martes, enero 14, 2020

¿Te pones guapa para ti o para los demás?

Hay una discusión más vieja que las montañas, de la que es imposible escapar en cualquier caso pero especialmente si eres una mujer, que es la que intenta explicar por qué las personas empleamos tiempo en mejorar nuestro aspecto físico.

Esta conversación suele empezar porque alguien, por ejemplo tu amiga Patricia, dice algo así como

"yo no me maquillo para gustarles a los demás sino para gustarme a mí"

Y eso en principio está muy bien, pero resulta que todo el mundo sabe que tu amiga Patricia antes muerta que sin maquillar pero luego si no queda con nadie se puede pasar cuatro días sin ducharse.

Que eso también está bien, faltaría más, pero la incongruencia es bastante evidente y suele dar lugar a discusión.

¿Le da a Patricia vergüenza admitir que le importa la opinión de los demás? ¿Está mintiéndose a sí misma tal vez? ¿Hay alguna laguna en su lógica que se nos está escapando?

Tras ser testigo de este tipo de conversación incontables veces, la última en esta encuesta de twitter:




me he planteado cuál era mi opinión al respecto y he visto que la cosa es más complicada de lo que parece.

Mi concepto de "aumentar mi atractivo"  consiste básicamente en llevar ropa que me quede bien y que combine entre sí, y últimamente en llevar dosis mínimas de maquillaje. Mi estilo oscila sin lógica detectable entre parecer una indigente o un miembro de la alta sociedad -pero en barato, que toda mi ropa es de H&M-, tanto cuando socializo como cuando voy al trabajo -en todas las oficinas en las que he trabajado estaba perfectamente permitido ir hecho unos zorros-, así que a simple vista no es fácil entender cuándo estoy intentando impresionar a los demás. Lo único que suele ser estable es que cuando me pongo un conjunto extravagante o más trabajado de lo habitual suelo hacerlo cuando no va a verme nadie conocido, porque me molesta que la gente piense que estoy haciendo un gran esfuerzo por tener buen aspecto.


INCISO

Esto es una tara personal que tengo, muy negativa. Igual de malo es tirarte tres horas maquillándote, peinándote y eligiendo ropa por miedo a no gustarles a los demás, como evitar ponerte guapo para que la sociedad no crea que te has rendido ante sus normas. Las dos cosas son una tontería y estoy trabajando en lo mío.

FIN DEL INCISO


Esto podría dar a entender que no me pongo guapa para los demás, ya que en ese caso lo haría cuando quedara con cuanta más gente mejor, ¿no?

¿Y entonces por qué estoy escribiendo esto en un pijama de los Aristogatos y una camiseta que compré hace veinte años?

Tengo una respuesta a ésta pregunta y al título del post, pero antes veamos qué opciones hay, para que tengáis ventaja la próxima vez que os veáis involucrados en esta discusión.


1. Me pongo guapa para los demás

Ésta es fácil. Inviertes tiempo en este asunto porque quieres ligarte a alguien, o que ciertas personas tengan una imagen mejor de ti, o porque quieres tener mejor pinta que alguien que te cae mal. Miles de opciones pero la base es la misma en todas y se entiende de sobra.

Éste pasa mucho pero se acepta poco. Lo que nos lleva a la opción 2,


2: Me pongo guapa para los demás pero no quiero admitirlo

Como indico en el primer inciso de por ahí arriba, me molesta mucho que las personas que me acompañan piensen que estoy intentando impresionarlas con mi físico, cosa que me imagino le pasa a más gente. La belleza, aunque yo soy muy fan porque le da alegría a la vida, es algo superfluo que distrae de otras cosas que sí son importantes, y darle un peso excesivo suele ser síntoma de poca inteligencia o de tener las prioridades muy mal establecidas.

Además, y esto es importante, si no te esfuerzas por estar guapo y tu aspecto es malo tienes un pase. Pero si te esfuerzas por estar guapo y tu aspecto es malo, entonces el ridículo es inevitable. He visto, probablemente igual que vosotros, a chicas yendo a la peluquería porque después iban a ver al chico que les gustaba, y caer en la más absoluta desolación cuando dicho chico no les ha prestado la más mínima atención. Ese golpe es duro en cualquier caso pero cuando ha habido un esfuerzo extra para estar atractivo la humillación es mucho mayor.

Creo que esta opción está increíblemente extendida. La cantidad de personas que se esfuerzan por parecerse a una estrella de Hollywood pero se niegan a admitir que ello tenga nada que ver con la percepción que tienen los demás de ellos es enorme, creo que por la mezcla que explico de no querer parecer superficial y de no sufrir una caída muy dura si el resultado no es el esperado.

Una vez eres consciente de estar en este grupo ya no puedes pertenecer a él, así que aunque creo que ésta ha sido mi situación en algunos casos en el pasado, hoy por hoy me parece que apenas me pasa. Sigamos.


3. Me pongo guapa para mí y me da igual cómo me vean los demás

Si os digo la verdad creo que esto es mentira en el 99.99% de los casos.

Estoy segura de que hay alguien (ese 0.01%) que lleva máscara de pestañas en casa y se pone camisas de seda aunque no vaya a salir ni a bajar la basura. Son la excepción, no mienten a nadie y su existencia queda anotada. Ahora los demás.

La inmensa mayoría de la gente que afirma no tener en cuenta la opinión de los demás en estos temas luego, al igual que nuestra amiga Patricia, no se molesta ni en lavarse los dientes si no va a tener compañía. Esto, por más que yo intente entenderlo, me da la sensación de ser una mentira absoluta, dirigida más al que la dice que a los que escuchan. Cuando hablo con una persona de este grupo suelo escuchar cosas del tipo "si salgo de casa sin corrector de ojeras me veo horrorosa", lo que desde su perspectiva significa que ella misma sufre por su mal aspecto y eso no tiene nada que ver con los demás. Lo que falla aquí es que ese sufrimiento viene de que otras personas le van a ver pinta de yonki y van a tener una mala opinión de su calidad como potencial pareja o como amenaza si son del mismo sexo o lo que sea. Esto tiene toda la pinta de ser una de esas actitudes de autoengaño que no vienen de una mala intención sino de una falta de introspección. Quiero decir, esta chica no es que se esté mintiendo a sí misma de manera activa, sino que probablemente no se ha parado a pensar qué hay detrás de su aprensión a dejar el antiojeras en casa.

Esta opción, salvo en contadas excepciones, me parece una ilusión y no me creo casi nada.


4. Me pongo guapa porque no me queda más remedio

Esto incluye ir de traje a una entrevista aunque no te guste llevar corbata, no salir de fiesta en deportivas para que te dejen entrar en los clubes pijos, maquillarte para que tu cuñada no te pregunte si te encuentras mal en una cena familiar, esas cosas.

Esto es fácil y nos pasa a todos cuando hay un propósito claro, pero también sucede que esta sensación de obligación social pasa a ser el motivo principal por el que algunas personas emplean tiempo en mejorar su aspecto en el día a día.

Esto tiene dos posibilidades.

4.1: percepción distorsionada de la realidad

Esto pasa tanto, tantísimo. Personas que creen que los demás viven para observarles desde lejos y sacarles defectos. Si salen de casa con cierta ropa entonces sus compañeros de clase se reirán de ellos a sus espaldas, así que deben ir con algo más caro e incómodo de lo que les gustaría. Si tienen manchas en la piel obviamente todo el mundo se va a dar cuenta y nadie pensará en otra cosa durante todo el día. Si llevan demasiado escote habrá quien opine que van provocando porque quieren atención, así que será mejor llevar algo más discreto aunque estemos a cuarenta grados.

No me voy a extender más con esto porque seguro que me entendéis todos, pero para el que no,



BREAKING NEWS


A NADIE LE IMPORTAS.
NI TÚ, NI TU ASPECTO. LA GENTE TIENE COSAS QUE HACER. DEDICA TU ENERGÍA A OTRA COSA.


Pasemos a la siguiente sub-opción.


4.2: La dependencia de las mejoras físicas es tan habitual que renunciar a ellas sí tiene consecuencias

Me explico; si hasta al gimnasio vas con corrector y sombra de ojos y la raya del ojo pintada y base de maquillaje o lo que sea que llevas pues entonces efectivamente el día que no lo llevas sí parece que estés enferma. No es que la gente quiera ser ofensiva -o no todos-, es que tu aspecto dista tanto del habitual que parece que algo pasa. Luego pues también he visto a universitarios reírse de una amiga por no llevar el pelo planchado un día, pero bueno tiene que haber de todo en la viña del señor.

Ésta es una de las razones por las que, como comento arriba, mi estilo varía tan salvajemente. Como me incomoda tanto el que la gente me pregunte si tengo una entrevista o una cita porque voy especialmente bien vestida, lo que hago es que de manera aleatoria me pongo un conjunto encantador y así nadie me da la chapa el día que visto especialmente bien, porque ya están acostumbrados. Lo opuesto en mi caso es más fácil porque hecha una mierda voy más a menudo, pero el concepto es el mismo.

Aquí cada uno que haga lo que quiera, evidentemente, pero mi consejo no solicitado es que no os hagáis esto a vosotros mismos. Que si vais sin maquillar o sin afeitar o en general hechos unos pordioseros de vez en cuando -siempre que oláis bien- no pasa nada. La belleza es un añadido estupendo pero no es crucial; no merece la pena estar sometido de esta forma. Los demás lo superarán.


5. Me pongo guapa porque cuanta más belleza en el mundo, mejor

Le tuve que dar muchas vueltas a esta cuestión para darme cuenta de que ésta era la descripción que mejor reflejaba mi caso, que ya expliqué parcialmente en este otro artículo sobre los actores de Hollywood y las inseguridades del ciudadano medio.

Básicamente la explicación de esto es que las cosas, los animales, las personas, los sitios, cuanto más bonitos mejor. Prefiero ver edificios elegantes, calles limpias y cuidadas, jardines verdes y coches que brillan. Si los edificios se caen a trozos, las calles tienen adoquines levantados y los coches necesitan una mano de pintura pues tampoco pasa nada, pero las cosas que son cuquis a la vista tienden a alegrarme el día, por lo que tiene lógica que me guste ver personas que me resultan estéticamente agradables. Y si a mí me gusta ver personas con vestidos bonitos y barbas bien recortadas lo justo es que yo contribuya en lo posible y de vez en cuando trate de aportar algo de belleza a los demás.

Obviamente si como efecto secundario algún joven arrebatador se enamora de mí pues qué le vamos a hacer, pero digamos que no es en lo que voy pensando cuando me pongo una falda bonita.


Así que ése es el resumen. Me pongo guapa porque quiero que el mundo sea más bonito.

Aunque mi pijama de los Aristogatos también está bien.


p.d. Hablo en femenino en los títulos porque el ejemplo soy yo, pero todo esto, por más que se empeñe todo el mundo en que afecta a las mujeres más que a los hombres, vale para cualquiera.

7 comentarios:

  1. Voy a proponer yo otra opción (aunque yo soy un chico). A veces es bueno ponerse un poco guapete porque todo resulta más fácil. Cuando voy un poco arreglado y guaperas, la gente me escucha cuando hablo, en los comercios me llaman "caballero", a las señoras mayores les parezco un chavlín super majo... Y si voy zarrapastroso todo es menos amable, la gente te atiende con menos ganas, etc.

    Vivimos en un mundo que es así: superficial. (De hecho, por eso los timadores suelen ir bien vestidos y elegantes) :D

    P.d. Gracias por intentar llevar belleza al mundo. Que eso siempre es de agradecer. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que aunque seas un chico es la misma situación. Todo el mundo habla de las mujeres todo el rato con esto pero me parece un atraso porque a los hombres les pasa lo mismo.
      Tu opción es interesante, yo creo que es una subcategoría de ponerte guapo porque no te queda más remedio (la opción 4). O sea lo veo parecido a ir con traje a una entrevista de trabajo para que te tomen en serio y tengas más posibilidades de que te cojan, ¿sabes? Pero es una matización interesante así que gracias por la información :D

      Eliminar
  2. Pues creo que yo estoy en otra categoría: normalmente yo llevo ropa "media", o sea, cómoda pero no harapienta, pero cuando me arreglo, normalmente es porque el día es festivo para mi, y parece más festivo ir mejor vestida. Me explico: La cena de Navidad, en casa de mis padres, cada uno va como quiere, nadie se va a preocupar de como vista, pero ir con un vestido especial me pone más en el "mood" Navideño.
    Igualmente, bajo al bar a tomarme unas cañas siempre con vaqueros y camiseta, pero si un día es mi cumpleaños, y bajo al mismo bar para invitar a la family, seguramente iré arreglada para que sea más especial...
    Sin embargo, si tengo que ir a comer fuera porque no tengo comida en casa, y casualmente el único sitio con mesas libres es el Ritz, seguramente vaya en vaqueros y camiseta porque es un día normal y corriente para mi...

    Lo mismo soy la única del mundo :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sí hay situaciones en las que la gente se pone guapa más para sí misma que otra cosa; ahora que he publicado esto y estoy hablando con gente que lo ha leído veo que este caso es más realista de lo que yo podría haber pensado inicialmente. Tu filosofía está muy bien :D

      Eliminar
  3. Estoy de acuerdo con la observación, de hecho diría que en general cuando llegas a los treinta tienes necesidad personal de vestirte de una manera más formal cuando sales a la rue, mientras (por lo menos en mi caso) a los veintipico podía andar de una manera chusca que daba igual, no iba a sentir remordimiento alguno. Ahora es diferente, y bueno, creo que es normal en cierta manera. También tiene que ver con el hecho de que al igual que la música, para mí la manera en que se viste alguien normalmente dice mucho de algunas características de una persona (no todas, obviamente, pero soy bastante intuitivo). Por ejemplo, sé que una chica con bailarinas y que suela andar con bolsos pequeños (y más con cadenita) no creo que nunca me llegue a tocar la fibra (es decir, no que no pueda llegar a llevarme bien o incluso muy bien con la chica en cuestión, pero sé que es como un síntoma de que no me acabaría fijando en ella, y seguramente yo a ella le importe también un pito en ese aspecto). En cambio, es curioso un detalle que para mí suele ser importante; las dos relaciones largas que he tenido han sido con chicas que solían llevar bolsos amplios, y no sé si se me ha quedado la tara al hacer esa deducción pero ya casi asocio ese tipo de bolso con un punto a favor. En el fondo es una chorrada, pero en cierta manera me parece significativo. De lo que estoy seguro es de que los chicos por norma general no tenemos tanta presión a la hora de vestirnos, sin duda. Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede ser que llevar un bolso grande sea propio de personas pragmáticas y eso te resulte atractivo, le veo cierta lógica :) Pero oye a lo mejor acabas perdidamente enamorado de una chica con mini bolso de cadenita, quién sabe :D

      Eliminar

Archivo

¡Escríbeme! Menos si es para quejarte. Si es para quejarte, ábrete una cuenta en twitter

z a p a t o a l a c a b e z a @ g m a i l . c o m

Coge lo que quieras, pero avisa :)

Este blog se encuentra bajo licencia Creative Commons; puedes utilizar su contenido, pero no olvides:
1. Decir de dónde lo has sacado.
2. No cobrar (¡y si cobras, quiero mi parte!).
3. No modificar el original.