miércoles, febrero 09, 2011

Calcetines

Hacienda y la Muerte no son las únicas cosas inevitables de la vida. También están las ideas fijas de las madres.

Si has vivido alguna vez con tu madre y alguna otra persona (en este caso, una hermana), te habrás encontrado con la siguiente situación:

Llegas a tu cuarto y te encuentras una pila de ropa encima de la cama. Guardas todo en su sitio, para descubrir que aun quedan un par de calcetines que no son tuyos. Los coges y los pones en el cuarto de tu hermana, suponiendo que ella es la auténtica propietaria. Te vas.

Cuando vuelvas a casa, los calcetines estarán encima de tu cama. ¿Qué ha pasado? No se sabe muy bien, pero por si acaso, coges los calcetines y los pones en el salón, donde su legítimo dueño pueda reclamarlos. Te vas.

Cuando vuelvas a casa, los calcetines estarán encima de tu cama. Bueno. Los dejas en el salón de nuevo, y adviertes a todos los presentes de que esos calcetines nunca han sido ni serán tuyos jamás, y te vas.

Cuando vuelvas a casa, ¿qué pasará? Que los calcetines estarán encima de tu cama. A estas alturas ya empiezas a tener miedo. Tal vez los calcetines han desarrollado un alma y capacidad de movimiento y vuelven arrastrándose a tu cama cuando tú no estás.

Llegados a este punto ya está perdida toda esperanza. Los calcetines podrían ser del tamaño de un saco de dormir o tener estampas de Hannah Montana y daría igual, porque tu madre ya ha fijado en su mente la idea de que esos calcetines son tuyos.

Yo tengo dos camisetas, un par de calcetines, un calcetín suelto y hasta unos vaqueros que no son míos, pero sé que es inútil luchar contra una tempestad, así que me los quedo, les doy de comer y les canto para que no se sientan solos.

No os peleéis con las ideas fijas de vuestras madres. Es inútil.

8 comentarios:

  1. Je, je, je... Cuánta verdad hay en estas líneas, cuánta...

    Pero la duda me corroe... ¿Quién es el legítimo propietario de esos calcetines...?

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, muy bueno!! Aunque peor es cuando lo que aparece sobre la cama son unas brajas-faja y no hay quien le haga comprender a tu madre que tú no te pondrías eso en la vida!!

    ResponderEliminar
  3. Jaja, a mí no me pasa, mi madre a veces le pone ropa mía a mi hermano, pero no se empeña en algo que no es. :D

    ResponderEliminar
  4. Jajajajaja cuan identificada me siento!!! En mi casa ya no pasa porque mi hermana ya se independizó; pero antes de que se emancipara solía ocurrir con bastante frecuencia XD Mi madre me ha llegado a colgar en el armario vaqueros de mi padre, con eso te lo digo todo XDDDDDD

    Besos ^^

    ResponderEliminar
  5. Jjajajaj a mi también me pasa, pocas cosas porque es un hermano pero los calcetines me desaparecen que da gusto XD

    ResponderEliminar
  6. super identificada, lo peor es que en mi casa ademas de mi madre yo era la unica mujer y muchas veces insitia en poner en la habitacion de cualquiera de mis dos hermanos mis calcetines de flores o mis boxers rosa, nunca le entro en la cabeza que yo no llevara bragas sino boxers asi que todos tenian que ser de mi hermano pequeño

    ResponderEliminar
  7. Juan, por lo general lo que pasa es que en algún momento me roban los calcetines, y año y medio después dicen que son míos. Así que a veces es mi propio material, pero recuperado tras el robo. En este caso la dueña era mi hermana, que nunca tiene ni la más remota idea de cuál es su ropa y cuál no.
    Mujer de Rojo, es verdad que siempre puede ser peor jajajaja Eso aun no me ha pasado, pero dale tiempo a mi madre...
    X, pues un día que te aburras, hazlo tú. Dedícate a cambiarle a la gente la ropa de sitio, verás qué divertido :D
    Maga, yo he tenido en mi cama calcetines que no podían ser más de tío, se veía a la legua aquello... y luego nos dicen que somos los jóvenes los que no prestamos atención...
    Pío, te comprendo, ¡a mí me roban la ropa cada dos por tres!¡Malditos!

    ResponderEliminar
  8. Angie, has comentado a la vez que yo y te he perdido :) Bueno, si llevo yo ropa de tío ya sería lo que le faltaba a mi madre, acabaría mi ropa en la casa del vecino...

    ResponderEliminar