domingo, febrero 13, 2011

Exceso de azúcar en sangre

Estoy afónica hasta el extremo de no poder más que susurrar, por lo que no puedo quedar ni hablar con nadie. Tampoco me apetece estudiar, así que me he puesto a ver la tele, y haciendo zapping he llegado a Esta Casa Era una Ruina (EEUU). Llevaba tiempo queriendo escribir un post sobre el programa, y ya no aguanto más.

Para el que no lo haya visto nunca, se trata de un show que elige a una familia con una vida espantosa (a saber: padres en paro, un montón de hijos, algunos con enfermedades, casas que se caen literalmente a trozos, etc.) y los mandan de vacaciones unos días mientras reconstruyen su casa de cabo a rabo, dejándoles prácticamente una mansión en sustitución al cuchitril en el que vivían.

La idea es buena, digo yo; la gente que sale ahí tiene problemas a raudales, así que si les regalan una casa nueva, estupendo para todos; pero el caso es que no me puedo tomar el programa en serio, porque resulta que Esta Casa Era una Ruina es el programa más lacrimógeno, ñoño y cursi que ha existido y existirá en toda la historia de los programas lacrimógenos, ñoños y cursis que han osado aparecer por la tele para que nos riamos de ellos sin piedad. Lo veo de vez en cuando porque, a pesar de lo malo que es, las casas que construyen son una pasada: les ponen piscina, un parque en el jardín, tropecientos cuartos de baño con jacuzzis por doquier y un montón de habitaciones temáticas que cubren las fijaciones personales de cada futuro habitante de la casa.

¿Que te gusta el mar? Te construyen una habitación que hace quedar al hogar de la Sirenita como una pecera cutre. ¿Quieres ser modelo? Te montan una pasarela en tu cuarto. Todo mientras los miembros del equipo de construcción sueltan sandeces empalagosas del tipo "esta casa es su sueño, pero los afortunados somos nosotros por hacer su sueño realidad", y también mientras hacen una publicidad descarada del patrocinador de turno: "¡Y aquí están todos los electrodomésticos donados generosamente por Whirpooooool! ¡Ahora Maggie podrá hacer coladas gigantes con esta lavadora de chorrocientosmil litros de capacidaaaaad!".

Por otra parte, mientras los felices miembros de la familia van viendo su nueva casa, un tipo exageradamente bronceado, que parece ser el presentador, les va recordando lo miserable que era su vida antes de que llegara el equipo a salvarles: "¡Mirad qué mesa os hemos puesto en la cocina! ¡Ahora podéis comer todos juntos, vosotros y vuestros doscientoscincuentaycuatro hijos! ¡Antes teníais una cocina tan ridícula que teníais que comer por turnos! ¿Verdad? ¿Verdad?".

Pero es que el de hoy ya ha sido la bomba. El padre de familia está en el ejército; ha ido a medio mundo a defender su patria y todas esas cosas (que yo estoy a favor del patriotismo, de verdad, pero es que los estadounidenses son un poco exagerados), así que mientras les enseñaban su nueva casa todo eran alabanzas a los soldados que luchan por su país, y qué gran nación es América (que yo sigo diciendo que América es un continente, no una nación, pero ellos sabrán, que son los que viven allí), y lloros, y abrazos, y más alabanzas... y les llevan a su cantante de country favorito, que da un concierto para los soldados, ahí en un escenario con una bandera de los EEUU gigante detrás, toda mugre, en plan American Pie, y canta que es un soldado americano que lucha por la libertad, mientras un montón de marines lloran a moco tendido.

La verdad es que veo el programa porque las casas molan, pero también porque es un filón... con cada escena que aparece y con cada frase que dicen se me ocurren doce chistes ofensivos, y esas cosas no hay que desaprovecharlas.

Qué cosa más cursi, en serio.


p.d. Imprescindible verlo con el insoportable doblaje, uno de esos doblajes que te permiten escuchar el original por debajo. Doblan los "ooooooohh"s y "woooooooooooow"s, y le ponen un montón de sentimiento a todo.

7 comentarios:

  1. jaaaaajajajajaa me he visto el programa un montón de veces, desafortunadamente sin la traducción xD me trago todos los "woows y los Ooh Myyy Goood!"
    Soy diseñadora, por lo tanto siempre estoy detallando lo que hacen, para mi gusto hacen casas MUY recargadas y lo de los cuartos temáticos.. Djs, bomberos, princesas-veterinarias y bailarinas... "way over the top" y aunque hacen una muy buena labor no deja de ser un SHOW: lágrimas, sollozos, abrazos y besos a más no poder donde toda la comunidad que no tiene la menor idea porque personas q han ido de puerta en puerta repartiendo camisas azules les han dicho q vayan a recibir una familia q no conocen de nada y q al llegar en un bus aplaudan y griten como buenos "americanos"...
    (y yo que pensaba que Yo también era americana!)
    con algo de morbo digo... que uno de los cap. que más me gustó fue cuando uno de los diseñadores se cortó la mano con la sierra electrica mientras elaboraba una mandera "americana" en maderaO_o... desde el hospital con la mano destrozada, con los tendones hechos añico dijo: valió la pena derramar sangre por mi bandera
    WTF!?

    en fin,
    que el "extreme Home makeover" q es como se llama el programa en inglés y todos los demás programas "americanos" funcionan bajo el mismo SHOW-drama/patético/cursi




    ps.
    te recomiendo un programa que se llama "The Soup"

    Saludos,

    "Bus driver Moooove that BUUUUS!!!"
    xD

    ResponderEliminar
  2. Uy, yo no tengo tiempo para ver lágrimas enlatadas de esas. xD

    ResponderEliminar
  3. Uf, qué pereza me da la "telerrealidad", je, je, je, je... Alma cándida, ponte una buena peli, una serie decente, un telediario divertido para despotricar todo lo despotricable...

    ResponderEliminar
  4. Silvia, me apunto The Soup y me espero cualquier cosa. Si es terrible me traumatizaré y pesará sobre tu concienca :D
    (por cierto, en español dicen "¡¡MUEVE EL AUTOBÚS!! ¡¡MUEVE EL AUTOBÚS!!". Es igual de cutre xD).
    X y Juan, ¡tenéis que verlo! Es una basura, pero te partes con las empalagoserías patrióticas que sueltan de vez en cuando.

    ResponderEliminar
  5. Qué lástima, no he visto el programa, pero tampoco quisiera perder mi tiempo viéndolo, al igual que X. De verdad, me gustaría hacer ahora un análisis más profundo de lo que implica el programa en sí mismo, pero no puedo por dos causas más que razonables.
    1. No he visto el programa. Esto debería descartar todo comentario que hiciera del mismo, pues mi opinión estaría velada por un tamiz anterior. El contacto no directo con el objeto de estudio hace menos objetivo y más propio de la sugestión el conocimiento y la crítica despiadada.
    2. No tengo mucho tiempo ahora mismo.
    Sólo añadiré una cosilla...
    ... que si el ideal estadounidense (por cierto, yo soy tan americano como ellos y sin embargo mi bandera es distinta) de felicidad está basado en la satisfacción de toda necesidad material, entones no me cabe duda de que estamos presenciando el colapso de la humanidad. Porque si nuestra alegría se basa sólo en lo puramente material, entonces estamos asistiendo a la conversión a una sociedad pura y exclusivamente materialista en extremo. No sólo hablamos del materialismo que descree de todo lo que no se pueda comprobar, sino del materialismo que fomenta el ideal consumista, el frenesí del consumo. Están vendiendo a la masa un mensaje muy claro: "Esto traerá felicidad. Si no tienes esto, difícilmente puedas alcanzar la felicidad". Genera nseguridad en los receptores, inseguridad que crea ilusión de necesidad y deseo de satisfacción igualmente ilusorio. Y a pesar de ser ilusorio, lo cierto es que es tan fuerte que motiva al consumo desmedido de grandes paquetes en busca de la felicidad utópica, depositada siempre en la idea de la adquisición mayoritaria de productos materiales. Me duele en el alma. Porque estoy de acuerdo, las necesidades materiales son importantes y es necesario satisfacerlas, perono me creo que sólo con eso baste para alcanzar la felicidad.

    Otro día busco esa serie por Internet, veo algunos episodios y hago un análisis más detallado del fenómeno social y de los efectos adversos.

    En otro orden de cosas, ¿cómo seguiste con la garganta?

    Au revoir, mon ami.

    ResponderEliminar
  6. Ohh no has visto "The soup"?
    Tiene como slogan:
    "es tan bueno burlándose de la mala tv que querrás que toda la tv sea mala!" xD
    No conozco la mayoría de los programas de los que se burlan pero me parto con el sarcasmo

    ResponderEliminar
  7. Nicolás, no te creas que está todo tan centrado en el consumismo: en el programa les hacen una casa muy chula a familias que lo pasan fatal; no les regalan diamantes, sino que les adecuan la casa a lo que necesitan y a lo que quieren, para que los niños puedan tener un regalo bonito para variar y los padres todo lo que les haga falta. El programa es una moñez, pero la verdad es que en ese sentido no se pasan demasiado.

    Silvia, no puedo ver The Soup :( ¡Me dice que los vídeos están bloqueados para mi país! Habrá que esperar a que lo importen ;)

    ResponderEliminar