domingo, julio 17, 2011

Mano izquierda

Hay una mercería en el camino que separa mi casa de prácticamente el resto del mundo, en la que están haciendo una de ésas súper liquidaciones por cierre que duran años.

Ayer pasé, como cada día, por delante de la tienda, y me encontré con una mujer que debió de ver en el escaparate el sujetador de su vida, porque se puso a gritar emocionadísima al hombre que la acompañaba:

MujerEmocionada: ¡Mira esto! ¡¡MIRA MIRA MIRA!!

El hombre, que la está esperando unos metros más allá, se pone a refunfuñar.

HombreRefunfuñante: ¡¡Pero qué coño quieres que mire, si NO VEO NADA!!

Le echo un vistazo al hombrecillo. Gafas de sol y bastón. Y la señora por los suelos de la risa.

MujerEmocionada: ¡¡Jajajajaja es verdaaaad!! ¡¡Jajajajajaja!! ¡¡Pero hombre, es una manera de hablar!!
HombreRefunfuñante: Hay que joderse...

Y allí dejé al hombre despotricando, a la señora partiéndose, y yo misma me marché riéndome sola por la calle. Vaya tres.

13 comentarios:

  1. Una vez en Cartagena, yendo con mis padres, le preguntamos a un ciego de la ONCE cómo se iba al centro de la ciudad, y tras darnos la explicación pertinente, acabó con un "pero no hay mucho que ver"... la anécdota dio mucho que hablar, claro.

    ResponderEliminar
  2. Cuatro, cuenta cuatro por lo menos, que yo también me estoy riendo...

    ResponderEliminar
  3. Qué guasa tenía la señora, no?

    PD. Así que tú vives en ese portal?? Justo el que está al lado de la mercería que está de liquidación eterna??? Qué fueerrrte...

    ResponderEliminar
  4. Es divertido, y lo es porque yo pienso que ambos lo tenían tan asumido que el "mira" de la señora no tenía ninguna connotación extraña ni ánimo de ofender.

    Gracias por tu visita que me ha permitido conocerte.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡dEsoRdeN ésa es mejor que la mía! ¡Qué majo el hombre!
    Juan, los tenías que haber visto en directo. La mujer se hizo tanta gracia a sí misma que no podía parar de reírse xD
    ¡AM síiii! Bueno, no, vivo un poco más lejos, pero te haces a la idea. ¡¿A que no te lo esperabas?!
    María claro, la mujer ni se planteó lo que estaba diciendo, pero vamos, que tampoco se traumatizó mucho ante su metedura de pata jajajaja
    ¡Gracias a ti por pasarte por aquí!

    ResponderEliminar
  6. XDDD Creo que estos dos ya hacen coña con la situación. Yo tengo una amiga que siempre se olvida que no veo. Es gracioso, porque cuando me guía cree que yo solo puedo esquivar el portón y la rama del árbol :D Y una vez cuando iba caminando con mi madre, al cruzar la calle, había un automóvil estacionado justo en la línea peatonal (allí por donde los peatones deberían cruzar). Mi madre me pregunta qué haría en caso de que tuviese que ir solo y el auto tuviera puesta la alarma. Yo le respondo sin vacilar: Hago saltar la alarma para que venga el dueño del auto y de paso me eche una mano para cruzar. ¿Te fijaste en el bastón? Si tenía pinta de viejo podríamos terminar dictaminando que fue un lapsus linguae que cayó como una buena broma, si parece ser reciente quizá podamos introducir la hipótesis de que ha quedado ciego hace poco tiempo y la mujer aún no se acostumbra y el hombre aún lo siente.

    P.S. Ahora AM sólo tiene que hacer guardia allí durante día y noche y buscar las siguientes características: Joven de entre veinticinco y veintiseis años, con gafas negras que la hacen parecer una pirata informática y que usa camisas escotadas en verano. Tiene el pelo bastante revuelto de habitual y es muy probable que sea cabello rizado (lo tiene que planchar y la loca del cepillo casi le saca la cabeza en su momento). Tienden a confundirla con no recuerdo quién.
    Otro método es abordar a todas las mujeres y llamarlas por su alias, Key, y puede generar tres respuestas concretas:
    a) Mirada asombrada más miedo a que le quieras vender cualquier cosa.
    b) Respuesta con naturalidad al nombre.
    c) Negación y una gran profusión de efusividad para evitar que se la relaciona con el nick.
    Si se dan las dos últimas, entonces es Key. ¿Quién postula otras ideas para la investigación?

    ResponderEliminar
  7. Cerca de mi casa también hay una tienda (una ferretería extraña que vende cosas desfasadas) que lleva años de liquidación, pero me da miedito porque sólo abre a veces, si pasas por allí en horario comercial puedes encontrártela abierta o no, y la lleva un señor mayor muy raro.. fijo que la abre cuando se aburre. Encima el escaparate está super sucio, pronto no se verá ni lo que hay dentro y lo más gracioso es que está en una zona muy buena de la ciudad, rodeada de tiendas limpias y normales y desentona aún más.

    ResponderEliminar
  8. pobre hombre!!! jaja hay gente pa to!! He estado un tiempo desconectada pero ya creo que puedo volver aunque a camara lenta supongo. Tengo que ponerme al dia con tu blog :) besos

    ResponderEliminar
  9. Nicolás, el bastón no lo sé, pero el hombre era mayor, y además con esa característica mala leche que tienen muchos ciegos (tú no hagas eso), pero igual la mujer le conocía desde hacía poco y aun no se había acostumbrado al tema... o simplemente es que la señora pasa de todo xD
    Me ha encantado lo de "Negación y una gran profusión de efusividad para evitar que se la relacione con el nick" xDD Eso lo haría con gente de mi vida en el Mundo Real, pero si me lo dice un desconocido, asumiré que me han cazado, sin más. Y además me preocuparé un poco por el acoso :D
    Lunera, yo no quiero decir nada, pero... BLANQUEO DE DINERO. Te lo digo yo.
    ¡Rocío, bienvenida de vuelta! Salvo desastre apocalíptico, mis entradas no se van a ir a ningún sitio, así que tómatelo con filosofía :)

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja... lo que me faltaba, ir a hacer guardia a no sé sabe dónde.

    Esta semana me han dicho dos veces, gente totalmente DESCONOCIDA para mí: "Oye, yo a ti te conozco! Me suenas un montón... pero ahora no sé de dónde!!"

    En ambas ocasiones, he tenido que hacer un esfuerzo para no contestar: "Lo dudo, tú y yo no frecuentamos los mismos lugares". Respuesta típica en mí, ya que soy terriblemente borde.

    Pero, desde luego, mi cara de estupefacción ha debido de hablar por sí sola, porque las personas conocidas que estaban conmigo se ha partido de la risa.

    Así que tranqui, aunque supiera dónde está la mercería o dijeras aquí una dirección, no me acercaría para nada. Menudo mal rollo. Y menos en plan acoso!

    PD. Si notas que alguien te vigila, no soy yo, son los de la secta a la que te has unido hace poco.

    ResponderEliminar
  11. Hace poco me crucé con uno de los de la secta, qué miedo... y AM, si vas a venir a mi ciudad, me avisas y te invito a un café encantada de la vida :D Mucho mejor que eso de que saltes de detrás de un contenedor o algo así...

    ResponderEliminar
  12. OK! De dónde dices que eres? Jajaja...

    PD. Cambiamos el café por un granizado o un batido. El café no es lo mío.

    PD. Te llegó el twit en que te decía que habías acertado la peli? El pájaro y yo no hacemos muy buenas migas...

    ResponderEliminar
  13. ¡Bueeeeno, batido! Pero no te acostumbres.
    Me llegó, sí, sólo que ayer no entré en twitter. Te acabo de responder.

    ResponderEliminar