domingo, septiembre 01, 2013

Peter Pan: análisis I

Cuando era pequeña leí Peter Pan. Me dio mal rollo, aunque no recordaba por qué. Me lo he vuelto a leer porque me lo pidió Naar, y bueno. En fin. Yo os lo cuento.

Antes de nada, hay que saber que Peter Pan no es un cuento, sino una novela. Y un tocho, además. James M. Barrie escribió una obra de teatro en 1904 llamada Peter Pan, o el niño que no quería crecer, la cual adaptó en 1911 en una novela a la que llamó Peter y Wendy. Este título derivó después en Peter Pan y Wendy, y por último en Peter Pan, dando lugar al título que conocemos hoy día. Los tres títulos se corresponden con una única obra. De ahí que localizar el libro sea un cristo de mucho cuidado.

En cuanto a su lectura, así como los cuentos de los hermanos Grimm me parecen una auténtica patraña y no me cabe en la cabeza que hayan pasado a la historia como joyas de la literatura, os digo que Peter Pan es una maravilla de libro, y os recomiendo que lo leáis en cuanto tengáis oportunidad. Tened en cuenta que en este post va a haber spoilers por todas partes, por si queréis echarle un ojo primero a la novela. Yo he leído Peter Pan, de la colección Nuncajamás, traducida al español por Leopoldo María Panero, por si necesitáis referencias para buscarla.

Para ubicarnos, sinopsis híper-mega resumida:

La familia Gentil (Darling en el original) está compuesta por un matrimonio con tres hijos (Wendy, John y Michael) y una perra llamada Nana, que ejerce de canguro. Una noche, Peter Pan, un niño que no crece nunca y que protagoniza los sueños de los críos Gentil constantemente, aparece en la ventana y convence a los tres chavalines para que se vayan con él a la Isla de Nunca Jamás. Allí viven aventuras, junto con el hada Campanilla de Cobre, otros niños que han llegado a la Isla de igual manera que los Gentil, llamados Los niños perdidos, y juegan con las sirenas, pelean contra los Pieles Rojas y, sobre todo, luchan contra los piratas, dirigidos por el temible Capitán Garfio. Después de diversos intentos de asesinato por parte de todos los bandos posibles, un secuestro, e infinitos maltratos físicos y psicológicos que explicaré más adelante, Peter consigue matar a Garfio, y Wendy y sus hermanos vuelven a casa volando para reencontrarse con sus traumatizados padres.

Bien. A ver por dónde empiezo a explicar todo este lío. Por partes.

De base, datos que yo desconocía y que me han parecido interesantes:

1. El Capitán Garfio es negro (!).*
2. Campanilla es una zorra y una pirada.
3. Peter Pan tiene un número importante de enfermedades psiquiátricas.

Conociendo esto, empecemos aclarándonos con qué puñetas es la Isla ésa.

La Isla de Nunca Jamás

Nunca Jamás es el universo paralelo que existe en el cerebro de los niños cuando sueñan. Allí disponen de lo que quieran; unos tienen amigos, otros tienen animales, otros tienen una casita, lo que sea. El caso es que es un sitio común a todos los niños, pero a la vez único para cada uno. De esta Isla cuentan que es el sitio más maravilloso del mundo, pero también dicen que cuando los niños están a punto de irse a dormir, se hace tan real que les da miedo y por eso tienen que dejar lamparillas encendidas.

Que digo yo, si tan maravilloso es, no te da miedo. Algo turbio hay ahí.

Entendido el concepto de Nunca Jamás, vamos con la historia.

Una noche, cuando los niños duermen y Mamá Gentil se ha quedado roque cosiendo a su lado, entra Peter Pan por la ventana, junto con su hada, Campanilla de Cobre. Nana echa al niño por la ventana, pero la sombra de éste se queda atrapada dentro de la habitación, así que la doblan y la guardan en un cajón.

Ya, yo tampoco tengo claro cómo se dobla una sombra y se guarda en un cajón, pero ni por discutir.

Una semana después, un cúmulo de condiciones y acontecimientos hace que los niños se encuentren solos en su habitación, además de muy enfadados y decepcionados con su padre por una bronca que han tenido. Es en ese momento cuando aparece Peter para recuperar su sombra. Esto tiene sentido, ya que el crío es un maldito oportunista.

Vamos a ver si a lo largo del post consigo haceros entender lo sumamente desequilibrado que está Peter Pan. Lo voy a intentar.

Peter y Campanilla de Cobre se meten en la habitación y se ponen a buscar la sombra. La encuentran, pero resulta que la sombra no se queda pegada a Peter ni a tiros, así que Wendy, que se ha despertado, se la cose. Peter, muy contento, olvida inmediatamente que dispone de su sombra gracias a Wendy, y se atribuye todo el mérito. Porque Peter olvida cosas. Todo el tiempo.

Tiene sentido, si lo piensas. Es un niño que no crece, no madura. Si no recuerdas lo que has hecho hace diez minutos, es fácil no madurar. No aprendes nada nunca.

Por cierto, sólo por comentarlo, a estas alturas Barrey ya ha sugerido que los hombres son unos cerdos y que una mujer vale por veinte tíos. Que quede claro desde el principio que la única que vale para algo en esta historia es Wendy.

Con la sombra ya pegada a su cuerpo, pasamos a la relativamente famosa escena en la que Wendy le quiere dar un beso a Peter, pero éste no sabe lo que es eso. Parece una tontería, pero ya introduce el tema de que Peter Pan no tiene conocimiento ninguno de lo que significa tener unos padres, ni nadie que le profese el más mínimo afecto.

Aquí aparece Campanilla de Cobre, que habla en el lenguaje de las hadas (suena como un tintineo, por lo visto), y que sólo insulta a todo el mundo. Tal cual. Creo que en todo el libro no dice una palabra amable, sólo dice barbaridades e insultos varios contra los pobres infelices que se encuentren en cada momento con ella.


ACLARACIÓN SOBRE CAMPANILLA DE COBRE

Igual os suena que Campanilla es maja y alegre y revolotea felizmente y eso.

No.

Campanilla de Cobre es una zorra insensible y celosa que se dedica a amargarle la existencia a todo el que osa cruzarse en su camino. Es una bruja y una psicópata.

FIN DE LA ACLARACIÓN SOBRE CAMPANILLA DE COBRE


Siguiendo con la historia, aquí empieza a explicar Peter Pan su vida en Nunca Jamás con Los Niños Perdidos, que es un grupo formado por niños que han desaparecido. En plan, niños que la niñera pierde de vista en el parque. Esos niños. Si pasados siete días no son reclamados, Peter se los lleva a la Isla.

Consejo gratuito de la semana: si veis a un niño vestido con hojas que quiere jugar con vuestros hijos en el parque, llamad a la policía.

Peter le explica a Wendy que están muy solos, porque en Nunca Jamás no hay niñas. Dice que las niñas no son tan estúpidas como para perderse, así que nunca llega ninguna a la Isla.

James 'Sutileza' Barrie, le llaman.

Ahora es cuando Peter Pan le mete los perros en danza a Wendy para que quiera ir al país de Nunca Jamás con él. No podemos ignorar que Peter es un chico que va por ahí secuestrando niños. Va por las casas, y se los lleva. O lo que es peor, les convence para que se vayan con él por iniciativa propia.  Manipula la situación, a Wendy en este caso, hasta que es ella la que propone ir a ver a Los Niños Perdidos. Es como conseguir que la gente tenga síndrome de Estocolmo incluso antes de que hayan sido secuestrados. La verdad es que tiene mérito.

Resulta, faltaría más, que Wendy se muere por hacer de madre de todos esos críos, y los niños quieren a alguien que les arrope y les lea cuentos, así que Peter les echa polvo de hadas a los tres hermanos para que puedan volar, y se largan todos a Nunca Jamás.

El viaje es largo. En la peli de Disney (Peter Pan, Clyde Geronimi, Wilfred Jackson y Hamilton Luske, 1953) todo sucede en una sola noche, de manera que cuando los padres Gentil vuelven a casa, sus niños ya están otra vez en la cama; pero en el libro no. En el libro hay unos padres hechos polvo en casa que lloran a sus hijos desaparecidos durante lo que parecen meses o incluso años. El caso es que los Gentil vuelan y vuelan durante días. A veces se quedan dormidos volando, y están a punto de matarse varias veces, porque a Peter Pan le divierte verlos caer y esperar al último momento para cogerlos. 

El caso es que, en el camino hacia Nunca Jamás, que en el libro ya digo que dura un montón de tiempo, Wendy empieza a darse cuenta de que pasan los días y no saben dónde están. Y el autor no lo dice explicitamente, pero es en ese punto de la historia en el que Wendy empieza a tener miedo. A partir de aquí, la niña sabe que hay algo que no va bien, pero no se atreve a decir nada y se dedica a manejar la situación con sutileza para que nadie salga herido. También se divierte, y le emociona estar viviendo aventuras y eso, pero sabe que ahí hay algo chungo. La primera muestra de este comportamiento es que sugiere a sus hermanos que traten muy bien a Peter Pan, porque, les explica, no saben dónde están, y si Peter les abandonara se verían obligados a vagar para siempre sin posibilidad de volver a casa, ya que no les han enseñado a parar de volar.

Mientras los tres niños viajan por el aire como pueden, Peter desaparece durante mucho rato, constantemente, para vivir aventuras él solo, que la mitad de las veces olvida nada más haber terminado. A veces también olvida a los niños. Vuelve con ellos y no sabe quiénes son.

Eso no es un compañero de viaje chachi y divertido, eso es un compañero de viaje que está como un acordeón y que lo mismo te deja despeñarte contra el suelo como se olvida de ti y te deja vagando hasta que mueres de hambre porque él está ocupado matando un oso. Éste no es el cuento entrañable que a mí me habían vendido. Pero sigamos.

O mejor no, que esto se está alargando mucho. En la próxima entrega, la llegada a Nunca Jamás, donde conoceremos a un montón de piratas, sirenas, y otra fauna, cada grupo con más trastornos psicológicos que el anterior.

¡Besitos!


p.d. Actualizo porque parece ser que hay gente que quiere leer el resto del análisis y es un rollo llegar hasta los otros posts a través del archivo, así que:

Segunda parte del análisis haciendo clic aquí.
Tercera y última parte del análisis haciendo clic aquí.



*Me pregunto si lo de que Garfio es negro no será cosa de una mala traducción, porque me resulta extraño. Si llego a tener datos de que sí o de que no, actualizaré esta entrada de nuevo.

17 comentarios:

  1. Jajaja. Me has dejado con la miel en los labios. Esto no se hace, maldita... Muerta me he quedado con que el Capitán Garfio sea negro y Campanilla una borde. Si es que los de Disney lo edulcoran todo mucho. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo leí cuatro veces, porque daba la impresión de que se referían a que era negro de espíritu porque era muy malo, o algo así, pero el caso es que ponen que es negro. Anonadada me he quedado yo también.

      Eliminar
  2. Me está encantando el análisis!!!
    Ahora te digo, siempre me ha horrorizado la historia de Peter Pan, en serio, no puedo con ella. Ya sólo me faltaban los datos que estás dando tipo Peter está como una chota verbenera y no sabe ni quién son los niños que acaba de secuestrar. ¿Es que nadie se había dado cuenta de que es una historia muy chunga que para mi gusto apunta a la pederastia? Porque niños son robados de sus casas, sacados de las camas y llevados a vete a saber dónde que donde que da miedo. Ojo. Y por un tipo que no quiere ser mayor y que pasa de ti en cuanto se mete en otro lío. WTF?? Y se lleva a una chica para qué? A modo de chacha o de putilla? Mira, que no sé, que me muero del mal rollo. Muero por la segunda entrega.
    Un beso enorme!!!
    Y gracias por meterte en este embolado... no sabía que fuera un novela tan tocha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, es una gran novela, así que cualquier excusa es buena para leerla :D
      En pederastia pensé yo muchas veces leyendo el libro, pero el caso es que luego no parece que vayan por ahí los tiros. En la segunda parte digo algo al respecto.

      Eliminar
  3. Pues yo veo que Campanilla va a tener más protagonismo en la historia, no me digas por qué... xD. Además, por alguna extraña razón que no alcanzo a comprender la estoy viendo como la mala de las telenovelas sudamericanas, cada vez que la mencionas en mi cabeza suena una música malvada y perversa, me ha caído bien la tipa jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Campanilla es una hija de Satán. Lo de la telenovela no le queda mal, sólo que no habla. Pero la música perversa le queda perfecta. Menuda loca.

      Eliminar
  4. Jajajaja, el mejor análisis sobre Peter Pan que he leído nunca. La verdad es que, cuando me leí el libro en inglés, me quedé un poco "¿qué coño me estás contando?". El señor Pan necesita urgentemente que lo encierren en la más oscura de las cledas y que tiren la llave. Y a Campanilla la metía en un tarro de sal.

    Nunca me gustó mucho la peli de Disney. De hecho, la única película que le hace un poco de justicia al libro, es la del chico monísimo que hace de Peter. Creo que se era "Peter Pan. La Gran Avnetura" o algo así. Ahí ves que Campanilla es el mal y Peter un maldito criajo con un grave problema de narcisismo.

    En fin, habrá que esperar las próximas entregas de tu análisis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja muchas gracias, me alegro de que te guste. Ésa peli no la he visto, pero en algún momento le daré una oportunidad. Iba a haber visto Hook otra vez para incluirla en el análisis, pero pensé que no iba a acabar nunca y al final tuve que abandonar la idea. Otra vez será.

      Eliminar
  5. Creo que de repente me acaba de interesar Peter Pan por primera vez en mi vida...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja me siento súper orgullosa. Pero en serio, es un gran libro, si te lo puedes leer, te lo recomiendo.

      Eliminar
  6. jo, cuántas cosas didácticas que nos enseñas. gracias, Key Hunters!

    ResponderEliminar
  7. Ya está la segunda parte? Muy entretenida la narración e introspecciones... jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegro de que te guste! Sí, la segunda parte está aquí: http://zapatoalacabeza.blogspot.com.es/2013/09/peter-pan-analisis-ii.html, y la tercera aquí: http://zapatoalacabeza.blogspot.com.es/2013/09/peter-pan-analisis-iii.html
      :)

      Eliminar
  8. Disculpa, tengo el libro anotado de Peter Pan y lo he leído muchas veces; estudio letras hispanas y nada tiene que ver tu supuesto "análisis". En serio, no tiene nada que ver todo lo que dices, deberías de investigar mejor. Si es tu opinión, vale, está bien. Pero no sé cómo puedes llamarle a esto un análisis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff Ya estaba pensando que yo me había leído en dos ocasiones otro Peter Pan del que es analizado aquí. Totalmente de acuerdo.

      Eliminar
    2. Me resulta interesante cómo el lector medio entiende perfectamente que lo que escribo aquí es sólo mi opinión, pero cuando aparece alguien con titulaciones literarias tengo que explicárselo porque no lo entiende él solo.

      Eliminar