viernes, octubre 19, 2012

Festival de cine de San Sebastián: cómo funciona III - Ruedas de prensa

El Frenadol que estoy tomando para mantener a raya a mi principio de gripe me tiene adormilada e incapacitada para hacer cosas útiles, así que he pensado que es buen momento para escribir un post. En concreto para contaros cómo es una rueda de prensa, que es una de esas cosas súper guays a las que se puede asistir en el Festival de cine de San Sebastián. Funcionan de la siguiente manera:

Los periodistas y demás fauna de las comunicaciones llegan a la sala de ruedas de prensa y se van sentando donde les parezca. Se sabe cuándo es cada rueda porque lo pone aquí. Yo me imaginé que para gente muy famosa habría que ir dos horas antes o bien sentarse al quinto infierno, desde donde no se ve nada de nada.

Pues no.

No sé si es que hay menos periodistas de los que yo creía, si es que la gente pasa de todo o qué, pero, por ejemplo, a ver a Richard Gere y Susan Sarandon yo llegué a diez minutos del comienzo de la rueda y aún así me senté en cuarta fila (y porque como no me enteraba de nada no me atreví a ir más adelante, pero había sitio). ¿Para eso huí yo de la sala de cine en cuanto apareció el primer nombre de los créditos? ¿Para eso salté mi fila de butacas en un intento por adelantar a la panda de lentos que no me dejaban salir?

Alguna hubo un poco más tensa en cuanto a los sitios ocupados, pero en general, yo llegaba bastante pillada a todas y aún así casi nunca pasé de la quinta fila.

INCISO

1. Como siempre que pongo imágenes, poniendo el cursor encima de la misma podéis leer la información asociada.

2. Las fotos que he hecho yo tienen una llavecita abajo a la derecha, aunque también podéis distinguirlas por su enorme calidad. Si llego a estudiar fotografía algún día, no voy a aprobar ni el recreo.

FIN DEL INCISO

El comienzo está marcado por la llegada de una horda de fotógrafos que invade el espacio más cercano a la mesa donde van a sentarse los entrevistados. Los photocalls son inmediatamente antes de las ruedas, y solo los fotógrafos tienen derecho a asistir, así que cuando ellos llegan es porque ya ha terminado la sesión de fotos y los entrevistados están a punto de llegar.

Foxfire - rueda de prensa

Entran los actores, directores y en muchos casos los productores, que yo me pregunto a qué van, porque nadie les hace jamás ninguna pregunta. La gente aplaude. La gente grita más de la cuenta y se pone ligeramente histérica con determinados actores. Los recién llegados son acomodados cada uno en su sitio, cartelito con nombre incluído, y los fotógrafos empiezan a soltar flashes como si no hubiera un mañana, durante un minuto o así. Mucho margen no tienen, la verdad. Entonces el moderador anuncia el comienzo de las preguntas y pide que a partir de ese momento ya no se tomen más fotografías en la sala.

Moderador

Aproximádamente cuatro segundos después, todos los presentes pasan a ignorar completamente las órdenes del moderador, y ahí hace fotos hasta el apuntador. Eso sí, o estás muy cerca, o tu cámara es una maravilla tecnológica llegada del futuro, o las fotos que puedes tomar van a quedar un poco... um. Bueno. Un poco así. Por ejemplo:

Susan Sarandon - Rueda de prensa de El fraude (Arbitrage)

Empiezan las preguntas y se desarrolla la rueda de prensa como tal, con opción de que un traductor te lo vaya contando todo por unos auriculares si no entiendes el idioma. Algún lío habría con el tema, porque en la primera rueda que hubo, Susan Sarandon se puso a despotricar contra los traductores ("enhorabuena a los intérpretes por su extrema rapidez", creo que dijo).

Si quieres hacer una pregunta, le haces una seña al moderador y confías en que te haga caso. Si todo va bien, al cabo de un rato aparecerá una chica monísima con un micrófono y podrás decirle lo que quieras al actor o director que te parezca. Las posibilidades de conseguir hacer tu pregunta son inversamente proporcionales a la fama del interrogado, pero, por ejemplo, había por allí un tío muy majo que hizo preguntas en prácticamente todas las ruedas de prensa, así que en principio se puede decir que si quieres hacer una pregunta, la acabas haciendo.

Por mi parte, solo pregunté dos veces. La primera fue al director de El Hipnotista (Hypnotisen, Lasse Hallström, 2012), que es un tipo muy simpático al que conoceréis por haber dirigido Las normas de la casa de la sidra (The Cider House Rules, 1999) o Querido John (Dear John, 2010), entre otras, y al que le pregunté por encargo de una finlandesa encantadora que conocí por allí (podéis visitar su blog; aunque esté en sueco, tiene unas fotos estupendas. Y, sí, es finlandesa pero habla sueco. Larga historia). La otra pregunta se la hice a Tommy Lee Jones, que es el tío más seco que he conocido en la vida.

Lasse Hallström - Rueda de prensa de El hipnotista

Cuando el moderador da las gracias y dice que ya no habrá más preguntas, tú aplaudes. Porque eres un pringado. Y eres un pringado porque mientras tú aplaudes, hay veinte tíos que ya han colonizado la mesa en la que están sentados los famosos, y se los están comiendo a autógrafos y a fotos. Hasta un póster de Pulp Fiction le llevaron a Travolta para que lo firmara. Yo reconozco que a lo de las firmas no le veo mucho sentido, pero a lo de hacer fotos de cerca sí me apunto en cuanto puedo, y la verdad es que con toda esa gente dándose codazos no hay manera. Por eso, en ruedas de gente archifamosa, con reporteros dando empujones por todas partes, acabas haciendo bazofias de fotos tal que ésta de aquí:

Borrón que quiere parecerse a Ewan McGregor - Rueda de prensa de Lo imposible

Ésa es una de las razones por las cuales al final tienen más encanto las ruedas de prensa pequeñas, de gente que no es tan conocida, o a los que directamente les conoce su madre de milago. Con ruedas más tranquilas los actores firman lo que quieras, posan para las fotos y puedes felicitarles o decirles lo que te apetezca con bastante calma.

Así haces las fotos que quieras. En algunos casos posan pero te miran fatal. Véase:

Fabrice Luchini mirándome mal - Rueda de prensa de Dans la maison

Está claro que a éste muy bien no le caí. No lo entiendo, si soy encantadora.

En otros casos -la mayoría- la gente posa con toda la amabilidad del mundo:

Katie Coseny - Rueda de prensa de Foxfire

 Para que miren a tu cámara simplemente les llamas por su nombre,

¡pero!

¡¡importante!! 

Les llamas cuando estén entre autógrafo y autógrafo. Si les llamas mientras firman algo, te ignorarán absolutamente. Que fue lo que me pasó a mí con Pe:

Penélope Cruz compaginando las tareas de firmar autógrafos e ignorarme - Rueda de prensa de Venuto al mondo

Sea como fuere, algunas ruedas de prensa son un tostonazo, pero en general son una experiencia estupenda; tienes al director para resolverte las dudas que te hayan surgido acerca de su película y siempre está bien hacerles fotos a los actores y preguntarles lo que te parezca. Muy recomendable.

17 comentarios:

  1. Te iba a hacer yo un comentario chisposo sobre tu post con la habitual gracia que me caracteriza; pero inevitablemente, como hombre que oye la palabra 'finlandesa' y ve un link a su blog, he pinchado, y he visto una foto de esta chica tan maja en la plaza que hay al final de mi calle... y cualquier aportación que vaya más allá del clásico pero efectivo 'el mundo es un pañuelo', ya no tiene sentido...

    ResponderEliminar
  2. Sí, la gente pasa de todo. Y los periodistas más que nadie. Yo sigo siendo de los que se toma su trabajo en serio, pero ves cada cosa... Gente que va a las ruedas de prensa a preguntar estupideces, gente que se duerme en los pases de prensa, gente que llega tarde... A mí me da mucha pena. Si no les gusta lo que hacen y lo hacen por obligación, al menos que no molesten. Pero... Spain is different. Me apasiona lo que es, pero no me gusta cómo está montado. Los codazos, empujones y caraduras en los photocalls me sacan de quicio.

    Pero es toda una experiencia y, como dices, es un placer hablar de cine con gente más modesta, que está dispuesta a contarte cosas de verdad y no fingir para rellenar una pose de estrella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya te digo... aunque yo reconozco que encontré mayoría de gente estupenda, así que no me quejo. Vi muy pocos impresentables.

      Lo de rellenar, puf... casi todos los actores famosos iban cabreados, o aburridos, con unas ganas tremendas de largarse de allí. Una pena.

      Eliminar
  3. ¿Confirmas que Susan Sarandon es un animatrónico? porque está siempre igual.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La foto está hecha de lejos, pero la he visto de cerca y tengo que decir que llevaba como doce capas de pintura. En persona no da tanto el pego como en pantalla, pero sigue estando estupenda.

      Eliminar
  4. Nunca he estado en ruedas de prensa con actores. Con algún cantante y político sí. Allí en Uruguay, aunque como somos más tercermundistas no se te acercaban con micrófono alguno. Era a voces y todos tan contentos. Jajaja.

    Pe me cae fatal. Es que no me canso de repetirlo... Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡A mí los políticos me dan igual, pero ir a ruedas de prensa con cantantes tiene que molar mil! Y a voces es todo mucho más genuino, dónde va a parar :D

      Eliminar
  5. Qué gracia me ha hecho lo de "tío majo", jejeje (me ha hecho bastante ilusión la mención, bueno, lo de majo también). Bueno, al lío:

    Lo has explicado perfectamente. ¡Así es el asunto! Yo soy de los que va horas antes a pillar sitio cuando se trata de alguna rueda de prensa importante. Si no, me da igual llegar cuando falta poquito. Eso sí, mi obsesión por ver también los photocalls (los que me dejan) a veces me hacen sacar la lengua y echar carreras de un sitio a otro, en fin.

    Por cierto, que hay peña que ocupa sitio hasta para sus primos de Cuenca... He llegado a ver reservar sitios por una misma persona, para otras 7-8 más. Pero bueno, qué se le va a hacer, no problem pur muá.

    El moderador de la foto que has puesto, por cierto, a mí me cae bastante majete porque le veo siempre muy profesional, y además sabe que me gusta preguntar bastante (más información: se llama Jesús Torquemada y aparte de esto, también hace otras cosas periodísticas o de análisis bastante buenas para mi gusto). La otra moderadora no me cae tan bien, y es que suele ser dificilísimo que me pase el turno, no sé qué leches le habré hecho...

    Esto de las ruedas de prensa, como bien explicas, es algo genial porque son oportunidades únicas de preguntar cositas a los responsables de las pelis, y a veces se da el caso de que son gente a la que admiras, o incluso otras veces resulta que no son gente muy conocida y que con el paso de los años se convierten en estrellas... pues eso, que está muy bien.

    Un ejemplo: poder preguntar a Woody Allen algo como qué mueve mejor el mundo, si el dinero o el sexo, para mí es algo que tendré bien grabado en la memoria (también le pregunté, en otra ocasión, sobre su propio cine y esto también lo recuerdo con especial cariño).

    A las ruedas de prensa a las que van 4 gatos, está bien llevarse a veces sorpresas, como por ejemplo hace pocos años en la de "Louise-Michel" (recomendable), donde sus loquísimos directores me regalaron un jamón (dijeron que el jamón sería para aquel periodista -je, como si yo lo fuera- que hiciera la pregunta más inteligente -je, como si la mía lo hubiera sido), por poner un ejemplo divertido.

    Este año no pude estar en varias ruedas, o tuve que salir pitando de varias de ellas porque si recuerdas, algunas empezaron con (bastante) retraso. Por ejemplo a Pe no la vi (que la chica me da bastante igual, y su peli me pareció una birria, pero bueno), tampoco vi la de Ewan McGregor y "Lo imposible" por coincidir con otra peli de Sección Oficial, o tuve que salir sin ver nada de la de Bahman Ghobadi y esa diosa que es Monica Bellucci, así como la de "El artista y la modelo"... Daños colaterales que los de la organización deberían poder resolver (se lo hice saber a la máxima responsable de prensa y poco más que se río en mi cara).

    ¡¡Saludetes a tutiplén!!!

    PD: Vaya chapa de comentario, ¿no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PPD: Fabrice Lucchini estaba zumbado. Y a la hora de posar para fotos, siempre ponía caras raras o curiosas...

      Eliminar
    2. A la moderadora lo que le has hecho es vivir, porque esa mujer estaba enfadada con el mundo siempre... Lo de la gente que reserva en masa no lo sabía, nunca lo vi. Solo vi al fotógrafo indeseable aquel que me venía con exigencias absurdas.
      ¡Yo quiero un jamón! Qué guay. Y sí, Lucchini está como un cencerro, vaya rueda de prensa nos dio xD
      ¡Besooos!

      Eliminar
    3. Por cierto, que la rueda de prensa del jamón la tienen disponible en la web del Festival. Si buscas un poquillo por ruedas de prensa, o quizá por "Louise-Michel", la encontrarás. Ahí se ve cómo me lo gané, jeje. Resumiéndolo mucho: por pelota.

      ¡Besines!

      PD: Tengo aún pendiente enviarte una foto, del último día, o mejor dicho de la última noche!

      Eliminar
    4. Uy pues sí, la buscaré. Foto... es verdad. Que nos hicimos una foto en la fiesta. ¡Mándamela!

      Eliminar
    5. Es que no sé dónde enviártela! bueno, te envío un mensaje por facebook, ¿te parece?

      Eliminar
  6. Ah, adivina de quién era el póster de Pulp Fiction que andaba por ahí... XDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé ni cómo no me lo he imaginado yo sola xD

      Eliminar