domingo, junio 20, 2010

Sistema de referencia

Yo hablando con mi amigo B:

Yo - ¡Uaaa! ¡Qué grillo más grande!
B - Eso no es grande...
Yo - ¿Cómo que no? ¡Pero si parece que se ha comido a su familia! A ver, como referencia para que te aclares, una mariquita es pequeña, una tarántula es grande. Ese grillo, con ese tamaño, es grande.
B - Ya. Supongo que después de leer El Juego de Ender, todos los insectos me parecen pequeños...


p.d. Para el que no se lo haya leído, El Juego de Ender es un -magnífico- libro en el que la humanidad lucha contra unos bichos llamados Insectores, que son como insectos gigantes y muy inteligentes. No recuerdo si decían exáctamente el tamaño que tenían, pero en mi mente eran tan altos como los humanos. Agh.

5 comentarios:

  1. Jajajaja los conceptos pueden variar mucho de una persona a otra XD No me he leido El juego de Sender, lo apuntaré a mi lista!!

    Besos ^^

    ResponderEliminar
  2. Es un gran libro, y además se lee en seguida. El Juego de Ender es el primero de una saga enorme de libros que tengo pendientes... me leí la segunda parte (La Voz de los Muertos, se llama), y estuvo bien, pero nada comparable al primero. Me tengo que leer los demás a ver qué tal están. Eso sí, si te lo lees, espero que no le tengas una fobia insoportable a los insectos, porque en el libro son muuuy grandes xD

    ResponderEliminar
  3. En definitiva, que en la vida todo es relativo. También mucha gente pequeña se cree grande, y viceversa...

    ResponderEliminar
  4. Me gusta el parámetro establecido para determinar si un insecto es grande o pequeño.

    Vamos, ¡por poco y volvías a mencionar a las hormigas! Si es que está claro, el blog necesita a una hormiga por mascota; podría llamarse Flo, o Gluk, o cualquier otro nombre cortito y simpático. Comenzaré a llevar una hormiguita de juguete en el bolsillo XD

    No, no he tenido el "placer" de leer el libro que menciona B y que luego mencionas tú. Sin embargo, tomando en consideración lo que cuentas sobre él, creo que debvería buscarlo y darle una hojeada. Soy fóbico a algunos insectos, aunque no tanto como para espantarme por hormigas del tamaño de un ser humano. No, ni siquiera por esa que está entrando por la pared... eu... no... por la que está haciendo un boquete en la pared... la que tiene esas mandíbulas. Mejor no, creo que es mejor que no incremente las posibilidades de hacerme más fóbico a los insectos. Resulta curioso, pero es sólo a los insectos y algunos otros artrópodos, porque con el resto de los animalitos soy bastante tolerable y cariñoso. Incluso en quinto de primaria hice un terrario de lo más completo (lo hice con tanta antelación que cuando lo presenté tenía pasto) y le puse un par de sapos que al final se hicieron como de la familia. Incluso llegué a sacarlos del terrario en medio del salón para explicar más detalladamente la anatomía del anfibio sauro. Por Dios, me sorprendo de las cosas que he llegado a hacer. En fin, que creo que será mejor que me mantenga apartado del libro que mencionas por un tiempo.

    P.S. Por favor, que no salgan las cucarachas. Los grillos me gustan, son insectos bastante "limpios" y no transmiten ninguna enfermedad, hacen una música hermosa en verano y son simpáticas; pero las cucarachas... las que vuelan... las que mueven las antenitas... Huuuuy... no, me dan miedo.

    ResponderEliminar
  5. dEsoRdeN, me has recordado algo que me pasó ayer con una compañera de trabajo... luego lo cuento en una entrada...
    Nicolás, Flo no, porque en España ya tenemos un humorista que se llama así, así que si alguna vez tengo una hormiga, se va a llamar Gluk :D
    El problema de los bichos del libro es que no eran hormiguitas entrañables (aunque fueran gigantes), no sé, en mi cabeza eran bastante más asquerosos... y lo de que supieran pilotar naves para acabar con la raza humana no ayudaba...
    Espero que hayas sobrevivido a esa cosa que se comió tu pared, y no te estreses por las cucarachas, creo que el mundo entero las odia a muerte. Qué asco.

    ResponderEliminar