sábado, julio 23, 2011

Se imparten clases particulares

Hace unas semanas empapelé la ciudad con letreritos que ofrecían clases particulares. Mi número de teléfono aparecía por ahí, claro.

Sabía yo que iba a tener que sufrir el aburrimiento de algún atontado.

Ninoninoninoninoninonino niiiiiiii niiiiiiiiii
(entiéndase, la música de mi móvil)

Yo - ¿Diga?
- Hola, ¿dan clases de matemáticas? - Una chica. Comunicación horrorosa, casi no la oigo.
Yo - Sí, pero ya estoy con los horarios completos, así que no cojo a nadie más, lo siento. - Horarios completos significa que doy clase seis horas a la semana, pero estoy de vacaciones y no me apetece pasarme el día enseñando a hacer integrales -. Aun así, dime lo que te interesa, por si puedo mandarte a alguien que te sirva.
- ¿Holaaa?
Yo - ¿Me oyes?
- ¿¿Me oyes??

Clic.

Vaya.

Ninoninoninoninoninonino niiiiiiii niiiiiiiiii

Yo - Se ha cortado.
- ¿¿Me oyes?? - Ésta chica no es la de antes. Ésta es pequeña.
Yo - Sí, ¿tú a mí?
- Sí... - murmullo que no entiendo.

Clic.

Llamo desde casa al número en cuestión, a ver si desde un fijo podemos hablar sin interferencias.

Biiiiiiiiip. Biiiiiiiiip.

- ¿Sí?
Yo - Hola, acabas de llamarme al móvil, ¿verdad?

La persona que ha cogido el teléfono le lanza el aparato a alguien, en plan "líbrate tú del marrón".

- ¿Sí?
Yo - Me has llamado al móvil, ¿no?
- Eh... no... no, yo no te he llamado. - Claaaro. Vale.
Yo - Aaaaahh, bueno, pues me he equivocado, lo siento.

Clic.

Ninoninoninoninoninonino niiiiiiii niiiiiiiiii

Uy. Esto no me lo esperaba.

Yo - Diga...
- Jelou. Yu... gif inglish claaaaas? - No me lo puedo creer.
Yo (en español, claro) - Sí, ¿por?
- Ai dont anderstaaaaand. Inglish pliiiiiiiiis.
Yo (ya en inglés, visto que si no, no me van a dejar en paz) - Ya... mira, si te hablo en inglés no vas a entender ni una palabra, así que corta el rollo. - Vuelvo al español - Qué quieres.
- Yes, yes. - Se pone la cría a soltar más incongruencias en lo que ella piensa que es inglés.
Yo - Ummmm no sé si lo sabrás... - Sonrío encantada de la vida - pero me estás llamando al móvil, por lo que tengo tu número registrado y guardado.

Silencio sepulcral. Es el silencio "creo que la he liado".

Clic.

Ninoninoninoninoninonino niiiiiiii niiiiiiiiii

¿En serio? Así no vamos a terminar nunca.

Yo - ¿Digameee? - Soy tan amable que me asusto un poco.
- Hola - Es la misma niña de antes. Se pone muy seria e intenta aparentar que tiene muchos más años que trece, que es la que calculo será su edad real -. Creo que mis primas te han llamado por teléfono - ¡Anda! ¡Sus primas! -. Me han quitado el teléfono, y como son muy juguetonas - una de esas palabras que los niños creen que utilizamos los adultos. Pero no - te han llamado.
Yo - Aaaaah, ya veo... puf, pues ten cuidado con estas cosas, porque este tipo de llamadas son CARÍSIMAS - sé que no sabe a qué tipo de llamadas me refiero, y por supuesto que no es para tanto, pero probablemente la muchacha esté visualizando a su madre leyendo la factura del teléfono mientras planifica el castigo pertinente para su hija, la bromista telefónica. Me sirve -. ¡Hasta luego!

Clic.

La verdad, no me quejo mucho porque yo también he sido pequeña y un poco tonta, también he gastado alguna broma telefónica, y sobre todo porque me he reído un rato con las niñas éstas. Bueno, de ellas. Pero nos entendemos.


p.d. Algo pasa, que no se me publican los colores de la conversación.
Blogger, sabes que te queremos, pero a veces funcionas de pena...

14 comentarios:

  1. A mí cuando alguna vez me ha pasado eso lo soluciono rápido, le paso el teléfono a mi marido o a uno de mis hijos y les digo que, al responder, digan todo serios: "Cuartel de la Guardia Civil, dígame". Y ahí se acaba el cuento, jaja.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Ya no saben ni hacer bromitas como las de antes... En fín, han pasado el rato.
    Beso.

    ResponderEliminar
  3. Lo prometo, no era yo, en serio. Ni mis primas tampoco.

    Y, por otra parte, esperemos que tuvieran trece años, esperemos!!!

    María, buenísimo tu truco, jajaja!

    En mi caso, es al revés... Llama la gente y yo, inocente de mí, tiendo a tomarles el pelo. Pero es sin darme cuenta.

    Por ejemplo, una vez, tendría yo unos catorce años, llamaron de la mercería preguntando por mi madre, que había ido a que le arreglasen un vestido.

    Pero la señora, en lugar de decírmelo así, se dio aires... y dijo que era la modista de Menganita's y necesitaba que nombre-y-apellido-de-mi-madre pasara a probarse el modelo.

    Le respondí, muy convencida, que en esos momentos no podía porque estaba en Cibeles desfilando y luego volaba directamente a Niuyork, donde tenía un pase especial de Donna Karan.

    Cuando la mujer guardó silencio, silencio sepulcral, comprendí que su llamada era en serio... y ahí colgué, muerta de vergüenza.

    Así que me solidarizo con las jovenzuelas...

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. De adolescente solíamos jugar al 91 cuando salíamos de noche y ya empezábamos a ir cocidos...

    ResponderEliminar
  5. Fíjate que casi me esperaba una última llamada, otra más, aunque fuera por preguntarte qué querías decir con que eran carísimas esas llamadas, je, je, je...

    Yo creo que sólo una vez orquestamos algo así. Llamamos, del despacho de no sé qué profesor, a uno que se había dejado una ficha de clase dentro de un libro de la biblioteca y no me acuerdo ni lo que le contamos. Si es que siempre he sido muy soso para estas cosas...

    ResponderEliminar
  6. te sigo, me has hecho pasar un rato muy divertido. Ciao!

    ResponderEliminar
  7. Yo me confieso hacedor de alguna que otra de este estilo, y aunque han sido sonsas... bueno, también han sido para descojonarse. Pero desde que descubrí las bondades de devolver el guante a las empresas de créditos y seguros cuando llaman... desde entonces espero a ser yo el llamado para bromear, y me sale mucho mejor, porque ni gasto en teléfono y jodo a los que trabajan jodiendo XD Lo que yo me pregunto es si la primera llamada iba en serio, en cuyo caso, haber cómo se las arregla la chica.

    P.S. Y otra duda... ¿Matemáticas? ¿En pleno julio? Hem... ¿WTF?

    ResponderEliminar
  8. in ingliiiiiiissss pliiiiiiis. Oye yo nunca hice bromas telefónicas... será que no tuve infancia? :O

    ResponderEliminar
  9. Que recuerdos!!! cuando era nana alguna vez he hecho lo mismo jajaj

    ResponderEliminar
  10. ¡María, me la apunto! ¡Mola!
    CMQ pues sí, al menos las que hacía yo eran más divertidas...
    AM, eso pasa por darse aires de grandeza. La próxima vez, que hable como una persona normal :D
    dEsoRdeN, ni idea de lo que es el 91, pero miedo me das.
    Juan, ya, seguro que eras un delincuente juvenil, pero disimulas.
    ¡Murat, me alegro! ¡Bienvenido! :D
    Nicolás, ya me conozco alguna de tus batallitas, ya... la primera llamada yo creo que sí iba en serio, sinceramente. Y dar clases es un rollo, pero da un montón de pasta :D Afortunadamente he cubierto el expediente dando inglés, que me lleva menos tiempo que las matemáticas.
    Marisela, tengo guardado el número de las niñas éstas, así que un día nos juntamos, las llamamos diciéndoles que van a ser expulsadas del colegio o algo así, y así recuperas tu infancia perdida.
    Pio, es lo suyo... no se les puede pedir otra cosa a los críos. La de pasta en teléfono que nos habremos dejado todos en tonterías de éstas jajajaja

    ResponderEliminar
  11. Haciendo referencia al tag de esta entrada, el comportamiento humano es impredecible, y, todavía más, absurdo. un saludo!

    ResponderEliminar
  12. Llamadas aleatorias de madrugada. Normalmente nos hacíamos pasar por concursos de radio sudamericanos, y nos poníamos a cantar. Y con el nombre del juego, ya sabes a dónde llamábamos...

    XD

    ResponderEliminar
  13. Anda, es la primera vez en mi vida que me acusan de ser un delincuente juvenil, je, je, je...

    ResponderEliminar
  14. Alvarodrv, a mí me lo vas a contar, que la mitad de mis entradas están etiquetadas con eso de "comportamiento humano", porque me encuentro cada dos por tres con gente que está como un cencerro...
    dEsoRdeN, seguro que tú y tus amigos erais gente odiable. Pero me la apunto para un día que me aburra :D
    Juan, porque a los demás has conseguido engañarles ¬¬

    ResponderEliminar