viernes, abril 29, 2011

He destruido la danza del vientre

¿La danza del vientre no era un baile súper sensual? Porque creo que lo he roto.

He ido hoy a una clase de ésas, todo contoneos y pañuelos con moneditas atados a la cadera, y ha sido lamentable.

Tristísimo. Yo, intentando imitar a la profesora, convirtiéndome en un híbrido entre Shakira cuando le da por ponerse a bailar como si estuviera loca y una mala actriz parodiando una peli de Bollywood. Y todo esto mientras rezaba para que Antón -mi compañero de clase, excompañero de trabajo y que resulta que va a mi gimnasio- no pasara por delante de la clase y me viera en pleno apogeo. Le imagino grabando un vídeo y me dan escalofríos.

Lamentable, sí, no hay otra palabra.

Tengo que buscarme otro deporte.

8 comentarios:

  1. ¿Por qué me da que no será tan lamentable...? Pero, claro, juzgar sin vídeo... je, je, je...

    ResponderEliminar
  2. ¿Otro deporte? ¿Qué tal el sexo, directamente?

    ResponderEliminar
  3. Lo que tienes que ver es si te lo pasas bien o no! Yo toco la guitarra (mal pero la toco) y como me lo paso bien haciendolo, pues ahí sigo! y al que no le guste que se aguante! jejeje

    Con tu permiso, me quedo por aquí dando una vuelta!! :-)

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. ¿Antón? ¿Este es otro? xD

    ResponderEliminar
  5. Juan, te da porque no me viste. Tal cual xD
    dEsoRdeN es que para eso necesito a otra persona, y que mi forma física dependa así de alguien no me motiva...
    Gybby, ya, si eso digo yo, pero la situación era tan absurda... xD Bienvenido y encantada de que te quedes ;)
    ¡X, deja de liarme con mis compañeros de clase, hombre!
    Pecas, NO. No es negociable. Aun me queda algo de orgullo (igual si voy a otra clase ya lo pierdo del todo).

    ResponderEliminar
  6. XDDD Yo pagaría por ver eso, en serio XDDD
    Por lo menos habría servido para echar unas risas un buen rato. Y otro deporte... Hay danzas árabes mucho más estilísticas, delicadas y gimnásticas que la del vientre (nunca me gustó mucho). La danza con espadas (sí, la misma que usa la hija de Alí Babá para matar al jeque de los cuarenta ladrones escondidos en los toneles de aceite), esa es una muy buena opción. El esgrima tradicional es un deporte que siempre me habría gustado hacer. Y fuera de ese... lo que practico de vez en cuando (y obligado) es la natación. Y creo una cosa: que si tú me vieras esforzándome por boquear y moverme en el agua, tu danza del vientre te haría sentir orgullosa.

    Y saliendo, yo estoy con X. No digo que seas tú, sino que es él quien te persigue. Trabajo y facultad es aceptable, y quizá tenga un recorrido similar al tuyo y el gimnasio le quede bien. Pero si no se da esto último, yo comenzaría a sospechar.

    Ahora todos, a bailar el arroz con leche.

    ResponderEliminar
  7. ¡Danza con espadas! ¡Eso sí que mola! Pero mi gimnasio no es tan cool, me voy a tener que conformar con pilates o algo así normalito... ya contaré más peripecias gimnásticas.
    Y Antón vive al lado del gimnasio. Que no cunda el pánico.

    ResponderEliminar