sábado, septiembre 27, 2014

Un viaje de diez metros: especias para alegrar el festival

Cuando, después de llevar días viendo dramas deprimentes, me enteré de que Lasse Hallström presentaba película en la sección Culinary Zinema del festival, fui corriendo a ver si recuperaba un poco las ganas de vivir. Y Un viaje de diez metros (The Hundred-Foot Journey, Lasse Hallström, 2014) no es la peli del siglo, pero cumplió con lo que yo estaba buscando. Os cuento:

Un viaje de diez metros - Póster

Hassam (adorable y un pelín cargante Manish Dayal) y su familia se mudan a un pueblito del sur de Francia con intención de montar allí un restaurante indio. El problema es que exactamente enfrente de su local hay otro restaurante; uno extremadamente pijo (tienen estrella Michelín y todo), regentado por la arpía implacable Madame Mallory (Helen Mirren), que no tiene ninguna intención de dejar que sus horterísimas vecinos se lo dejen todo oliendo a curry y se propone hundirles el negocio a toda costa.

Manish Dayal (Hassam)

Hay guerra entre restaurantes, hay padre autoritario pero bueno en el fondo (Om Puri en el papel de Papa), hay dulce pero competente chica francesa (Margueritte, interpretada por Charlotte Le Bon) y hay muchas muchas escenas de salsas y hortalizas y platos llenos de especias.

La peli es bonita; es de esas historias de superación en las que alguien empieza de cero y consigue cosas sólo a base de trabajo; la fotografía es alegre y dinámica, la lucha entre locales es divertida y los personajes funcionan muy bien, en especial los de Helen Mirren y Om Puri. Sí hay que decir que hay algunos puntos en los que se pierde la fluidez del argumento, y de hecho da la sensación de que la película se va a terminar como en dos o tres ocasiones.

Charlotte Le Bon (Margueritte) y Helen Mirren (Madame Mallory)

En resumen, Un viaje de diez metros cuenta una historia amable y sin muchas pretensiones que probablemente os alegre el día. Tiene cosas mejorables y no os va a explicar cuál es el sentido de la vida, pero la recomiendo de sobra.

Menos mal que hay comedias de éstas para aligerar un poco los dramotes de los festivales, porque si no íbamos a acabar todos en terapia al salir de aquí.

8 comentarios:

  1. Pues sí, oye es la primera que cuentas que me dan ganas de ver un domingo por la tarde y no acabar con las venas abiertas en canal. Esa y la de las remolachas, claro.
    Me la apunto :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, es que las remolachas son muchas remolachas. Hay niveles y niveles xD

      Eliminar
  2. Estoy con Naar. Ésta me ha dado ganitas de verla. La de las remolachas ya para otro día. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja en ésta también hay comida, con eso casi que te vale y así puedes pasar de las remolachas :D

      Eliminar
  3. La veré seguro!! Me llamó la atención desde que la ví anunciada :-)

    ResponderEliminar
  4. Hola Key
    Por lo que cuentas es un poco como Chocolat -del mismo autor- y me has recordado, nosé porqué, a El festín de Babette.
    Un saludo, Manu3l.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El festín de Babette no la conozco pero me la apunto :)

      Eliminar