viernes, junio 01, 2012

Angus

Las bibliotecas son interesantes. No por los libros, que son lo de menos, sino por la fauna que te puedes encontrar por allí.

Como universitaria he pasado horas y horas en prácticamente todas las bibliotecas de mi ciudad, y he visto de todo, pero lo de hoy me ha sorprendido hasta a mí. La pirada que se me ha sentado enfrente destroza cualquier atisbo de originalidad que pudieran tener los demás.

15.00 - Una chica a la que vamos a llamar María Angustias, Angus para acortar, se sienta enfrente de mí. Está visiblemente nerviosa. Con las horas que son, seguro que tiene un examen a las cuatro y está histérica. Pobre mujer.

15.20 - Angus resopla todo lo humanamente alto que puede. Cada veinte segundos. Sí que está nerviosa.

15.30 - Angus no sólo no ha dejado de resoplar, sino que a intervalos me mira fijamente y pone cara de sufrimiento existencial extremo.

15.45 - Angus sigue resoplando, observándome fijamente y mirando al infinito, cíclicamente. No ha estudiado ni una sola palabra de los apuntes que tiene delante, pero ahora tamborilea furiosamente con los dedos sobre la mesa.

16.10 - Esto no es normal. No puede llevar tanto rato resoplando sin hiperventilar, y me da la sensación de que no tiene ningún examen. Me estoy poniendo nerviosa yo, igual debería decirle que se esté quieta. Puedo decírselo amablemente:

Hola, perdona... creo que estás completamente pirada y me estás poniendo de los nervios con tanto resoplido. No sé qué está provocando que estés tan histérica, pero supéralo y déjame estudiar o tendré que meterte una sandalia en la boca.

O igual puedo callarme y esperar a que se le pase. Que también es una opción.

16.30 - Vienen a rescatarme para tomar un café. Sobre la mesa Angus duerme, o está inconsciente, no lo sé, utilizando el dorso de su mano como almohada.

17.15 - Vuelvo del café. Angus está despierta. Lo sé porque me mira otra vez y da pataditas a la mesa.

18.00 - Angus tiene una bolsa de plástico, de ésas pequeñas de kiosco, encima de la mesa, llena de papeles de caramelo. Sutilmente le da un empujón para tirarla al suelo.

Eso ya no. Que esté zumbada se lo puedo perdonar, pero que sea una cerda, eso no. La miro. Me mira. Me asomo para mirar la bolsa que está en el suelo. Angus no se mueve. Tomo nota mental de la situación para cuando se vaya. Si se va sin recogerla, juro perseguirla y reprocharle eso de ir llenando el suelo de mierda.

Huelo el chicle de Angus, que mastica con la boca totalmente abierta, y escribo por whatsapp a Fog, al que ya he puesto al tanto de la situación durante el café:

Yo - La pirada además tira su basura al suelo. Lo tiene todo, estoy por tirarle los tejos.
Fog - Qué tarde más buena estás pasando, ¿eh? Tírale cosas, así, sin venir a cuento, a ver qué hace.

Me da la risa.

Yo - Igual se las come o algo.
Fog - Prueba.

Me da la risa todavía más al imaginarme a la chica masticando mi goma de borrar. La gente me mira raro. Al final voy a causar peor impresión yo que la colgada de Angus.

19.00 - Angus, entre resoplar, observarme, mirar al infinito y darle patadas a la mesa, decide que es hora de cambiar su enorme archivador por el libro de texto. Coloca el archivador con tanto ímpetu que manda todas mis cosas de lado a lado de la mesa. Esta tía está como un cencerro.

19.10 - Angus no sabe qué absurdez hacer ahora, así que decide poner de pie su libro gigante. El título me queda justo delante: 

Introducción a la medicina clínica.

Que esta tía va a ser médico. Angus en algún momento tendrá la vida de alguien en sus temblorosas e histéricas manos. Madre de Dios. Intento memorizar su cara, para asegurarme, si algún día me la encuentro en el hospital, de que esta chica no me toque ni con un palo.

20.30 - Angus abre un zumo. ¿Veis ese ruido tan molesto que haces cuando ya casi no queda zumo, pero tú sigues absorbiendo por la pajita? Angus se las apaña para hacer ese ruido desde que se empieza el zumo hasta que se lo termina. Algunas personas tienen un don.

21.00 - Angus se cambia de sitio, y con ello termina mi diversión. A pesar de estar bastante lejos, la sigo oyendo resoplar.


Que lo digo así de broma, pero a mí esta gente me da un poco de miedo. A ver a quién me encuentro mañana.


p.d. Sólo decir que en algún momento de la tarde Lilypad vino a verme, y mientras le contaba en bajito la historia de la médico pirada, la susodicha recogió su basura. Algo es algo

28 comentarios:

  1. ¿Ves? Esa es una de las razones por las que yo no estudié JAMÁS en ninguna biblioteca.

    No, nunca, en la vida, imposible!

    Si tu María Angustias se sentase frente a mí, saldría de la biblioteca siendo María Angustias de los Dientes Rotos.

    Paz, hermanos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo si te digo la verdad al principio estaba de los nervios, pero luego me lo estaba pasando hasta bien... y como en casa me concentro fatal, no tengo mucha opción :( Igual a Angus no le había venido mal un poco de mano dura, ahora que lo dices.

      Eliminar
  2. Quizás estudiaba para psiquiatra ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y aquello era un experimento social... um... puede ser...

      Eliminar
  3. A mí ese tipo de gente me molesta bastante. Que cada uno tenga sus manías, sus fobias o sus rareces, pues vale, pero que una persona vaya a una biblioteca y no sepa comportarse con un mínimo de civismo...

    No te preocupes, con lo que estudió según dices, no sé yo si acabará medicina algun día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo, a mí especialmente con lo de tirar cosas al suelo me estaba poniendo enferma. Qué gente hay por ahí, madre mía.

      Eliminar
  4. La fauna de las bibliotecas es siempre muy peculiar. Los hay peores, los que únicamente van a ligar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ésos he visto tantos que ya ni me doy cuenta de su presencia. Sólo recuerdo a la chica aquélla que llevaba botas de tacón de aguja con flecos y tachuelas. Ésa me llegó al alma.

      Eliminar
  5. El día que te llamen para comenzar a crear el guión sobre todo lo que publicas en tu blog recuerda:

    SOY TU REPRESENTANTE

    Ya discutiremos los detalles como ese 99% que me llevo yo, el 0,5% para gastos y el 0,3% que te llevas tú.

    Lo que falta lógicamente es para donaciones, y mejorar tu imagen cara al exterior. Hay que caer bien :D.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja lo recordaré, visto lo bien que repartes beneficios ;)

      Eliminar
  6. ¿Y tú pudiste estudiar con semejante show delante...? Porque con la fácil que me distraigo yo, habría sido incapaz... Tendrías que haber hecho una labor de servicio social, sacarle una foto de estrangis a la futura doctora y darnos a conocer su rostro para que huyamos de ella en su futura labor profesional como de la peste...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso pensé yo, pero sí que podía estudiar. Yo creo que, como los ruidos que hacían eran periódicos, me acostumbré a ellos, y sólo me distraía cuando hacía algo nuevo. Espero acordarme de ella si me la encuentro en un hospital, qué miedo.

      Eliminar
  7. El 90% de las personas que van a la biblioteca no va a estudiar. Aquí concretamente, la biblio de Derecho está abarratoda de gente los viernes a las 3 de la mañana que están charlando al fresco. Tú de qué grupo eres? O te incluimos en un tercer grupo de "voy para ver quién va"? xd!!! Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo en primero era insoportable, todo el día hablando con el de al lado, y ahora soy la histérica que manda callar a la gente :D

      Eliminar
  8. Qué capacidad tiene alguna gente de molestar absolutamente con todo. Es una cualidad innata.
    En las bibliotecas siempre hay alguien raro. Me acuerdo de una vez, hace años, que un pibe se me sentó al lado y, como la mesa era muy ancha, yo tenía que levantar el pompis de la silla para cambiar de libro, porque los había dejado enfrente de mí y, como soy canijilla, no llegaba si no me levantaba. Pues bien, cada vez que me volvía a sentar, el pibe había puesto la mano en mi silla para tocarme el culo (a la segunda vez me cambié de sitio, claro está). Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :O Alucino. Mira, ahí sí que dudo que me hubiera callado. Qué gentuza xD

      Eliminar
  9. Jaajajajaaja. Yo creo que en una biblioteca, sería un poco Angus. Por eso siempre estudio en casa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho entrenamiento ibas a necesitar para ser como Angus, ¿eh? ;)

      Eliminar
  10. ufffff, me enferma esa gente. está tan nerviosa por los examenes (o lo que sea) que no hace más que resoplar. ¿pero qué solucionas así, so lerda? si tienes un examen, estudia. si no, vete de cañas. y para acojonar a la peña, pues no sé, hazte gótica o algo.
    en fin, menos mal que recogió su basura.
    además, fijo que ella se fue de la biblioteca pensando, "vaya loca la de delante que me miraba y leía mensajitos de movil y se reía, qué tarada". jejeje.
    Un besazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja fijo que sí, a lo mejor se cambió de sitio porque la ponía nerviosa yo a ella xD

      Eliminar
  11. Jajajaja las bibliotecas... pues no tengo yo también historias para dar y vender. Gente muy rara la que acude a ellas sí, yo no, yo soy la excepción que confirma la regla jajaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo también, hombrepordios, yo soy la más normal del mundo mundial :D

      Eliminar
  12. Ya sé que estás de exámenes... pero para cuando termines, ya te he enmarronado con otra cosa.

    http://unodestosdias.blogspot.com.es/2012/06/la-frase-que-yo-he-escogido.html

    No, venga, que está original... y me parece curioso qué frase puede ir eligiendo la gente y por qué.

    Lo siento ;P

    PD. Mentira, lo he hecho en venganza por el código de confirmación para publicar comentarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja todo el mundo me odia por ese código, igual hasta lo acabo quitando... luego se llenará esto de bots y nos quejaremos todos. Un reto interesante ;)

      Eliminar
  13. Madre mia que pedazo de idea me acabas de dar para un post...jajaja te lo iba a contar aqui en el comentario...pero sería demasiado largo... te nombraré ;)

    Besitos de caramelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver con qué apareces, miedo me das jajajajaja

      Eliminar
  14. Respuestas
    1. Ya, claro, la próxima vez te la mando a tu mesa, verás qué bien ;)

      Eliminar