domingo, septiembre 29, 2019

Joker: La risa como trastorno

A menos que vivas en una cueva es más que probable que hayas oído hablar mucho, muchísimo, sobre Joker (ID, Todd Phillips, 2019). Yo tenía más bien pocas intenciones de ir a verla porque estoy de superhéroes hasta el moño; pero el Festival de Cine de San Sebastián, que solo desea mi felicidad, me puso un pase de prensa el día de la clausura, cuando yo básicamente no tenía otra cosa mejor que hacer que meterme a ver si todo este hype estaba fundamentado.

Joker - Cartel

Resumen: Estaba fundamentado. Estaba muy fundamentado. Ahora os doy detalles (si no sabéis nada de nada es probable que disfrutéis más la película, así que aunque no pienso poner spoilers puede que queráis considerar dejar de leer).

Para los que sí queréis saber más:

Joker es una ventanita a través de la cual podemos observar la evolución -de víctima al borde del colapso a líder activista un poco por accidente-, de Arthur Fleck (Joaquin Phoenix), un payaso que lleva una vida tremendamente deprimente y cuya salud mental hace pensar que igual Tylor Durden era un tío bastante normal después de todo.

Joaquin Phoenix (Arthur Fleck) - Joker

Solo Phoenix, al que supongo que ya le habrán enviado el Oscar por correo, es razón suficiente para que os mande a todos a comprar palomitas ahora mismo; pero es que al margen de la interpretación estas dos horas de metraje tienen tantas cosas que molan que no os las cuento todas porque estaríamos aquí todo el día. La construcción del personaje es impecable, la ambientación es maravillosamente convincente -la fotografía, la iluminación, la música-, cada personaje secundario añade piezas al carácter del protagonista, y Joker provoca casi tanto miedo como Arthur empatía, dando una explicación limpia y convincente a los orígenes de un villano que está como unas auténticas maracas.

Joaquin Phoenix (Arthur Fleck) - Joker

Los únicos aspectos mejorables que he podido encontrar son la utilización de algún cliché muy manido y el que hay ratos en los que se hace un poco lenta, pero en la composición total éstos son detalles mínimos que apenas empeoran la experiencia. Desde mi punto de vista, Joker es una de las películas del año, si no de la década, y tengo todas las razones del mundo para recomendarla. Si eres de ésas personas que van al cine dos veces al año, éste es el momento de utilizar una.

Se acabó el festival pero aún tengo críticas por escribir, así que volveré pronto.

1 comentario:

  1. A ver si encuentro un momento para verla la próxima semana, porque está claro que hay que darle una oportunidad.
    ¡Gracias por la información!

    ResponderEliminar

Archivo

¡Escríbeme! Menos si es para quejarte. Si es para quejarte, ábrete una cuenta en twitter

z a p a t o a l a c a b e z a @ g m a i l . c o m

Coge lo que quieras, pero avisa :)

Este blog se encuentra bajo licencia Creative Commons; puedes utilizar su contenido, pero no olvides:
1. Decir de dónde lo has sacado.
2. No cobrar (¡y si cobras, quiero mi parte!).
3. No modificar el original.