lunes, diciembre 17, 2012

El producto

A ver si me ubico, porque estoy flipando tanto todavía que no sé ni por dónde empezar a contar esta historia. Desde el principio:

Hace poco fui a un taller de salud de la piel al que me invitó Lilypad. Yo ya había hecho uno hacía años y sabía que era muy útil, así que fui para allá con Cleo. La empresa que lo organiza, llamada Herbalife, no tiene tiendas físicas, por lo que se da a conocer haciendo talleres de este tipo.

El caso es que Ronda, la chica que nos dio a nosotras el taller, nos dijo que buscaban empleados, y decidimos ir a la presentación de empresa que hubo ayer en un hotel de lujo de mi ciudad.

Al final Cleo no pudo ir y acabamos yendo Lilypad y yo. Llegamos al hotel a las cuatro menos diez.

Ronda - Chicas, veréis, esta empresa es americana, así que vais a ver muchos aplausos, mucha música, y cosas así.

Vale. Bueno, es normal que la gente aplauda y que haya música en los sitios, tampoco veo que sea necesario dar un aviso, pero vale.

Entramos en un salón de actos. La música está un poco alta. Un poco alta comparando con un bar a las dos de la mañana, quiero decir. Nos asignan sitios, y Lily y yo miramos alrededor analizando la situación. Todo el mundo sonríe y va súper elegante, y hay gente bailando sola y dando palmas.

Las ondas sectarias que desprende este lugar me inquietan un poco, pero a lo mejor es que veo grupos satánicos donde no los hay.

A las cuatro aparecen en el escenario un chico y una chica, que aparentemente son los anfitriones del asunto. Todo el mundo se levanta de sus asientos, aplaude, grita, corea cosas y se emociona muchísimo.

Igual sí que está un poco exaltada la gente.

Los anfitriones se ponen por las nubes el uno al otro, dicen que son como familia, aclaran con muy poca discreción que son compañeros pero no están enrollados, y proceden a hacer una presentación infinita en la que no se dejan hablar entre sí y se pisan las palabras el uno al otro en cuanto pueden. Se ponen a conceder méritos a los diferentes grupos de vendedores que hay en la compañía, y con cada categoría de trabajadores mencionada, la sala entera se levanta y chilla y aplaude como loca.

Lily y yo aplaudimos al equipo de tabuladores, al equipo del mundo, al equipo de millonarios y al equipo de la madre que los trajo a todos. La gente grita sin parar, súper emocionada. La sensación de que esto es una secta se va haciendo más potente.

Anfitriona - Sé lo que estáis pensando los nuevos...

Estoy pensando que o me vais a meter en el harén del creador de esta cosa, o me vais a robar un riñón, una de dos.

Anfitriona - Estais pensando que esto es una americanada.

Bueno, más o menos. Además, resulta que lo del harén no es posible, porque el creador de la compañía palmó de una sobredosis hace años. Cuánta confianza inspira eso.

Anfitriona - Pero que sepáis que yo la primera vez que vine estaba igual; pensaba que aquí estaban todos locos - mira, en eso estamos de acuerdo - pero al final del día, yo ya estaba aplaudiendo entusiasmada con los demás, y os aseguro que al terminar el evento de hoy, vosotros también estaréis de pie aplaudiendo emocionados.

Evidentemente, eso no llegó a suceder.

Anfitrión - Además, a lo largo de toda la tarde va a haber regalos, ¡prestad atención a la pantalla, porque vuestro nombre puede aparecer en cualquier momento!

No hubo regalos.

Una ponente da una charla sobre la salud de la piel. El público grita cual masa de fans histéricos y aplaude. Aplaude siempre. Por todo. Aguantamos estoicamente un discurso que ya escuchamos en su día en el taller, nos cuentan lo que hacen un montón de cremas distintas, y la exposición termina con más gritos y vítores.

Por cierto, no lo he dicho aún, pero cada vez que uno de los personajes subidos al escenario hace algo remótamente parecido a una gracia, suena música a todo volumen mientras el público aplaude encantado.

Tras el rollo de las cremas, un tipo suelta otro discurso, esta vez sobre nutrición. Aplausos y gritos infinitos. Nos explica lo que hace cada tarro de polvos nutritivos que vende la empresa.


INCISO

Además de cremas, estos tíos también venden un producto para desayunar que consiste en batidos y mejunjes varios que contienen todos los nutrientes, vitaminas y demás que necesitas, pero no engorda. A mí no me convence, pero reconozco que médicamente parecía bastante fiable. A este desayuno de ahora en adelante lo llamaremos "el producto", tal y como lo denominaron los miembros de la secta durante toda la gala.

 FIN DEL INCISO


Yo hace rato que he decidido que hay pocas papeletas de que decida trabajar con esta gente, pero por si cambio de idea, y sobre todo por si Lilypad sí que quiere trabajar con ellos, dejo de hacer comentarios ofensivos sobre las tonterías que estoy viendo a mi alrededor, no sea que nos oigan y no nos den trabajo en la vida.

Informo a Lilypad de que me estoy callando tantos chistes que me va a salir una úlcera de estómago.

Llegan los testimonios. Gente que ha probado el producto y no podría ser más feliz:

- Yo antes tenía la piel apagada, se me caía el pelo, se me rompían las uñas, tenía estreñimiento, no dormía bien, estaba cansada siempre, me sobraban siete kilos y me cogía catarros cada tres días. Desde que tomo el producto, he recuperado la salud, ya no me canso, mis uñas están como nuevas y estoy contentísima con mi peso.

Igual pensáis que exagero, pero no. A otra el producto le curó los ataques de ansiedad.

Me imagino a mí misma subiendo al escenario (subía quien quisiera) y contando mi experiencia:

- Yo tenía el pelo sequísimo, se me rompían las uñas, se me morían todas mis mascotas y me dejaban todos mis novios. Desde que tomo el producto tengo unas uñas estupendas, un pelo súper sedoso  y estoy desarrollando visión nocturna.

A las cinco y media veo que Lilypad le está pidiendo ayuda a Cleo por Whatsapp, a ver si alguien nos puede sacar de ahí. A ratos se dedica a grabar las canciones que suenan a todo trapo, para tener después documentos que mostrarle a la gente y así conseguir que se crean el circo en el que nos hemos metido

Tras dos horas y más de cuarenta testimonios, anuncian un parón para merendar.

Nos conducen a una sala en la que planeo compensar a lo salvaje esta mierda de congreso con café y bollos.

Solo que no hay café ni bollos.

Hay fruta. ¡FRUTA! Y un té adelgazante. Esto me lo creo porque lo he visto yo en persona, pero si me cuenta alguien que ha ido a una presentación de empresa de lo que terminaron siendo más de cinco horas y le han dado para merendar un plátano y un té para quemar grasas, pienso que se está quedando conmigo.

Huyo al baño, pasando por una mesa con frutos secos y lo que parecen bombones de chocolate. Calculo la probabilidad de que los bombones contengan somníferos y me como uno. No son bombones. Son barritas energéticas híper densas que tardo diez minutos en ser capaz de masticar.

Un vaso del té absurdo y un trozo de barrita energética después volvemos al salón de actos.

Cuentan el plan de márketing, durante el cual descubrimos que esta gente no contrata, sino que crea autónomos. Compras una licencia por 130 euros y te pones a hacer pedidos de el producto para venderlo después. Así que, si queremos trabajar aquí, tenemos que invertir algo de pasta, lo que hace que el poco interés que nos quedaba a estas alturas se desvanezca rápidamente.

Y a partir de aquí ya solo vemos más absurdeces, sin un ápice de utilidad.

Gente subiéndose al escenario a contar cuantísimo dinero ha ganado vendiendo el producto. Todos trabajan súper poco y ganan un montón de pasta.

Y cuando creemos que ya se está terminando esta historia aparece...

¡¡EL EQUIPO MILLONARIO!!

Prácticamente nos obligan a ponernos de pie para aplaudirles, y aparecen lo que después sabremos que son dos hermanas y el marido de una de ellas, que deben de ganar una cantidad de pasta tan grande que los ceros se te van escapando de la cabeza según llegan. Lilypad y yo estamos de pie aplaudiendo y aguantando la risa, cuando lo vemos.

Autógrafos.

El Equipo Millonario está firmando autógrafos.

La muchedumbre se apelotona al lado del escenario con libretas en alto, mientras los miembros saludan y firman como si fuera para ellos lo más común del mundo.

Lily se sienta con el fin de que no la vea reírse a carcajadas toda la sala. Se hunde en su asiento intentando camuflar la risa como puede.

Una de las dos mujeres acapara toda la atención, contándonos lo estresada que estaba en su antiguo trabajo debido a lo extremadamente competente que era, ya que eso la había hecho imprescindible en su oficina y tenía por tanto que trabajar muchas horas. Calculo las posibilidades que tengo de darle en la cara si le tiro una bota desde mi asiento.

El equipo millonario cuenta lo bien que le va, la pasta que ganan, los hijos tan maravillosos que tienen, y nos dan un discurso sobre la familia y el hacer felices a los demás. Después nos enseñan fotos de los muchos viajes que les paga la empresa. Vemos imágenes de esta gente en tropecientos países distintos, y nos cuentan que el próximo es a Tailandia.

Y a mí qué. De verdad que no entiendo por qué estoy viendo fotos de los hijos y los viajes de esta gente. Pero bueno, el caso es que el equipo de marras presenta a otro equipo, que también gana un montón de pasta, llamado "el equipo del mundo". Por enésima vez vemos a un grupo de personas subir al escenario a contar sus vivencias, que incluyen a un novio enamoradísimo dándole las gracias a su novia por haberle metido en el negocio, todo súper emotivo. El público se vuelve loco.

La música suena a todo tren mientras la gente se deshace en vítores, y entonces la mujer acaparadora del equipo millonario agarra el micro y se pone a cantar.

Madre de Dios.

Son las ocho y media y esto no está ni cerca de terminar. Parece que Lily me quiere decir algo.

Lily - ¿Has visto un capítulo de Cómo... - se ríe tanto que no puede hablar - ... de Cómo conocí a vuestra madre en el que... - está roja y se ahoga - en el que salen unas chicas que hacen "¡¡WOOOOOOOO!!" a todo? - asiento, y Lily señala a un grupo de mujeres en las primeras filas que no paran de hacer eso mismo. Me da la risa un montón y ya no oigo más que "¡¡WOOOOOOOOOOO!!" por todas partes.

Son las ocho y media, y yo he quedado con Camino a las nueve. Le mando un mensaje:

Estoy atrapada en un evento sectario, es posible que me retengan en esta absurdez hasta las nueve.

Cambiamos la hora porque esto no se termina.

Reconocimientos.

Premios.

Trofeos (a eso llamaban regalos al principio de la gala).

Aplausos.

¡¡WOOOOOOOOOOOOOOOOO!!

Más aplausos.

Lily se tapa la cara con el pelo para que no la vean reírse.

La anfitriona llora en el escenario.

Vítores.

Ronda ve que llevamos allí más horas que otra cosa y se acerca para decirnos que podemos irnos. Le decimos que no estamos interesadas en participar en la empresa y salimos.

Solo diré que en el coche nos dio tal ataque de risa enumerando las tonterías que había hecho la gente, que casi tenemos que parar para no tener un accidente.

Y para terminar, informo de que esto es claramente una secta, solo que en vez de idolatrar a una persona, adoran a un producto. Al margen de las bobadas que pueda escribir al respecto, hablo totalmente en serio cuando digo que esto es un grupo sectario. Qué mal rollo.


p.d. Si por circustancias del destino queréis votarme para los premios 20blogs, podéis hacerlo aquí. Besitos para el que me vote y odio infinito para el que no.

30 comentarios:

  1. Joder, sí que tiene pinta de secta, sí. Como el producto adelgazante de la peli Gordos, o las pastis de Requiem for a Dream. Así me lo imagino yo. xD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate que yo creo que el producto puede funcionar, ¿eh? Pero la gente daba taaaan mal rollo. Espero no volver a cruzarme con ellos nunca.

      Eliminar
  2. Pero... ¿por qué no os fuisteis del sitio ese en el descanso?
    ¿Has visto la entrada de la wikipedia, lo bien que ponen a esa empresa?

    Etiqueta sectas ya! Una ardilla podría recorrer tu blog de entrada de sectas en entrada de sectas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por no dejar tirada a Ronda, no sé... ¡y solo tengo dos posts de sectas! De momento :D

      Eliminar
  3. Jajajajaja algo parecido vi cuando fui a una entrevista para comercial. Yo allí esperando a que nos entrevistaran y se oía desde el fondo unos gritos y vítores asalvajados y nos dice la de recepción: "no os asustéis, son las reuniones diarias con las que empiezan". Y yo con mi cara de póquer, sonriendo y haciendo como que era una buena idea para motivar a la gente y blablabla... xDD.

    Lo que me extraña es que aguantarais hasta que os permitieran iros... bueno, realmente os imagino en una sala viendo un vídeo que cuenta las bondades de El Líder (o El Producto xD), viendo cómo os transportará a Felizonia y, cuando no pudierais más, levantándoos de la silla, con un foco gigante que os enfoca, todo en silencio, y una voz que dice "sois libres de iros, pero antes, ¿os importaría compartir con nosotros el motivo de que os marchéis?". Y no puedo obviar el que esa "merienda" serían las gachas pensadas para minar vuestra moral y lograr que amárais al Líder (perdón, al Producto... ¡en qué estaría yo pensando!).

    Ahora ya no lo verás igual xDD

    http://youtu.be/_iXPprMI0PE

    PD: No es que quiera los besitos y evitar que me odies de manera infinita, pero o has puesto mal el link para votarte o mi cuenta no me permite hacerlo, no tiene permisos suficientes :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No nos fuimos por Ronda, que no era plan de dejarla tirada después de invitarnos, y nos estábamos riendo tanto... además estábamos lejos, yo no podía huír sin el coche de Lily :S

      ¡Ya está arreglado el link, culpa mía! ¡Besos besos!

      Eliminar
  4. Yo me habría pirado como fuera!!! Q les faltaba hacer como en los simpson "nanananana liiiiiider, nanananana liiider" jajaja.
    Yo estuve en una entrevista, llamémoslo así, para no sé qué trabajo y llevaban ese rollito. Hasta tocaban una campana cuando alguien explicaba sus logros. Hui como de la peste! Al menos me alegro q fueras, me he reído un montón imaginandote ahí contando tus penas hasta q encontraste el producto, jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja has pensado lo mismo que Patrick en el comentario anterior (con vídeo y todo). Sí que era malrollero el tema, pero lo que me reí no tiene precio xD

      p.d. ¡Me has votaaadooo! ¡Oooooohh!

      Eliminar
  5. No creo que yo hubiese podido aguantar tanto... Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo reconozco haber tenido unos 45 minutos de frustración y aburrimiento extremos. Pero en el resto me reí un montón :D

      Eliminar
  6. JAJAJAJAJAJAJA que bueno... Tendria que haber estado ahi para verlo por mis propios ojos aunque supongo que también en parte habria sido una tortura.
    Te he votado ;) que me encanta leer tu blog, siempre hay algo me hace reir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te lo cuento yo y te ahorras merendar a base de tés... pero sí, es verdad que me reí mucho :D

      ¡Graaaaaciaaaas! :) ¡Y me alegro de que te guste el blog!

      Eliminar
  7. Madre mía, hace años había oído hablar de los productos de esta empresa y realmente no me esperaba nada bueno de esto pero en la vida hubiera imaginado un evento como el que cuentas, he flipado en colores! creo que habría pagado por poder mirar por un agujerito y veros las caras :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo luego vi el potencial del asunto y me estaba partiendo todo el rato, pero al principio me pasé como una hora con una cara de pánico horrorosa xD

      Eliminar
  8. Tuve un novio que estuvo un fin de semana en un hotel en la montaña, haciendo lo que le habían vendido como "curso de formación corporativa" para un rollo de estos.

    Volvió tan asustado que obligó a su madre a dejar de comprar a la de AVON.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Los de Avon también son una secta? Jo, yo creí que ésos eran normales... me meten a mí un fin de semana entero con estos tíos y llamo a la poli, de verdad.

      Eliminar
  9. Ostia que yuyu! pero la gente ésta eran españoles? yo no se que haría, si reír o llorar por no poder escapar xDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran españoles, y algún argentino, pero sí, en general eran españoles. Eso sí, la empresa es estadounidense.
      Yo si te digo la verdad al principio estaba un poco asustada, pero luego me daba tanto la risa que ya no me podía tomar nada en serio. Qué risa, en serio.

      Eliminar
  10. jajaja!! ¿Has pensado en hacer una peli con las cosas raras que te pasan? Me hubiera encantado estar ahí para verlo... pero sólo un rato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, me planteo a veces cómo tengo esta facilidad para meterme en embolados, pero bueno, por lo menos nos reímos un rato xD

      Eliminar
  11. MAdre mía, madre mía, madre mía, vaya tela con la secta!! Eso sí, menudo descojono con todo, ufff! yo no sé qué habría hecho, si intentar pirarme o también aguantar hasta el final, para ver en qué desvariaba todo ello.

    No llevarían túnicas también, ¿verdad? Porque estaba esperando leerlo en algún momento de tu genial post...

    Por cierto, ¿ya estáis recuperadas de todo ello? Sobre todo de la risa causada, jejeje...

    ¡¡Un besillo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira, aparecen los anfitriones con túnicas y te aseguro que salgo por la puerta aunque tenga que ir a gatas para que no me vean.
      No nos hemos recuperado aún, se lo vamos contando a todo el mundo y a mí todavía me da la risa cuando me acuerdo xD

      Eliminar
  12. Si se veía venir... si la gente sólo es tan amable cuando te quiere sacar la pasta. Supongo que alguien de poca personalidad, muy necesitado de dinero, cariño, autoestima caerá en las redes de esta secta.

    En fin, una experiencia laaaarga pero que cuando pase el tiempo le veréis la bis cómica y todo

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si la juerga asociada se la veo desde ya jajajaja pero sí, la verdad es que a ratos fue un poco tenso el asunto.

      Eliminar
  13. jajajjaa es increíble!! es rarísimo... si yo hubiera terminado metida en un lugar asi y con gente asi... pues hubiera estando anhelando con muchas ansias que el fin del mundo aniquile a aquellos que me confirmaron la existencia de seres verdaderamente extraños sobre la faz de la tierra :P
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que el bulo del fin del mundo no lo extendirieron los mayas, sino estos tíos... qué mal rollo xD

      Eliminar
  14. ¿Pero no fumasteis el producto?

    Lo que a mí no me termina de cuadrar o me parece más inverosímil es que hacéis vosotras dos intentando trabajar en una empresa que vende cremas. Esperaba mínimo la NASA o algo así... :O

    ¿Y si montamos una de éstas?

    ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque Lily y yo estamos con el proyecto... yo solo puedo trabajar a jornada parcial, o no entregaría el proyecto en la vida, y esto parecía fácil y entretenido. Pero no va a ser, ¿eh?

      Uy, yo lo de montar la empresa lo veo. Seríamos nosotras el equipo millonario. Yo quiero ser del equipo millonario.

      Eliminar
    2. Tú lo que quieres es firmar autógrafos, reconócelo. A mí no me importa, me quedo con la pasta y prometo no llorar por no obtener ese reconocimiento.

      Estamos en unos tiempos donde la gente necesita creer y sentirse bien, parte de algo. Es un campo sembrado para las sectas... A ver, ¿se te ocurre qué podemos poner como "el producto"?

      La zona de reunión y/o establecimiento... ¿crees que nos dejarán esos terrenos que tienen los de la familia política de Pascal, es decir, tu madre y compañía?

      Lo veo, lo veo...

      Eliminar
    3. Reunión en el campo de nogales, todos los miércoles a las 17.00.

      Vamos a triunfar. El producto, ya lo pensaremos.

      Eliminar