miércoles, junio 13, 2012

Santorini

Qué pocas cosas he contado del crucero, ¿no? Os voy a explicar mi subida a Santorini.

Santorini es un pueblecito griego situado en lo alto de una colina/montañita/sitio-elevado. Las posibilidades de subida se reducen a tres: teleférico, caminata o burro.

Yo - Me da un poco de mal rollo subir en teleférico con este viento...
Fog - Yo no pienso ir en burro, pobrecitos.
Lilypad - Por mí, subimos andando.

Si os dieran a elegir, ¿qué preferiríais? ¿Subir escaleras o caminar cuesta arriba? ¡No penséis una respuesta, es irrelevante! ¡Porque para subir a Santorini hay que subir escalones que están cuesta arriba! Son de ésos anchísimos y absurdos, de los de "paso paso paso escalón paso paso paso escalón". No tienes claro si estás caminando o subiendo escaleras, pero aburren como lo primero y cansan como lo segundo.

A los dos minutos de ascenso mi compañero Stala me mira con cara de "creo que vamos a morir haciendo esto". Asiento. Pero somos unos valientes y hemos agotado todas las opciones, así que asumimos nuestro destino y seguimos caminando. Que bueno, si fuera caminar y punto, pues no sé, se llevaría como buenamente se pudiera, pero es que además tienes que compartir esa cuesta infernal con los burros. Tú vas subiendo escaleras, luchando por no asfixiarte, y de repente te encuentras una recua de burros que viene de frente y que no tiene ninguna intención de cederte el paso. Ellos suben y bajan veinte veces al día y tú eres un miserable forastero al que no se le ha perdido nada en ese pueblo, así que encima tú ponte tonto, a ver cuánto tardan en arrollarte los colegas peludos.

Stala - Oye, y si nos ofrecían dos medios motorizados para subir a este sitio, ¿no se nos ha podido ocurrir abajo que igual lo de caminar no iba a ser buena idea?

Tarde. Tengo que parar de vez en cuando porque mis pulmones no dan para más, y lo de esquivar animales no ayuda, precisamente.

Por otra parte, al margen de estar cerca de despeñarnos todos varias veces a causa de los burros que nos empujaban contra la barandilla a su paso, sucede otra cosa con los animalitos éstos, y es que tienen cara de pena. ¿Os habéis fijado? Todos tienen cara de estar a punto de ponerse a llorar. Así, según subíamos, no paraba de adelantarnos gente hablando con su burro:

- ¡Venga, bonito! ¡Que ya casi estamos! Lo estás haciendo súper bien, ¿eh? Qué burro más guapo...

Y desaparecían escaleras arriba, farfullando halagos dirigidos a su burro con cara de pena.

También oí cosas extrañas dirigidas directamente a mí.

- Cuidado, que te doy con el burro.

???

Además, me encontré vecinos de crucero (estábamos por toda la isla). La mejor, Tamera:

Tamera - ¡Venga, burrito! ¡Que ya llegamos! Verás como en seguida estamos arrib... ¡¡LA MADRE QUE... !! ¡¡NO ME EMPOTRES CONTRA LA PARED, QUE RASPA UN MONTÓN!!

Y así cada uno que nos adelantaba.

Pero en fin, una vez arriba, hay que decir que Santorini es un pueblo adorable. Todo blanco y encantador. Así que si tenéis la oportunidad, id a dar una vuelta.

Pero subid en teleférico, hacedme el favor.


p.d. En el descenso todo fue mucho más fácil y rápido, por lo de ir cuesta abajo, ya se sabe... sólo destacar la imagen de Stone - que mide casi dos metros - con una chaqueta fucsia puesta, subido en un burro que se empeñaba en ir cuesta arriba cuando él quería ir cuesta abajo. Tardó el doble que los demás, pero consiguió llegar sano y salvo a su destino.

p.d. Con el fin de que dejéis de odiarme todos, he quitado la verificación de palabra (el capcha). Me ha podido la presión social.

16 comentarios:

  1. Aquí en Santiago hay un mirador y también hay que subir escalones cuesta arriba, no se lo deseo a nadie... Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un horror. No creo que me acostumbrara nunca jamás a algo así :S

      Eliminar
  2. pero es que elegiste la peor de las opciones con diferencia!! el teleférico mola. y los burros molan. andar subiendo escalones absurdos no mola... así que, qué quieres que te diga, yo andando no. ni loca. Yo en burro, sin duda. al menos hiciste deporte y reafirmaste culo!!
    un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, diré que los burros estaban llenos de mierda... y eso quiero pensar, que al menos hice culo...

      Eliminar
  3. Me parece que los burros iban montados encima...

    (¿Has quiatdo el capcha por presión popular? Mira que eres débil... ;P)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por presión popular y porque he visto que ahora a google le da por poner un numerito ininteligible como parte del capcha, y me ha parecido una tortura innecesaria.

      Eliminar
    2. pues ya puesto a presionar, toda la publicidad que me sale en tu blog es un coñazo...

      ;P

      Eliminar
    3. MUAHAHAHAHA ¡BUEN INTENTO! :D

      Eliminar
  4. Mi abuela las ha llamado toda la vida "escaleras para cojos", porque SIEMPRE subes con la misma pierna, hagas lo que hagas.

    Las vistas desde el teleférico tenían que haber estado interesantes... :)

    Y sí, es el poder de la "mirada Platero", pero igualmente muerden, llegado el caso.

    PD. No digas que fue presión social, lo hiciste porque eres así de buena gente... algunas veces.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. xD escaleras para cojos xDDD
      Fue un poco por comprensión también, lo que le ponía a dEsoRdeN...

      Eliminar
  5. Ai. Los captchas esos nuevos es que son horribles. Yo cuando lo meto y me confundo siempre me enfado y me voy del blog :$ (Soy lo peor).

    Estuve en Santorini. Y subí en burro. Porque era agosto y hacía muchísimo calor y nadie quería caminar y el teleférico me daba miedo. Lo pasé fatal. Me tocó un burro muy veloz. El caso que me subí la última, como ... 15 minutos más tarde que mis amigos (por algún extraño motivo, el hombre me tenía manía y mandó subirse antes a padres con niños que venían detrás y a un par de personas). Bueno, pues yo pensé que no me esperarían arriba, y al final mi burro adelantó a todos mientras yo moría de miedo e intentaba que frenase. Cuando me encontraba a personas de la organización, gritaba pidiendo ayuda y ellos sonreían.
    Bajé en teleférico. Santorini, precioso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. xD Madre mía, si es que al final, uses el medio que uses, aquello va a ser un desastre.
      Al menos puedes contar que has montado en burro :)

      Eliminar
  6. Te amo, tía. Gracias, de verdad. Me se saltan las lágrimas de gratitud. Y vamos... no lo hiciste por presión social. Lo hiciste porque en el fondo eres un pan de Dios.

    ... y para cortar el momento de gratitud...

    ... O bien para que dejáramos de tocarte las narices con quejas de "¡El cabcha es ilegible!". Mira lo bueno que soy yo, que te dejo varias posibilidades abiertas como explicación de tu conducta.

    ¿Soy el único que cree que los burros son seres cínicos y astutos que se ocultan detrás de una máscara de inocencia, cansancio y tristeza? HMMM... ¿soy el único que ve una relación clara entre la táctica del burro y la estrategia del niño? Esperad y veréis. En cuanto nos descuidemos los burros dominarán la Tierra junto con los niños. O bien ambas especies iniciarán una batalla épica para destruirse. Quién sabe. De hecho, ese me parece un buen argumento para una película. Podría titularla "Juego de Ajedrez", o algo por el estilo; sería en blanco y negro, con escenas a lo Woody Allem, en clave de conflicto post-apocalíptico. Ya, ya tengo el principio...

    ... La cámara muestra varias escenas enn el mundo entero. Todo está devastado. Todo ha muerto. Hasta el aire parece haber dejado de existir. Dios mío, es peor que veinte catástrofes nucleares en un mismo lugar. Hay heridos. Hay gimientes. Hay rostros llenos de horror y de dolor. Comienza a hablar el narrador: "¿Os preguntáis qué pasó? ¿Queréis saber qué es, qué fue todo esto, porqué vemos lo que vemos? No hace mucho, la Humanidad fue obligada a contemplar un acto de crueldad que arrazó con todo lo que conocíamos"...

    Key, eres un manantial de inspiración.

    P.S. Ya en serio. No sé cómo habrá sido el cambio de cabcha visual, pero el auditivo fue un parto. Podía tolerar que cambiaran a números en inglés (después de todo no soy ton tanto como para icnorar los númeroz en ingléz, ¿noh?). Pero no. Van y meten palabras en inglés, con números en inglés, con maldiciones chinas en arameo antiguo en inglés (que según mis investigaciones sirven para generar urticaria en las partes más delicadas y hacer pan Bimbo en una fábrica en India). Así que eso... un parto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la peli lo veo clarísimo. Burros asesinos vs niños satánicos. Un éxito.
      El capcha visual es la muerte; ahora ponen un letrero con un número, como los que hay en los portales (estoy bastante segura de que son números de portal, de hecho). Ayer me salió una pared en blanco. Tal cual.

      Eliminar
  7. Cuando estuve en Grecia estuve en unas cuantas islitas pero la verdad es que Santorini me quedó pendiente. Son todas una maravilla aunque yo no tuve tanta cuesta para subir a ningún sitio.
    Toda la razón en que los burros dan siempre mucha penica, con esa mirada tan triste... Me acuerdo de Platero y me pongo todavía peor, jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues Santorini tuvo su aquel, aunque no fue mi favorita.
      Uno de los burros que nos encontramos estaba parado él solo, mirando a la pared. Seguro que estaba pensando en la lista de la compra, pero a todo el mundo le dio muchísima pena verlo allí parado jajajaja Vaya viaje.

      Eliminar