domingo, noviembre 28, 2010

¡Exijo una explicación!

Hace dos o tres meses:

Yo - Oye, antes de que se me olvide, te tengo que contar una cosa.
Camino - ¡Te has enrollado con alguien!
Yo - ¿Qué? No, que va, es menos emocionante.
Camino - Vale. Dime.
Yo - No tiene mucha importancia, pero me tienes que prometer que no se lo vas a contar a nadie.
Camino - ¡Venga, dime con quién te has enrollado!

Y dale.

Yo - ¡Que no es eso!
Camino - Bueeeeeno. Dime.
Yo - Tengo un blog. -Camino pone cara de "me alegro por ti, pero no me importa lo más mínimo". Sabía que se lo estaba contando a la persona adecuada.- La cosa empezó como una tontería de la que me iba a aburrir en seguida, pero ahora resulta que hay gente que entra y lo lee y hasta escribe cosas... -a estas alturas Camino ya ha perdido toda esperanza de que vaya a contarle algo interesante- Te lo cuento a ti porque si en algún momento pasa algo, si pierdo la memoria a largo plazo o me uno a una secta que no me deje conectarme a Internet o algo así, alguien debería entrar a decirle a la gente que pasen del blog durante una temporada. Y además de porque eres mi amiga, te lo cuento porque eres la persona menos interesada en el mundo bloggeril que he conocido en mi vida.
Camino - ¡Oye!
Yo - Que no es malo, mujer, simplemente el ciberespacio no te interesa más allá de facebook.
Camino - Bueno. ¿Cómo se llama el sitio?
Yo - Zapatoalacabeza.blogspot.com. Si en algún momento de tu vida llegas a entrar, recuerda no utilizar nombres reales ni dar datos que puedan llevar a alguien que me conozca a encontrar la página buscando en google. Y no se lo cuentes a nadie.
Camino - Hecho.

¿Y por qué cuento esto ahora? Pues porque hace un par de días sucedió algo que casi me provoca un paro. Lo explico desde el principio, y así cuento por qué creé en realidad este blog:

Empecé a escribir porque había cosas que quería contar sin aburrir al personal (aquí si te aburres te vas, pero en persona ya es más complicado) y porque hay determinadas personas que me provocan el irrefrenable deseo de lanzarles un zapato a la cabeza, y como no puedo hacerlo, me quejo de ellos aquí. Ésta es la explicación oficial, la que conté en el primer post del blog. Pero la verdad es que en su mayor parte lo hice por una apuesta personal: pensé en qué posibilidades había de que, si creaba un blog y no se lo contaba a nadie, tarde o temprano alguien lo descubriera. Curiosidad científica se llama, creo.

Pues bien, de esto hace como año y medio y aun no he metido la pata (aunque he estado cerca varias veces). Todo lo que escribo está pensado para que tarde o temprano me pillen y lo pueda leer cualquiera sin que yo me meta en un lío ni nadie se enfade ni salga mal parado, pero llevo ya tanto tiempo escribiendo sin represalias porque nadie del Mundo Real sabe que escribo (menos Camino, que estoy casi segura de que no ha llegado a entrar en el blog), que creo que me he confiado demasiado. Por eso en las entregas uno, dos y tres de la fiesta egipcia he hablado un poco más de la cuenta, olvidando que existe una mínima posibilidad de que alguien involucrado acabe leyéndolo.

El caso es que hace unos días estaba haciendo prácticas con mi compañero en el laboratorio, junto con otros 6 ó 7 alumnos, cuando alguien empezó a hablar de ese anuncio de patatas fritas que habíamos rodado en medio del lío de las fiestas de la facultad. Mi compañero pensó que sería buena idea buscarlo a ver si ya lo habían subido a Internet, y yo tan contenta porque también quería verlo. Entra en google. Pone "anuncio marca-de-patatas-fritas-en-cuestión Salamanca". ¿Y qué sale?

¡Zapatoalacabeza, ahí, en todo el medio!

El blanco de la pared pasó a parecer un saludable bronceado de playa comparado con mi cara, mi compañero bajó por la página de resultados de la búsqueda saltándose el blog y dijo "pues parece que no hay nada aun". Oh Dios. Casi me da algo. Porque todo lo que pongo aquí se lo diría a los implicados directamente, pero precisamente en estas últimas entradas he puesto cosas que sería mejor no poner... ejemplo: ¿Les diría a varios de mis compañeros de clase que son muy guapos? Sin problemas. ¿Quiero que cacen esa opinión en un blog público para que piensen que tiene la más mínima importancia? Claramente NO.

Así que, mientras mi compañero intentaba hablarme de variables en C, yo seguía con mi cara de pánico, pensando en cómo leches arreglar ese lío antes de que llegaran otros 10 estudiantes y se pusieran otra vez a buscar el dichoso anuncio de marras. Así que dije "voy al baño, ahora vengo", salí del laboratorio, subí al primer piso, me metí en un aula de ordenadores, accedí a blogspot, eliminé la marca de las malditas patatas fritas de la entrada, guardé, y volví a la clase a seguir haciendo prácticas.

Por eso, ahora que he visto que a lo mejor no es tan complicado que me pillen (ya sé que la idea original del blog incluía que irremediablemente me acabaran cogiendo, pero ahora estoy cómoda escribiendo sin consecuencias y sin tener que pedir la aprobación de los protagonistas de cada historia, así que si estoy así una temporada más, por mí perfecto), y que he oído a algunos de mis amigos hacer ciertas bromas diciendo que "llevo una doble vida" o que "tengo una identidad secreta", declaro desde aquí:

Al primero que me haya conocido antes de nada con el nombre que viene en mi DNI y no con un seudónimo, que me deje claro que conoce la existencia de este blog y que sabe que Key y la Yo del Mundo Real somos la misma persona, pues... no sé, le invito a cenar.
O a tarta. Yo qué sé, lo que sea, da lo mismo.


Dicho queda.


p.d. Qué entradas tan largas estoy poniendo últimamente...

9 comentarios:

  1. Google te odia y quiere que te odien...

    Enjoy!!!

    ResponderEliminar
  2. Vaya, siento no conocer a "Yo del Mundo Real" y optar a esa cena, je, je, je...

    Es el peligro que tiene, eso está claro. Por eso yo desde el principio opté por el lado contrario de la ecuación: nombre real y cortarme si tengo ganas de contar ciertas cosas de mi vida personal. Tan lícito uno como lo otro. Pero anda con ojo no te vayan a pillar, ¿eh...?

    ResponderEliminar
  3. Recuerdo que cuando empecé a escribir cosas de mi antiguo trabajo llamaba a mis jefas con apodos un poco por miedo a que por casualidades de la vida descubrieran el blog,claro que bien pensado,si lo hubieran leido no habría podido negar que era yo quien escribía porque por mucho apodo que hubiera puesto reproducía conversaciones enteras ;P
    Con esto de los blogs hay que tener cuidado,nunca sabes quien lo está leyendo :)

    ResponderEliminar
  4. Julef, ya, los malditos lo encuentran todo... si no fuera porque me dejan tener este blog gratis, me metería con ellos :D
    Juan, yo no podía ponerme con mi nombre real, por el tema de ver hasta dónde puede llegar esto sin que nadie se entere. Y bueno... no me meto con nadie, al fin y al cabo. En las últimas entradas no debí poner algunas cosas, porque, aunque son de dominio público, no quiero que los involucrados pasen un mal rato viendo cómo todo el mundo comenta el tema. Así que lo he quitado y ya está. A partir de ahora tendré el mismo pulcro cuidado que tenía al principio :)
    ¡Hola Doctora! Ya, si al final qué más da, en cuanto tus conocidos lean dos posts seguidos te cazan seguro jajajaja A mí me pasa igual...

    ResponderEliminar
  5. Yo nací como dEsoRdeN exactamente con el mismo anonimato. Cuando la cagué y se me hizo una grieta con a vida real, cambié de blog. Pero lo curioso es que, sin tener ninguna intención, he conocido en carne y hueso a bastantes personas por el blog... y ha estado muy bien, qué coño!

    ResponderEliminar
  6. Esto me ha entristecido mucho. ¿Has dicho todo lo que tenías que decir? Es claro que no, Key... Al final, después de tanto hablar, te has olvidado de decir lo que realmente importa... y eso es lo que me entristece...
    ... ¿cómo diantres harás para que tu compañero te vuelva a explicar variables en C? :P Soy incorregible, la verdad.

    HM, tema complejo. En primer lugar, y siendo francos, algo me había visto venir en la edición de la entrada, aunque no precisamente por este lado (a ver, sí era algo de la vida real, pero yo lo había relacionado con algo mucho menos sutil de lo que planteas). De hecho, al ver la edición y cotejarla con el vago recuerdo de la entrada original (como jugar a las siete diferencias, ¡qué bonito!), no caí en lo de las papas fritas... caí en otros detalles. Detalles que me indujeron a decirme: "No sé si explicando a profundidad la edición logrará evitar lo que quería evitar". Sin embargo, leyendo el post, ahora entiendo que la explicación va sobre porqué no editar, no sobre la parte editada.

    Nos vale, para servicio gratuito de blog tenemos también a WordPress (¡lo oyes, Blogger? ¡puedo destruirte si quiero!) así que no estaríamos muy limitados. Ahora sí, hablando en serio, y sobre el mismo tema de hace unas entradas, ¿me dejas acabar con la corporación? Dí que sí, ¿sí? :D

    Ya puestos, es un tema complicado. Es más, creo que sería lindo para hacer un ensayo. "Vida virtual vs vida real", podría titularlo. Lo veo como la novela de Stevenson sobre el Dr. Jekille y Mr. Haydn (no sé si se escribirá así el segundo nombre). Creo que, al llevar un blog que no se especializa pura y exclusivamente en los acontecimientos de la vida diaria, no estoy expuesto a todas esas cosas, pero sí que he hecho comentarios bastante personales y profundos sobre temas que involucran a otras personas o entidades. No obstante, en muy pocas ocasiones he conseguido hablar verdadera y crudamente mal de alguien o exponer en pleno toda su vida (esto último creo que es mucho más grave). Y las pocas ocasiones en que me he quejado de cosas en concreto... (léase "personas en concreto" (dícese de aquellas personas que han sido bañadas en cemento), he intentado no exponer en demasía a otras personas ni hacerme dueño de la vida de los demás (aunque sí he sido duro al cuestionar a una compañera del taller literario que tomé el año pasado).

    Y para redondear... Sí, sé quién eres... Pero, ¿sabes tú quién soy yo? En efecto...
    ... Luke, yo soy tu padre XDDD

    P.S. Tenías razón, tu apuesta mental no era la gran cosa. Me has tenido en vilo durante varias semanas para develar que tu motivo era la curiosidad científica... Por esto último (lo de la curiosidad científica) no enviaré mis fuerzas armadas a Salamanca. A título anecdótico, yo había pensado que podría ser algo mucho más tonto (léase "a ver cuánto tiempo tardo en cansarme del blog"), o algo del mismo calibre que la verdad (léase "a ver cuánto tiempo pasa hasta que me dejen el primer comentario"), o algo mucho más desequilibrado (léase "a ver cuánto tiempo pasa hasta que el FBI se dé cuenta de que estoy transmitiendo mensajes en clave a los extraterrestres de las profundidades del océano"). Con todo, y si no recuerdo mal, como mi primer comentario en este blog fue en una entrada dedicada al estudio social de tus compañeras de trabajo, tú casi te caías del suso al pensar que lo habrían podido encontrar (aunque no recuerdo ningún elemento que ayudara a la identificación de ese post en Google).

    ResponderEliminar
  7. dEsoRdeN ya, eso no es un problema, conocer en persona a gente de la web creo que tarde o temprano llegará y por por mí encantada, pero que la gente real conozca mi yo virtual igual ya no me hace tanta gracia. Sé que pasará y me haré a ello, más que nada porque a la mitad de la gente que conozco le dará totalmente igual todo esto, así que total... igual hasta le cojo el tranquillo :)

    ¡Nicolás, deja en paz a Google! Son tan poderosos que me dan mal rollo, pero me dan cosas útiles gratis, así que déjales, que te veo.
    Sobre lo de tu primer comentario, cierto, si en ese momento mis compañeros leen la entrada, me da algo, pero es algo que si leen ahora me resbala, y fui bastante sutil, además de decir cosas que les habría dicho a las protagonistas en persona si me hubieran preguntado. Esto es lo de siempre: prefiero que no lo lean, pero si lo hacen, tampoco pasa nada. Por eso sé que puedo escribirlo.

    ResponderEliminar
  8. Es curioso haber dado con esta entrada porque precisamente es una de las cosas que pienso cada vez que publico algo. Y está claro que, quien te conoce bien o está involucrado en lo que escribes, tiene bastantes probabilidades de saber quién eres. De todos modos, el contacto con otros blogeros me ha venido bien para quitarme el "sentimiento de culpa" que tenía cuando empecé por mi "doble vida" en el sentido de no haber circulado mi blog a ninguno de mis conocidos, como si tuviera algo que ocultar. Ahora me doy cuenta de que todos necesitamos un espacio de libertad donde poder expresarnos sin tener que andar de puntillas para no herir susceptibilidades. En mi opinión, esto de blogear es una práctica de lo más saludable y bueno, como tampoco me gusta ensañarme con nadie, sino más bien tomar las cosas con humor, tampoco pienso que tenga que preocuparme. ¿Qué tiene riesgos? Pues sí, como todo. Pero es que vivir es peligroso ;-) Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Amaranta!
    Ya estoy menos estresada, sabiendo que somos un montón los que estamos en el anonimato :D A ver a quién cazan primero ;)

    ResponderEliminar