domingo, septiembre 22, 2013

Fantasmas

Me hospedo en un amago de hotel, pequeñito, barato, súper casero. Mi habitación es pequeñaja pero muy mona, y el baño es compartido, pero hay muchos para poca gente, así que casi nunca tengo que esperar. Además todo está limpio y los dueños son majos.

Pero claro, no es un hotel. Y eso tiene consecuencias. Como por ejemplo, que los mencionados dueños no duermen allí por la noche. Y eso puede llevar a situaciones peculiares. Vease:

Momento aleatorio nocturno. Duermo como un tronco.


¡¡DING DONG!!


Mmmmmmm llaman a la puerta.


¡¡DING DONG!!


Mmmmm maldita sea, deben de ser las nueve ya y llega alguien nuevo al hostal o lo que puñetas sea esto. Ahora irá alguno de los dueños a abrir.


¡¡¡DIIIIIIIIIIIIIIIIIIING DOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOONG!!


BUENO VALE YA.

Cojo el móvil para mirar la hora.

05:56. Venga ya.


¡¡¡¡DIIIIIIIIIIIIIIING DONG DING DONG DIIIIIIIING DOOOOOOOOOONG!!!!


Me incorporo en la cama. A lo mejor ahora va alguien a abrir.


¡¡DING DONG DING DONG!!


Vale. No va a ir nadie. A ver. ¿Qué se hace en estas situaciones? No voy a abrir, el hotel no es mío.


¡¡¡DING DONG DING DONG DING DONG!!!


Visualizo titulares de periódico:


VIEJECITA ENFERMA Y DESVALIDA CONSIGUE LLEGAR A LA PUERTA DE UN HOSPEDAJE Y MUERE TRISTE Y SOLA AL NO RESPONDER NADIE A SU LLAMADA


Voy a abrir.

Me levanto de la cama. Me dispongo a girar la llave de mi cerradura para salir al pasillo. Veo otro titular:


DOS MOCHILERAS PSICÓPATAS MATAN A TODOS LOS INQUILINOS DE UN HOSTAL AL ABRIRLES LA PUERTA UNA SALMANTINA INGÉNUA Y UN POCO EMPANADA


Casi mejor me voy a volver a la cama.


¡¡DING DONG!!


QUE YA ESTOY PENSANDO, DEJAD DE LLAMAR.

Giro la llave, abro mi puerta corredera y salgo al pasillo. No hay nadie. ¿Cómo puede no haber nadie haciendo lo mismo que yo? ¿La gente no siente curiosidad o qué?

Recuperando los conocimientos de ese entrenamiento materno que hemos recibido todos de pequeños, que enseña a acercarse muy sigilosamente a la puerta cuando suena el timbre por si los que llaman son testigos de Jehová, llego de puntillas hasta la entrada, y miro por la mirilla.

Veo un borrón. UN BORRÓN. Venga, hombre, ¿por qué no se ve nada a través de esta mirilla?

Dejan de llamar. Me vuelvo a la cama. Qué raro todo.

A los dos días, le pregunto a una chica por el incidente. Me dice que ella no escuchó nada. Luego le pregunto al casero, que me dice que por esa mirilla se ve perfectamente.

Igual el sitio es tan barato porque hay fantasmas, fíjate.

No puedo deciros qué pasó, porque no lo sé. Aunque sospecho que yo olvidé mis gafas al levantarme y de ahí el borrón. Pero que no saliera nadie más ni nadie haya dicho nada no tiene mucho sentido. Y os juro que no fue un sueño.

Si me vuelve a pasar, abro la puerta con un hacha en la mano, a ver qué pasa. Igual al final sí que salimos en los periódicos.


p.d. ¿Alguien sabe dónde venden hachas en San Sebastián? Es para una cosa.

14 comentarios:

  1. "Es para una cosa" :D En ese caso, en sitios como el carrefour (al menos en los grandes) hay hachas y cosas de esas, de hacer cosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja de hacer cosas. Lo tendré en cuenta. Siempre he querido tener un hacha.

      Eliminar
  2. Tíaaaaaaa!!! Llama a Iker Jiménez y que vaya a investigar!! A mí estas cosas me molan un montón. No puedo evitarlo, soy una morbosa que te mueres. Y aunque soy de imaginar titulares del segundo tipo, no puedo resistirme y abriría la puerta.
    Por favor, mantenme informada al respecto. Necesito saber. Y la verdad está ahí fuera :)
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No fastidies, abro yo sola la puerta y es un psicópata y la hemos liado. Que soy una floja y me puede cualquiera :(

      Eliminar
  3. ¡Así que fuiste tú la que no me quiso abrir la puerta! :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabía yo que el de la puerta era un colgado. Hice bien :D

      Eliminar
  4. Jo, qué raruno... ¿Y te vas a quedar en el albergue endemoniado? Tú sí que tienes eggs...

    Si vuelve a pasar, ya nos lo estás contando, que esto promete. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver qué remedio, cualquiera hace una reserva nueva en pleno festival, imagínate :(

      Eliminar
  5. Eso, después de contar esta historia tú pregunta dónde comprar hachas, je, je, je, je...

    Si vuelve a suceder, cámara en mano, muchacha. Oye, que lo digo por tu bien, que los de 'REC' se han forrado con algo así...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué idea, oye. Sólo que si al final los intrusos son unos psicópatas malamente voy a llegar a difundir la cinta :(

      Eliminar
  6. Claro que fue un sueño, pero como estabas medio despierta no te diste cuenta. Entre tú y Álter me vais a meter miedito y todo jajaja. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Que no! ¡Que pasó de verdad! A mí lo de los fantasmas me da igual, pero sí que me da mal rollo que aparezca un colgado en la puerta y allí no haya vigilancia ninguna. Pero bueno, he sobrevivido, así que para tanto no fue :D

      Eliminar
  7. Pobre borrón, que tuvo que pasar la noche a la intemperie...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja el borrón habrá sido un incomprendido toda su vida, con esas pintas...

      Eliminar