viernes, septiembre 28, 2012

Festival de cine de San Sebastián: cómo funciona II - Acreditaciones

¿Veis eso que dije de que con mi acreditación era súper poderosa y podía entrar en todas partes?

Era mentira.

Lo descubrí al intentar acceder al photocall de John Travolta, Benicio del Toro y Oliver Stone, momento en el cual el personal del festival me contó amablemente que allí no podía estar porque mi acreditación no era de fotógrafa. Ya me extrañaba a mí que me dejaran acceder a esas cosas, con mis inexistentes conocimientos de fotografía y mi cámara de fotos regalo de un banco; pero, de nuevo, tampoco tengo ni idea de cine y aquí estoy como supuesta periodista y crítica, así que yo ya me lo creo todo.

INCISO

Hay dos conceptos que hay que conocer. Una rueda de prensa es esa reunión en la que ponen a los famosos en una mesa mientras los periodistas les preguntan cosas. Ésa la tenemos todos clara, supongo. Pero luego está el pase de prensa, que es la proyección de una peli. Normalmente es el estreno y se proyecta específicamente para periodistas, aunque otra gente también puede comprar entrada. Os lo explico porque yo leía prensa y ya me parecía todo igual.

FIN DEL INCISO

El caso es que hay como un millón de acreditaciones diferentes:

Identificaciones naranjas para los del club de industria, violetas para los estudiantes, grises aún no sé para qué y otras mil opciones. De las que os puedo informar es de las de prensa, que incluyen tres tipos:

La mía es verde. Con ella tengo prioridad absoluta en ruedas de prensa y en pases de prensa. También puedo ir a sesiones que no sean para la prensa, siempre que pida la invitación específicamente y queden sitios libres.

Hay otra amarilla, que es para los fotógrafos. También pueden acceder a los pases de prensa, pero no pueden ir a las demás sesiones (las de invitación), aunque sí acceden a los photocalls -que mola mucho más que ese rollo de las invitaciones-, y pueden estar en la zona reservada de las ruedas de prensa, para tupir a fotos a los famosos en los pocos segundos que les permiten estar allí al comienzo de cada rueda.

Por último, estan los marrones, que es esa gente detestable que puede ir a las galas. Malditos. Hay algunas diferencias en cuanto a las prioridades para los pases de prensa, pero eso da igual. Porque ellos pueden ir a las galas, yo no, y les voy a odiar por ello para siempre.

Me marcho corriendo a que me den comida y luego voy a ver la rueda de prensa de unos suecos (¿suecos? ¿finlandeses?) que han hecho una peli estupenda.


p.d. Igual os resbala esta información, pero yo quiero tenerla escrita en algún sitio, así que os fastidiáis todos. ¡Besitos!

8 comentarios:

  1. No nos resbala no, lo que estamos aprendiendo contigo hija mía. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes la de gente a la que he tenido que acosar para conseguir esta información, pobres empleados del festival xD

      Eliminar
  2. Curioso que la acreditación buena sea un marrón...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El marrón es ser un fotógrafo, que los pobres se pasan el día corriendo de unas cosas a otras, y si no cabe todo el mundo, son los primeros a los que echan :S

      Eliminar
  3. Jajaja. Pues me parece super cutre que las invitaciones más guays sean de color marrón. ¿A qué genio del Marketing se le ha ocurrido semejante despropósito?

    Te envidio mil. Creo que ya lo he dicho tropecientas veces.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que hay tantísimas acreditaciones distintas, que se les acaban los colores. La más bonita es la violeta de los estudiantes, pero no les dejan entrar a casi nada, así que yo me quedo con las feas :)

      Eliminar
  4. Interesante. No sabía que las acreditaciones tuvieran esa clasificación por colores :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí eso de que haya una marrón, otra naranja, otra amarilla... es un lío, se parecen todas tanto que no hay quien se aclare. Pero ellos sabrán, parece que les funciona.

      Eliminar