de no tener ni pies ni cabeza (nunca mejor dicho) ya no es que traumaticen, es que son lo más horrible y cruel que he visto nunca. Y yo he leído hasta la saciedad al Marqués de Sade... pues es un bendito al lado de estos típos. no debería haberse acuñado el término sádico, si no grímmico, porque no hay explicación posible.
    ay, madre. no debería leer estas cosas por la noche.
    Un beso enorme!!
    y lee más cosas de estas, tus críticas y explicaciones de cuentos me súper fascinan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Yaaaaa! Mira que he leído cuentos súper burros, pero a este no le llega ninguno. Y no sabes cuánto se regodean en lo mucho que le gusta la comida al padre... no hay por donde cogerlo, es un horror.
      No te preocupes, que habrá más, seguro.
      ¡Beeesooos!

      Eliminar
  2. Ya lo he dicho un montón de veces. Me chiflan los cuentos y estas versiones, más :-) tengo que encontrarlo... Anaya?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste :D Yo los leo de Anaya, pero seguro que los hay de un montón de editoriales. Sólo ten cuidado de que no te den una versión adaptada para niños, que con estos cuentos pasa mucho.

      Eliminar
  3. Uf! podría pasar por "cuento un poco chungo y bastante raro" si no fuera por lo de comerse al hijo, que casi echo la papilla cuando lo he leído. Menos mal que nadie me lo contó de pequeña! ¿Y por qué no resucitan a la madre buena? jo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, hay resurrección para el crío, pero para la madre no. No tiene sentido ninguno.

      Eliminar
  4. JajajajajajajaRESPIROjajajajjajaa, me ha encantado y dado asco a partes iguales, lo que está claro es que estos cuentos no son para niños. Por cierto, he tenido que ir a buscar lo que era un enebro xd! Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso eso, como dice Naar, haz una sección con esto.

      Eliminar
    2. Jajajaja yo en casi todos los cuentos encuentro algo que no entiendo y lo tengo que buscar... y lo de la sección me lo acabaré planteando, porque la verdad es que ya hay un carro de análisis de cuentos.

      Eliminar
  5. Lo del canibalismo es marca de fábrica. Recuerda aquella versión de Caperucita en que la dulce y tierna doncella se come a la abuela en guiso, o el guiso de mellizos que se come el príncipe que se benefició a la Bella Durmiente (aunque en esa ocasión el cocinero bueno había salvado a los niños, así que no corresponde hablar de un canibalismo propiamente dicho). Pero en fin. Vamos, yo no veo raros estos cuentos, en verdad. Tienen mucha más emoción que todas esas chorradas Disney que les meten en la cabeza a los niños. Si en Poe podemos leer el proceso de desintegración acelerada de un cadáver que ha permanecido en una no vida durante varias semanas, si en Jackson podemos leer la lotería de muerte de un pueblo y a un niño pequeño ejecutando a su madre por el expeditivo método de apedrearla... y si en King leemos a un niño que vuelve a la vida convertido en un engendro demoníaco indio, pues no veo la diferencia. La ficción debe ser verdadera. Los casos de Richard Chace, Ed Kemper, Fredd y Rosemary West, el sembrador de bebés, David Parker Ray y otros revelan una perturbación en la naturaleza humana que no debería ser descartada en el estudio del humano. Es más, considero que la conducta delictiva debiera ser el principio y fundamento de todo estudio serio del hombre como individuo y del hombre como miembro de una sociedad. Peeero ve tú a convencer a los especialistas.

    Lo único que me llama la atención es lo de "Tan contenta, tan contenta que se murió". Sí señor, eso es realismo puro y duro :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, qué asco, si es que hay ejemplos para aburrir. ¡Y no me compares a Poe y a King con los Grimm, que esos tíos no escribían (escriben) cuentos para niños!

      Y sí, lo de morirse de estar muy contento a mí me inquieta muchísimo también.

      Eliminar
  6. Jajaja. Ayyyyy. Madre mía... La verdad es que en mi vida había oído hablar de este cuento... Qué cosa más sádica, por Dior!!! Tienes que seguir contándonos cuentos. Me espabilan cosa mala. Jajaja. Monísimos los tornados.

    Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja lecciones de vida de la mano de los hermanos Grimm. Y los tornados una maravilla, sí. La calidad hecha gadget.

      Eliminar
  7. Dios. Y yo pensando que el puto canal Disney es un derrite-neuronas ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Eeeeeeehh un respeto!! ¡Que Hannah Montana me enseñó a mí inglés! Pero estos cuentos son mucho más educativos, dónde va a parar :D

      Eliminar
  8. Jajaja me encanta. Aunque el final del pajaro no me convence mucho, esta bastante rebuscado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una niebla con un fuego dentro con un pájaro dentro que desaparece. A la orden del día están esas cosas xD

      Eliminar
  9. Jajajajaja en serio, yo flipo con los hermanos Grimm, están idos de la olla ¿en qué cabeza normal caben este tipo de historias? estoy planteándome seriamente investigar un poco sobre ellos y analizarlos psicológicamente xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy si averiguas algo, me lo cuentas. Esos dos tenían que estar como un cencerro los pobres.

      Eliminar
  10. Por dios santísimo vaya cuento!! Pero he de decir que la historia me ha gustao, no para contarla a niños pero oye para hacer una peli de miedo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye pues fuera de bobadas esto lo llevas al cine y el personal se zurra vivo. Nos lo podemos plantear :D

      Eliminar
  11. Mi madre, que cuento! Cuanta belleza en tan poco espacio! Y yo devorando a G.R.R Martin y su "Canción de Fuego y Hielo". Habrase visto!

    Algún día deberías analizar el de La Sirenita, ya verías que risas xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uuuuuff me lo leí hace tiempo, tiene tela marinera. Jijiji marinera. Jijiji. Ays. Me voy a dormir. Apunto la sirenita para la próxima entrega ;)

      Eliminar
  12. Tu afición por los cuentos estos empieza a ser preocupante. No te dejes influenciar que veo Salamanca teñida de rojo :)

    Grimm+Key=Entrada genial.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja los cuentos son tan sádicos que hacen casi todo el trabajo solos, pero muchas gracias ;)

      Eliminar
  13. Jajaja!! Los hermanos Grimm eran unos sádicos perversos del copón!! Muchas gracias por resucitar estas historias cuál niño-expájaro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un día ve a una biblioteca y lee una al azar, verás qué risas xD Y me alegro de que os gusten :D

      Eliminar
  14. Fin-ales de MAYO/dosMilTREs456789d/d(iii)

    SANta JOAn de (dD)

    Esta -JAnE "se ceLebra en el dia TRE-in-ttta:

    "Esta FRANC-esa es DEL CATOrce/12NA; ayu-do a Var-ios HER-manos a RE-zar en LA "chapola del IJOdeCRISToo;a los dieciS-i-eTe... O-(i)-O
    LA(V)oo(z) de (d...), (pare-cessErrr) que VENI(an) M(uCHoooooo y MU-c-h-oxEne M-...Frut-...s de tALESTIErraaaxFRANc-exasss/noPAraVA de LLAMAR al rei, lacuA-l inTentttabbba (dD)e-FEnnnd-eeerrrr... hasttta que alFInnn.seArModeBAlorrr y SERES-olv-\oo/ TaL (asunTTTTO)



    Des-pues se fue a VER (EL PES-e-bre) y -Los BRITIS(H) se LlllllllllllaRggggggggA(ROn);la ARRE(s) todo el TIE-mPPPO que (DURA) UN...D debido "aqueNOsaBIA (aseARrrr) y unROMA(no), la CALEnto de TALmodo que en la seniAl de CRIsTo (y-or0 y JesuSIto LA SAL-b0/


    LA YAm-a-dDA CRIzto)

    ResponderEliminar