jueves, octubre 24, 2013

Deportes para nenas

El pasado julio entregué mi proyecto de fin de carrera. Tardé cerca de diez meses en construirlo y documentarlo, y fue un horror. Así, en general. El proyecto era un rollo, mi tutora y yo nos llevabamos a matar y estaba hasta el cogote de la universidad y de todo lo que tiene que ver con ella.

Afortunadamente, en medio de tanta miseria me mandaron a dos compañeros, por orden; el primero, un tipo súper trabajador que hacía lo imposible por ayudarme, a pesar de ser de ciencias políticas y no entender ni jota de informática. Más majo el chaval. También es cierto que creía que la llegada del hombre a la luna es un engaño orquestado por el gobierno, pero a mí me caía bien igual. Ante, entre otras cosas, el infame ambiente de trabajo existente en el proyecto, huyó a Rumanía (!) para hacer prácticas en una embajada. Bien por él.

El segundo es otro chico que decidió hacer un proyecto de fin de carrera complementario al mío -yo hacía la parte web, él la móvil-, y que optó por aceptar la propuesta a pesar de que empleé una hora de café en intentar convencerle de que aquello era un asco y de que huyera mientras aún no hubiera firmado nada.

Después de cinco meses programando como locos a diario estaba claro que o nos matabamos o nos hacíamos amigos, y así es como llegamos a la conversación que hemos tenido hoy mientras nos tomabamos un café sentados en unos taburetes altísimos porque yo no soy muy lista y pedí mi consumición antes de comprobar si había alguna mesa libre. Pero eso no viene al caso.

 Al chico vamos a llamarle Costner.

Costner - ...total, que voy a secretaría a matricularme y me toca la rubia.

INCISO

La rubia es una de las secretarias de mi facultad. En general el funcionamiento de dicho secretariado es como para llorar, pero esta mujer en particular redefine el concepto de ineptitud, llevandolo a maravillosos nuevos extremos en los que la respuesta a todas las preguntas es "eso miralo en la web".

FIN DEL INCISO

Costner- Le pregunto por los plazos de matrícula y me dice "eso míralo en la web -lo dicho-, yo no pienso leermelo".
Yo- Qué gente. Siempre igual.
Costner- Y cuando voy a entregarle los papeles otro día, me dice "eso es mucho lío; yo me voy a tomar un café, esperate un poco y que lo haga mi compañera".

Y así siempre, no os creáis que este hombre tiene mala suerte ni nada por el estilo. Una maravilla todo.

Yo- Ya, si yo cada vez que voy a hacer papeleos y me toca ella tenemos gresca.
Costner- Pero eso es porque tú irradias odio.
Yo- PERDONA PERO SOY UN AMOR.
Costner- Que a mí me parece genial, ¿eh? Yo te llevo aquí - se da dos golpes en el lado izquierdo del pecho-, pero por lo visto hay cierta gente que no lleva nada bien ese odio que desprendes.

No os preocupéis, este chaval me habla así siempre. Estoy bastante segura de que me tiene aprecio. Creo.

Yo- ¡Uy, ahora que dices eso! ¿Sabes lo que me pasó el otro día en ballet? Fui a una clase de prueba, una que ponían muy barata para que pudieras ir a probar si querías y me enc...
Costner- Ballet.
Yo- Ballet, sí.
Costner- Vas a clases de ballet.
Yo- Sí.
Costner- Bien. Continúa.
Yo- Pues fui a la clase de prueba y me encontré con una chica que me resultaba súper familiar, así que fui a hablar con ella para ver de qué la conocía.
Costner- Es verdad, que cuando no conoces a la gente eres muy maja. Hasta que se te pasa, como decía tu amiga.
Yo- QUE YO SOY MAJA SIEMPRE. Da igual, el caso es que le pregunto que si la conozco de mi anterior academia de danza, y me dice que no, que nos conocemos de la biblioteca. ¿Te acuerdas de esa chica extranjera a la que mandé callar un día porque no paraba de hablar y desde entonces me miró con odio para siempre? Ésa era.
Costner- Pues muy bien, ¿no? Qué situación. ¿Y qué te dijo?
Yo- Nada, se fue corriendo a otra clase.
Costner- ¿Y a eso puedo ir yo? A ver, quiero decir.
Yo- No. Han prohibido por escrito que vayan observadores. Pero te puedes apuntar.
Costner- Sólo si me dejan llevar tutú.
Yo- Puedes llevar lo que te dé la gana. Pero oye, no sé qué pasa, que le digo a la gente que se apunte conmigo y me dicen todos que no.

Cuando me meto en alguna de estas actividades absurdas que me da por practicar de vez en cuando, le voy diciendo a todo el mundo que se apunte conmigo, por si cuela.  Hago más vida social con chicos que con chicas, así que el objetivo de mi reclutamiento suele ser masculino. Además, casi todos los deportes que practico son considerados femeninos. Esto deriva en que los abordados siempre dicen que no; no porque no les apetezca pegar brincos o ponerse el pie detrás de la cabeza necesariamente, sino más bien porque creen que su imagen se va a ver dañada, ya que consideran que los deportes en cuestión sólo son practicados por chicas y por gays.

Y a esto quería llegar yo. Como complemento a todo aquello que os dije para que no la liarais mucho intentando ligaros a alguien, os digo ahora: si en una clase sólo hay mujeres y gays, ¿qué creéis que pasará cuando entre un hetero? ¿Eh? ¿EH? Pensad en esto la próxima vez que veáis a un tío entre quince mujeres en mayas, porque tal vez la paz interior del tipo no venga de que ha perfeccionado la posición del yoga mudra, sino más bien de que se está tirando a la pelirroja de la tercera fila. Que cada uno hace lo que quiere, ¿eh? Yo sólo digo que no creo en Dios, ni en el destino, pero creo muy fuerte en la estadística; y diez, quince, o veinte chicas para uno o dos tíos que habrá en cada clase de éstas es una proporción que dice bien claro que alguna cae fijo.

Y ya está. Sólo venía a decir que los chicos heterosexuales que van a clase de pilates, de danza contemporánea, de yoga, o de lo que toque, suelen saber lo que hacen.


P.d. Lectores masculinos, si llegáis a apuntaros a alguna de estas clases, contadme por favor si mi teoría es cierta. Me haríais muy feliz.

18 comentarios:

  1. Apoyo tu teoría, un hetero en medio de esa movida sabe lo que hace. Y el tipo este parece majo... pero no le hagas caso, tú eres un encanto. a mí me caíste muy bien, no me tiraste ningún objeto contundente y no me atacaste con el spray de pimienta, hija no sé qué más quiere la gente.
    Y yo tampoco creo en la llegada del hombre a la luna, me gusta mucho tu primer compañero :)
    Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad? La gente llama ira y odio a cualquier cosa. A ver si algún día te presento a mi primer compañero y os lo pasáis bien hablando de conspiraciones gubernamentales.

      Eliminar
  2. 1. Estoy tan harta de la universidad que no quiero ni pensar en el TFG.
    2. Yo te apoyo. Cada persona debería hacer los deportes que le gustasen sin tener en cuenta prejuicios, pero realmente no es así. Hace poco en mi gimnasio pusieron clases de Stripdance y los primeros comentarios que hubo fueron de unos chicos haciendo la coña de "voy a ir". Yo, al contrario que tú, siempre he sido más de deportes masculinos. Y la verdad es que creo que no me pega demasiado. Y detesto que todo el mundo me pregunte si hago ballet o gimnasia rítmica. Ojalá algún día alguien me pregunte que si hago artes marciales. Me casaría con esa persona XD.
    Muá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 1. Ánimo infinito con el TFG. Tú puedes.
      2. La gente es un poco cerrada, sí, no les hagas mucho caso. Y siempre me han intrigado esas clases de stripdance, si te digo la verdad.

      Eliminar
  3. Si bien el método de poner a un hombre en medio de muchas mujeres y esperar que algo pase es en esencia equivalente al de poner a muchos estudiantes en medio de libros para esperar que algo ocurra, ejém, existe la probabilidad de que todas las tías estén en pareja y de que el heterosexual termine llamando la atención del homosexual. Es un buen argumento, peeero tiene sus riesgos :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre, pero habrá más posibilidades de que los estudiantes lean si están rodeados de libros que si están rodeados de patatas, ¿no? De ahí mi teoría. Y la vida sin riesgos es un rollo, así que ya le estás dando propaganda a mi lógica aplastante, que sabes que tengo razón :D

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues bueno, el proyecto quedó bien, pero vamos, que tampoco era para tirar cohetes. Al menos me pusieron buena nota :D
      La rubia creo que es de bote, y a lo mejor sí que hace todo eso adrede para librarse del trabajo. A lo mejor prefiere no caerle bien a la gente y quitarse de encima un montón de papeleos. No deja de ser una idea inteligente.
      Gracias por lo de que el blo cada día es mejor :)
      Moon la tengo pendiente. Me la reapunto.
      Y para apuntarte a clases de éstas, lo mejor es que te apuntes al gimnasio y un día, como quien no quiere la cosa, te acoples a una clase de pilates, por ejemplo. Así si el experimento sale mal, puedes ir al día siguiente a hacer pesas y aquí no ha pasado nada.

      Eliminar
  5. A lo mejor no cae ninguna porque todas piensan que es un gay encubierto. Piénsatelo... Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero a poco que hable con ellas eso se descubre! Yo veo posibilidades :D

      Eliminar
  6. Me ha recordado al anuncio éste de una web de citas, donde una chica se apunta a clases de boxeo pero todos sus compañeros ya tienen novia. Jajaja.
    A ver si consigues convencer a alguno y nos cuentas. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también me acordé de ese anuncio, era bastante terrible xD Ya avisaré si algún incauto se apunta conmigo.

      Eliminar
  7. Cagondiez! Y yo, burro de mi, toda mi vida jugando a fútbol entre tíos en vestuarios que apestan a tigre (y después del partido, todavía más...)

    PD: Oye, y a la rubia ésa no la podéis denunciar a dirección, directamente? Ni que sea por devolverle los puteos de perra impresentable que se gasta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes, nunca es tarde para comprarse una colchoneta de yoga y meterse al lío. Haz el experimento cuando te aburras y luego me cuentas los resultados :D
      Supongo que se puede, pero sólo por no aguantarla más rato, la gente acaba lo antes posible para largarse de allí y no verla más. Pero desde luego es algo para plantearse.

      Eliminar
  8. Jojojojojojojojo, me gustaría comprobar si realmente desprendes odio como dice este chico :D
    Pues mi novio dice que, claro, él es muy macho para apuntarse a esas cosas y siempre ha hecho deportes de chico (eso dice, porque desde que estoy con él no se mueve del sofá...) pero que le parece una idea estupenda que había pensado a veces, por eso que dices de la estadística. Yo creo que es un entorno en el que no me fijaría demasiado en un chico, pero... hablamos de estadística, el resto de las chicas quizá sí. Si el susodicho no lleva tutú, imagino...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que yo soy majísima pero esta panda de gentuza que son mis amigos no sabe apreciarlo. Jiji.
      Yo creo que en ese entorno te fijas menos en un tío, pero a él le proporciona la oportunidad de hablar con sus compañeras. Quiero decir, sólo yendo a clase dudo que se consiga nada, pero con un poco de interacción me parece una idea prometedora. Si no hay tutús de por medio, a ser posible, eso sí.

      Eliminar
  9. Ok, voy a comprar un tutú y ya te cuento. Besis :).

    No, en serio, yo sí que hice eso de apuntarme al gym, meterme en clase de pilates con 20 tías y al día siguiente, a máquinas y aquí no ha pasado nada. Pero no lo dejé porque me provocara dudas acerca de mi sexualidad (me la suda muchísimo) sino porque quería conservar mi integridad física...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual me he saltado un poco lo de que son clases chunguérrimas que te a duras penas aguantas enteras, pero es que si digo eso nadie va a querer hacer el experimento xD Las mías de ahora de ballet no son para tanto, pero he ido a cada una... puf.

      Eliminar