martes, octubre 26, 2010

Evolución

A mí me da igual tener meñiques inútiles en los pies. No me molestan. Las muelas del juicio tampoco me han dado mucha guerra. Mi petición evolutiva es la siguiente:

Quiero que al ponerme cascos, de ésos que se encajan en el oído, mis orejas cambien su forma para adaptarse a ellos, evitando que se caigan aunque haga viento, o aunque lleve una molesta y enorme bufanda que intenta por todos los medios sacarlos de su sitio.

¿No me pasa sólo a mí, no? Los cascos son molestos e incómodos por naturaleza, ¿no?

Quiero mi propia DigiEvolución. Me voy a poner a recoger firmas o algo.

7 comentarios:

  1. Jajajajajaja no estás sola!!! A mi me pasa lo mismito. Y yo que pensaba que eran mis orejas, que son muy pequeñaso algo. Todos los cascos se me caen o me molestan. Y ni seme pasa por la cabeza comprarme unos cascos de esos supersonicos para una mierda de MP4 jajajajajaja

    Digievolución total!!!

    Besos ^^

    ResponderEliminar
  2. Sí!!! Estoy muy de acuerdo: bufandas y capuchas son el peor enemigo de los cascos de botón!! Y otra vez volvemos a lo mismo: puto frío!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bien, no estoy sola en el mundo! A mí los cascos ésos enormes me dan miedo, vas aislado por la calle... como voy poco empanada, ya sería lo que me faltaba.
    dEsoRdeN, aquí en Salamanca aun no ha llegado El Frío de la Muerte (aun estamos sobre cero), así que si estamos así ahora, dentro de un mes vamos a ir todos pajarito por la calle. Necesito una bufanda con soporte para cascos.

    ResponderEliminar
  4. —HMMM... MMM... Mira lo que tenemos aquí, John.
    —¿Qué es?
    —Es un petitorio.
    —¿De los comunes? ¿Extraoficial? ¿Sobrenatural? ¿Bélico?
    —HMMM... no sabría en dónde encuadrarlo...
    —Pero vamos, trae a ver qué dice.
    —Dice esto: «Estimados organizadores de la estructura de los organismos: Tengo el agrado de dirigirme a vosotros con la sana intención de que modifiquéis por completo la estructura del ADN que da forma a las orejas. Se da cuenta explícita de que, a lo largos de los siglos, aquellos animales que poseían características únicas eran los que sobrevivían a los medios en los que vivían (dichas características les permitían, de una forma azarosa, sobrevivir a su entorno, defenderse y poder reproducirse). Los nuevos individuos (nacidos de la reproducción) conservaban las características de los progenitores, y así, según los estudios del señor Charles Darwin, llegamos al origen de las especies, por medio de la teoría evolutiva. En la sociedad actual, es menester obtener determinadas características estructurales que permitan a los individuos usar cascos de una forma cómoda y sin que se caigan. Creo que mi solicitud será apoyada por otros individuos del sector que tengan a bien consultar, y que podría producir una alteración genética fortuita, destinada a mejorar la especie y permitir el desarrollo de una características tan fundamental. Mis más sinceros saludos: Key»:
    —¿Qué hacemos con esto?
    —Bah, mándalo a archivar, luego lo vemos, que ahora estamos encargándonos de generar anticuerpos y defensas para el invierno.

    Algunos apuntes:
    1-. ¿Cascos? Mujer, cuando has dicho "de esos que se enganchan en las orejas", pensé inmediatamente "¿se abrochan los cascos de motociclistas en las orejas?". Me ha llevado su buen tiempo saber que te referías a los auriculares para escuchar música...
    2-. Ahora hablando en serio (tengo la mala costumbre de hablar en serio de un momento a otro, y hasta ahora sólo había ocurrido en la entrada de principios de abril), no es necesario que te recuerde que está contraindicado clínicamente, ¿verdad? Recuerda que gran cantidad de desciveles sonando en la cavidad auditiva, a la larga, pueden tener efectos perjudiciales para la salud de los oídos. Y recuerda ser coherente. Y sí, vale, aquí me he puesto medio preocupón y como si fuera una madre regañando a su hijo, pero en realidad va (nunca me voy a perdonar usar el siguiente término) con onda. Es que también yo soy medio preocupón con todas las cosas que rodean la cuestión de la salud (no, en serio, de verdad soy preocupón), y por eso siempre ando revisando todos los medicamentos que consumimos, los efectos colaterales de los prospectos y todas las enfermedades habidas y por haber (creo que tengo una enciclopedia al respecto). Yo jamás los uso. Los usaba antes para estudiar y no perder la concentración, pero luego dejé de hacerlo (me terminaban zumbando los oídos y encontré lo de la contraindicación médica). Lo siento, pero supongo que viejos hábitos como los que llacen en el apergaminado corazón de un servidor no se van demasiado fácilmente.

    ResponderEliminar
  5. e—HMMM... MMM... Mira lo que tenemos aquí, John.
    —¿Qué es?
    —Es un petitorio.
    —¿De los comunes? ¿Extraoficial? ¿Sobrenatural? ¿Bélico?
    —HMMM... no sabría en dónde encuadrarlo...
    —Pero vamos, trae a ver qué dice.
    —Dice esto: «Estimados organizadores de la estructura de los organismos: Tengo el agrado de dirigirme a vosotros con la sana intención de que modifiquéis por completo la estructura del ADN que da forma a las orejas. Se da cuenta explícita de que, a lo largos de los siglos, aquellos animales que poseían características únicas eran los que sobrevivían a los medios en los que vivían (dichas características les permitían, de una forma azarosa, sobrevivir a su entorno, defenderse y poder reproducirse). Los nuevos individuos (nacidos de la reproducción) conservaban las características de los progenitores, y así, según los estudios del señor Charles Darwin, llegamos al origen de las especies, por medio de la teoría evolutiva. En la sociedad actual, es menester obtener determinadas características estructurales que permitan a los individuos usar cascos de una forma cómoda y sin que se caigan. Creo que mi solicitud será apoyada por otros individuos del sector que tengan a bien consultar, y que podría producir una alteración genética fortuita, destinada a mejorar la especie y permitir el desarrollo de una características tan fundamental. Mis más sinceros saludos: Key»:
    —¿Qué hacemos con esto?
    —Bah, mándalo a archivar, luego lo vemos, que ahora estamos encargándonos de generar anticuerpos y defensas para el invierno.

    Algunos apuntes:
    1-. ¿Cascos? Mujer, cuando has dicho "de esos que se enganchan en las orejas", pensé inmediatamente "¿se abrochan los cascos de motociclistas en las orejas?". Me ha llevado su buen tiempo saber que te referías a los auriculares para escuchar música...
    2-. Ahora hablando en serio (tengo la mala costumbre de hablar en serio de un momento a otro, y hasta ahora sólo había ocurrido en la entrada de principios de abril), no es necesario que te recuerde que está contraindicado clínicamente, ¿verdad? Recuerda que gran cantidad de desciveles sonando en la cavidad auditiva, a la larga, pueden tener efectos perjudiciales para la salud de los oídos. Y recuerda ser coherente. Y sí, vale, aquí me he puesto medio preocupón y como si fuera una madre regañando a su hijo, pero en realidad va (nunca me voy a perdonar usar el siguiente término) con onda. Es que también yo soy medio preocupón con todas las cosas que rodean la cuestión de la salud (no, en serio, de verdad soy preocupón), y por eso siempre ando revisando todos los medicamentos que consumimos, los efectos colaterales de los prospectos y todas las enfermedades habidas y por haber (creo que tengo una enciclopedia al respecto). Yo jamás los uso. Los usaba antes para estudiar y no perder la concentración, pero luego dejé de hacerlo (me terminaban zumbando los oídos y encontré lo de la contraindicación médica). Lo siento, pero supongo que viejos hábitos como los que llacen en el apergaminado corazón de un servidor no se van demasiado fácilmente.

    ResponderEliminar
  6. Y el signo más patente de mi creciente chaladura: hoy era el censo nacional. Me quedé con las ganas de decirle al censista lo mismo que le dije al de la tarjeta de crédito, aunque me he inventado nuevas. Por ejemplo: ¿Crédito? Es que me he unido a los hermanos de la Iluminación de la Luz Luminosa e Iluminada, y ahí necesitamos soltar todo lo material para liberarnos de las ataduras y encontrar la elevación. O mejor aún (especialmente preparado para el censo): ¿De qué material está hecha esta casa? De magia, ¿no lo ve? Y mire, aquí hay tanta energía cósmica acumulada que no hay lugares, sino que la constante espacio-tiempo se altera frecuentamente, por lo que nunca tiene las mismas dimensiones y nunca están en el mismo lugar... ¿Personas? ¿Yo cuento como una? Entonces... mire, lo cierto es que debido a la fluctuación cuántica de energía luminosa que recorre estas paredes...
    Dentro de diez años, y aún corriendo el riesgo de que llamen una asistente social, un psiquiatra y un policía (bueno, que llamen a los dos primeros, quizás consiga contagiarlos con la magia antigua de Gargaedrar), estoy dispuesto a salir y decir eso mismo que he escrito más arriba.

    ¡Elen síla lumenn' omentielvo!

    ResponderEliminar
  7. Nicolás, te iba a pedir que le hicieras la petición a Dios, tú que eres creyente, pero si tenemos una Organización de la Estructura de los Organismos, me imprimo la carta ésa que has escrito en mi nombre y ya se la envío yo, gracias por ahorrarme el trabajo :D
    Aquí nadie dice auriculares... la palabra está bien y a veces alguien la utiliza, pero en general todo el mundo dice cascos. Y lo de que es malo para los oídos, ya, es verdad, pero es que ir por la calle sin más, haciendo el mismo recorrido cada día cuatro veces, es un rollo. Intento llevarlo bajito para no quedarme sorda a los 30.
    Por último, tengo que empezar a hacer eso que haces tú cuando me llamen los de Vodafone y demás, suena divertido :D

    ResponderEliminar