miércoles, marzo 21, 2012

A veces salgo por las noches

Siempre me ha parecido mal eso de que no pueda uno irse él solo a tomar un café. ¿Os habéis fijado? La gente te mira raro, como si no tuvieras amigos o algo así.

Pero yo soy una mujer de los noventa. No, espera. Del siglo XXI. Da igual, soy una mujer moderna. Y si quiero tomar café sola, voy a tomar café sola. Y si no quiero tomar café sola pero el teléfono de Manzo no da señal, Canaris está lejísimos esperando a que el fisio le rompa la espalda del todo y yo tengo mucha hambre y con hambre no puedo estudiar, pues me tomo un café yo sola. Porque quiero. Más o menos.

El caso es que me meto en un bar, pido un café y una caña de ésas toda chocolate, crema y colesterol, y me siento al lado de un señor y una señora de unos 60 años.

Abro la caña. Le echo el azúcar al café.

La gente no va a tomar café en compañía porque lo contrario esté mal visto. La gente va a tomar café en compañía porque tomar café sólo es aburridísimo.

Mastico un trozo de caña.

Um. Música. No, espera. Dos músicas distintas.

Miro a la tele. Los 40 principales, muy bajito. ¿Y la otra?

...

La pareja de mi lado está escuchando música por el móvil cual joven par de canis. No me lo puedo creer.

Es algo con guitarra, tranquilo. Algo en este plan (pero sin olas y eso).

Al menos es mejor que la Danza Kuduro... aun así es un poco repetitivo. No sería tan molesto si no fuera porque se mezcla con Manu Carrasco canturreando en la tele.

Oye, ¿no habréis quitado la canción, no? Yo he tenido que escuchar algo así durante 20 minutos, dadle otra vez al play.

Uuuummmm se repite tanto que a mí me da que eso no es una canción como tal. Además, la pareja no habla. Echo un vistazo rápido. La mujer sujeta el móvil y mira fijamente la pantalla. Igual va a ser una aplicación con música de fondo.

¿Qué pasa? ¿Se os ha cerrado la pestaña del vídeo por error? No pasa nada, os vuelvo a poner el enlace, no os vayáis a perder la canción del momento

Y así sigo comiéndome mis calorías vacías con las dos musiquillas de fondo y la pareja en silencio. O bueno, casi en silencio. De repente oigo a la mujer decir:

Mujer - A veces salgo por las noches.

...

Eh... bueno... igual no es mal momento para que me vaya, ¿no? Que esto se está poniendo un poco raro.

Pues eso... he estado a punto de...

...

Que dejéis de cerrar el vídeo, que ES UN TEMAZO.

...de decirles a los señores éstos que me dieran el nombre de la canción para poder buscarla porque me había encantado, pero me entró el agobio de que la señora quisiera invitarme a una copa una de esas noches que sale...

La gente mayor me da miedo.

30 comentarios:

  1. jajajajajaja!!! cada vez me dan ganas de ir a vivir a Salamanca! pasan unas cosas divertidísimas.
    mira, yo tomo cosas sola, como sola y por las noches no salgo sola de milagro. es todo cuestión de actitud. y si al principio te resulta raro, llévate un libro y haz que lees mientras te tomas el café. pareces de un intelectual que te cagas. y si no, ojea una revista o mira al vacío con pinta de profunda. pero no provoques a los de al lado, loca! que luego dices que hay mucho asesino suelto.
    un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, divertido porque tú no tuviste que aguantar la turra de la guitarrita durante veinte minutos... pero vente una temporada a estudiar la naturaleza humana, seguro que te encanta ;)

      Eliminar
  2. Parece frase de vampiro ¿Sería un vampiro? ¿Hay vampiros en Salamanca?

    A las sugerencias de Naar podría añadir que te lleves el portátil y postees mientras tanto. Así dirán "Mira, una blogger"... Vale, dejo ya de divagar.

    Por cierto, temazo donde los haya.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad? ¡¿VERDAD?! Canción del verano, he dicho.
      Aquí hay vampiros, seguro. Aquí hay de todo, lo que yo te diga.

      Eliminar
  3. Salir solo está mal visto, sí. A mí me gusta ir sola los domingos a tomar una caña al bar de aquí cerca mientras leo el libro de turno, pero cuando estoy al otro lado de la barra currando, si entra alguien solo es automáticamente calificado de raruno y tiene que demostrar que no lo es. Yo y mi rasero flexible, que dice mi chico :D

    Aparte de cómo esté visto... se vuelve una observadora y recoge momentos como el que nos traes, es una labor de investigación antropológica si nos tomamos la molestia de registrarlo en un cuaderno de campo jijijiji

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo si voy preparada para ello, no me importa; me llevo un libro o algo. Pero cuando me pilla por sorpresa es un rollo que no veas. Eso sí, las batallitas no tienen precio, es verdad :D

      Eliminar
  4. Yo creo que nunca he ido a tomar nada sola, es como decís, parece que se queda todo el mundo mirándote...pero lo tengo que probar algún día jaja
    Vaya canción.... a mi me está deprimiendo xDD
    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Yo tenía hambre! ¡No tuve elección! Pero sí, la verdad es que no es para tanto :)

      Eliminar
  5. A lo mejor no cuenta mucho, pero últimamente, en la mitad de mis cafés, voy solo a la cafetería de la facultad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ésa era mi situación: necesidad extrema de cafeína y/o comida. Además, en la cafetería de la facultad se perdona más, con las prisas y eso...

      Eliminar
  6. Hay gente muy rara, a escuchar música a su casa oiga, y si no ¿para qué se inventaron los cascos? Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eso digo yo! Mira que lo llevo mal con los canis, pero ¿gente mayor también? Así no se puede.

      Eliminar
  7. Qué cosas más raras te pasan, Key!! XD

    muy de acuerdo contigo: será que no he ido yo veces solo al cine, a conciertos, de viaje... y me lo he pasado tan bien o mejor que con según qué compañías...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No soy yo, es la gente, que hace cosas raras! Pues eso digo yo. Cada uno que vaya con quien quiera a donde quiera.

      Eliminar
  8. Uy, igual se la pongo a mis vecinos los de las "fiestas" nocturnas para que se relajen. ;P

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Noooo! ¡Que se ponen románticos y no se te van de allí en la vida!

      Eliminar
  9. Inquietante, esa frase única que se dirigieron, diríase que era una frase en clave incluso... da qué pensar.
    Aparte de eso, concuerdo con otros comentaristas, a escuchar música a casa o con auriculares, madre mía, qué falta de respeto...
    Buen fin de semana!
    (No he escuchado la canción. ;P)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eeeeeh no vale! ¡Tienes que escuchar la canción! ¡Que te digo que es un temazo!

      p.d. Sí, a mí también me dan mal rollo. A saber en qué estarán pensando.

      Eliminar
  10. A veces salgo de noche...

    Curioso, muy curioso. Nunca lo he hecho, pero a mí no me molestaría en lo más mínimo tener que tomar un café solo, ir al teatro o al cine en solitario o caminar acompañado de la nada. Hasta hace dos semanas, vivía sólo gran parte de mis días; cómo extraño esos viejos tiempos.

    En mi defensa diré que escuché toda la canción. ¡Y dos veces! Que conste. Y no lo sé. A lo mejor era una pareja de ancianos grabando una peli dramática de esas en que no entiendes nada, a lo Woody Allem, y quizá tú no viste ninguna cámara porque el hecho era que todo debía ser natural. Si de aquí a dieciocho meses te haces famosa, queremos nuestra parte XD

    Coincido con Naar. No tanto por la impresión que dejas como por lo bien que te lo pasas con un libro al lado.

    P.S. Olvidamos la mejor parte. ¿Y si eran espías soviéticos que tenían una misión y ahora no pueden terminar de cumplirla? Quizá estabas presenciando una historia que mañana, el mes entrante, dentro de dos años, tal vez terminase en tragedia. Pudiste haber sido una heroína, haber impedido una muerte, quizás tú pudiste haber salvado vidas. ¡Ya mismo a buscar a esos ancianitos! Si es que aún es tiempo. Hay que ver, Key, tener una oportunidad jugosa de investigar y desperdiciarla así... De los hechos más vulgares, chere amie, nacen las cadenas de misterios más fascinantes. La historia del carbunclo robado, por ejemplo, comienza con un ganso navideño y un sombrero desvencijado. Una intriga de muerte brota de cinco semillas de naranja en un sobre. Los complejos planes para asaltar un banco comienzan por un anuncio extraño sobre pelirrojos. Todo hecho vulgar nos lleva a misterios inmensos.

    P.P.S. ¿Te seguimos diciendo Key o ya te llamamos por tu nombre de la vida real?

    P.P.P.S. La canción tiene buenos momentos. Eso sí, llegado cierto punto, comienza a decaer demasiado.

    P.P.P.P.S. Y si hay vampiros, avisad; después vosotros os quedáis con toda la diversión. Después de Drácula y Salem's Lot tengo muchas ganas de hacer de van Helsing :P

    ResponderEliminar
  11. ¡Ooooooohhh imagínate que me hago famosa! Y aquí Key, siempre, está claro. De hecho ni siquiera tengo claro el que haya dicho en ninguna parte mi nombre real...

    ResponderEliminar
  12. Aehm... me da a mí que tú no lo hiciste, pero hay alguien que sí lo hizo (o al menos te llamó con un nombre que tenía más probabilidades que "Key" de ser usado por tus padres para bautizarte). En concreto, la entrada del cambio, del regalo de Iris y la farmacéutica desganada. El comentario de BkindZanks. Si se quiere más exactitud, la posdata en que le dice a Iris que abandone su amistad contigo, por eso de que habías puesto diez (y luego sólo cinco) euros para su regalo. Respondiste a esa acusación con ese nombre (reaccionaste ante el uso del nombre, en otras palabras), por lo que debe haber cierta correspondencia biunívoca entre tú y ese nombre. Si quieres silenciarme, sólo basta que me lo digas amigablemente, no es necesario que traigas matones ni mafiosos que quiebren rodillas o te claven las rótulas al piso. Permiso, tocan a la puerta.

    ... Yo mejor no abro, por si las moscas :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Aaaaah! ¡Pero a Bkind no le hagas ni caso, que está como una cabra! Empezó a llamarme Matilde hace tiempo, creo que por algo relacionado con que "Key" significa "llave" y la canción "dónde están las llaves, matarile rile rile". Pero nunca lo he tenido muy claro.
      Así que no, mi nombre real no es Matilde :)

      Eliminar
    2. Por alusiones, respondo. Empecé a llamarla Matilde porque, como tú, se lo leí a otra persona de la blogosfera. E imaginé que ese era su nombre real, como queda a conocer gente en persona de este mundo virtual... pues igual es que se conocían.

      Pero si esta persona la llamó Matilde, por algo sería... digo yo, aunque a mí me de por cantarle lo de Dónde están las keys.

      Un saludo.

      Eliminar
  13. ¡Pues noooo! Pero bueno, si queréis llamarme Matilde, creo que lo soportaré :)

    ResponderEliminar
  14. HMMM... Pues no, tía, no. Te tengo ubicada como Key más que como Matilde. Pero sí que vamos a llegar al fondo de esta cuestión.
    Bkind, ¿a quién le oíste decir lo de Matilde? Vamos a llegar hasta el fondo de la cuestión. Que no se diga jamás que un servidor tuvo un misterio entre manos, por ínfimo que haya sido, y no actuó en consecuencia. Y que conste que no quiero develar la identidad secreta de Key (aunque a decir verdad, y suponiendo que ha conjugado su vida real con su vida virtual y ya no debe mantener enl anonimato y todas esas cosas...), sólo quiero resolver un problema.
    Así que, Bkind, imagina que soy un tío alto, con rostro aguerrido y nariz aguileña, con barba y bigote, que fumo en pipa tabaco muy fuerte y que estoy llevando puesta una gabardina negra y desgastada. Piensa que llevo un sombrero sobre los ojos y que ambos estamos en un cuarto oscuro, a excepción de una lámpara de pared que te ilumina directo al rostro, dejándome a mí en semipenumbra. Oyes que camino por la habitación, haciendo círculos que se cierran sobre ti y que mi voz es más profunda y acojonante que la de habitual. Tú estás sentado y tienes los brazos amarrados a la silla (las piernas también, para hacerlo todo más interesante). Estás sudando copiosamente, la luz te altera y no sabes lo que hay más allá de la luz. La oscuridad puede encerrar muchas cosas: manifiestos métodos de tortura física, imágenes y sonidos que pueden aturdirte, destrozarte la mente, poblar de hoy en más tus pesadillas, hacer trizas tu cordura (si la tienes todavía), desquiciarte y conducirte a un estado un poco... desagradable. En la oscuridad puede haber mucho dolor, formas inimaginables de hacerte morir muy lentamente, pero de mantenerte vivo a pesar de la tortura...
    Ya puestos en situación:
    -Sé que esto parece una tontería, pero no es una tontería. Aquí hay un misterio, y aquí hay un testigo. No te traje aquí para hacerte chillar. Te traje para hacerte hablar. Es sólo un consejo. Te sugiero que hables. De verdad, te lo digo no porque yo sea una buena persona, sino porque de sólo pensar en lo que te espera si no hablas siento un dolor tremendo. Así que, para nuestro bien, será mejor que cantes. Creo que eres un chico listo, así que hablarás más pronto o más tarde. Si veo que mientes, tengo preparado un hierro al rojo blanco que clavaré en tu rodilla o en tu codo. Créeme, ni mil miligramos de morfina te aliviarían. ASí que será mejor que vayas esembuchando. -Bofetada para bloquearte psicológicamente-. ¡Habla! -Bofetada-. ¡Habla! -Bofetada-. ¡¡¡HABLA!! -Bofetada de un lado y del otro. Imagina que comienzas a sangrar. Tienes un labio partido y parece que has perdido un diente-. ¡Habla! ¡Habla! ¿Hablarás?
    Responde: ¿Dónde lo leíste? ¿A quién se lo leíste escribir? Vamos, si lo dices seré bueno, lo prometo. Siempre puedes estar peor. No temas delatar a cualquiera (o cualquiese). No te olvides de que puedes salvar una vida. Pero tú sufrirás mucho dolor. ¡Habla!
    ¡¡HABLA!!

    P.S. Creo que al blog sí le va la temática tétrica que le atribuyen algunos XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nicolás, si vuelves a torturar a alguien, aunque sea ficticiamente, en mi blog, TE VAS. Hombre ya.

      Eliminar
  15. Vale, te haré caso. Probaré llevándolo a un bosque encantado lleno de fuentes cristalinas y bellos árboles contadores, con sonrientes y regordetes vendedores de palomitas mágicas, e intentaré que una ninfa de agua y una oréade le susurren preguntas al oído, y Tom Bombadil estará cantando y saltando con su sombrero con pluma, y prometeré conseguirle todo el algodón de azúcar que pueda comer. Si así da resultado, pues los métodos de tortura psicológica mundiales darán un vuelco increíble.
    Y que conste que lo de más arriba lo escribió mi alterego, Madame Lamort, después de haber conseguido reunir los siete cristales mágicos para liberar los poderes del compresor. En otras palabras, la culpa es del duende que llegó al nivel ocho del castillo y no se durmió.
    Y ya, no lo hago más; palabra de honor.

    ResponderEliminar