sábado, septiembre 21, 2013

Kaze tachinu/The Wind Rises: aviones y más aviones

¿Veis esos tíos que hacen pelis de dibujos japoneses con un estilo así como muy clásico? Los de  El viaje de Chihiro (Sen to Chihiro no kamikakushi, Hayao Miyazaki, 2001), La princesa Mononoke (Mononoke-hime, Hayao Miyazaki, 1997) y todas ésas. Pues han hecho otra. Y es un rollo de los que hacen época.

Kaze tachinu (id, Hayao Miyazaki, 2013), traducida al inglés como The Wind Rises, que viene siendo El viento se alza, o algo así, cuenta la juventud de Jiro Horikoshi, un ingeniero aeronáutico que se dedicó a diseñar aviones de guerra para Japón durante la segunda guerra mundial. El relato consiste básicamente en Jiro (Hideaki Anno) convirtiéndose en ingeniero, con la ayuda de su ídolo, un diseñador de aviones italiano llamado Caproni (Mansai Nomura), que le da consejos a través de unos sueños compartidos por ambos en los que diseñan y hacen volar aviones. Y con sueños no me refiero a ésos de "sueño con ser bailarina", sino a sueños de verdad, de los que tienes cuando te quedas dormido. Las pelis de Miyazaki son raras.

Kaze tachinu/The Wind Rises - cartel

La protagonista de la historia, más que Horikoshi, es la ingeniería. Hablan como si los ingenieros fueran artistas, genios y semidioses, todo junto, y dicen cosas como "los ingenieros convierten los sueños en realidad". Tela. Que no voy a decir yo lo contrario, por la cuenta que me trae, pero no sé, lo veo ligeramente excesivo. Pero bueno, es una pasión muy bien expresada; desde luego queda claro que el director quiere transmitir lo muchísimo que mola ser ingeniero, y todo lo demás es secundario.

Aparte de esto, hay un leve factor romántico que sólo toma protagonismo durante un breve periodo de la cinta. Tanto esta parte como tantos otros trozos relacionados con los aviones se dejan ver bastante bien, habiendo algunos ratos muy entretenidos. Pero, en general, es muy lenta y se hace infinita. Luego resulta que tampoco es tan larga, pero se hace tan pesada que para cuando termina estás con esa sensación de no tener claro en qué año estás. Y sobre todo, acabas de aviones hasta el moño. Que si la forma de las alas, que si los motores, que si la madre que los trajo a todos. Una pesadez.

Jiro Horikoshi

Aparte de esto, pues bueno, la peli es de los Estudios Ghibli, así que es muy bonita y está muy bien hecha y todas esas cosas. Pero no compensa. Tampoco ayuda mucho la personalidad de los japoneses -o al menos la que les ponen en las pelis-, que son unos sosos cuando pasan cosas gordas y unos dramáticos cuando lo que sucede es una chorrada. Ante una buena noticia muy espectacular, el español medio pedirá un par de cervezas, gritará cosas durante un buen rato, y si le dejan abrirá una bolsa de confeti. El japonés que se ve en las pelis dará la enhorabuena muy serio y cambiará de tema. Pero si ese mismo japonés considera que no ha dado las gracias con suficiente efusividad por algo, o alguna otra tontería similar, hará doscientas reverencias y se sentirá culpable hasta el fin de los días. El español del confeti se sentirá ligeramente culpable durante diez minutos y se olvidará del asunto. Así que claro, aunque sólo sea por comparación, los personajes en las pelis de este tipo me parecen siempre un poco rollo.

Caprony y Jiro Horikoshi

Entonces, ¿la recomiendo? Pues a ver, si eres fan del anime japonés, o si te pirran los aviones, sí. Si no, probablemente mueras de tedio infinito como me ha pasado a mí.

A ver si con el resto de pelis hay más suerte.


p.d. Estoy viendo cine raro porque estoy en el 61 Festival de cine de San Sebastián (61ssiff). Que no me explico y luego la gente se pierde. Así que actualizaré más de la cuenta, y responder comentarios pasará a un segundo plano, por cuestiones de tiempo. A ver qué tal va este año el asunto.

8 comentarios:

  1. Algo que no veré, sin duda. Ni me gusta el anime ni tengo una fijación fetichista con los ingenieros ni con los aviones... Mantennos al día con tus peripecias en el Festival!!! El año pasado lo disfruté muchísimo. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues pasando de la peli. Es infinita. Ya publicaré más cosas,ya :)

      Eliminar
  2. NI DE COÑA!! odio el anime con toda mi alma, odio en general todo lo japonés y me la pelan los aviones totalmente. Pero mola que la veas tú, que así me lo cuentas y eso sí me entretiene.
    Un beso. Y pásalo bien en el festival... si puedes y te dejan los fantasmas :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja ya veo yo todos los sopores infernales y te los cuento. Es la parte mala de ser pseudo crítica de cine, que hay que ver cada cosa...

      Eliminar
  3. Es Miyazaki, así que no veo nada raro en lo que has escrito.

    A mi me llama, pero claro, yo ENTENDÍ Chihiro, y el día que tenga hijos verán Totoro antes que La Sirenita xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti seguro que te gusta, entonces :D Aunque yo he visto cosas de Miyazaki y no me he aburrido ni de lejos tanto como con ésta. A ver qué te parece cuando la veas.

      Eliminar
  4. Llevo mucho tiempo detras de esta pelicula, una pena no poder haberla visto en Sitges (que me quedaba cerca). Porco Rosso de Miyazaki ya me gustaba de por si, y si lo que comentas es cierto en cuanto se enfatiza mucho en la pelicula en terminologia aeronautica y tal, estaria encantado, pues soy piloto comercial de profesion y me mola bastante el mundo de la aviación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, si te gustan los aviones esta peli te va a encantar. Y si encima eres fan de Miyazaki ya ni te cuento. Disfrútala por mí, que yo me aburrí un montón :(

      Eliminar