jueves, agosto 19, 2010

Espadas, al amanecer, junto al aparcamiento

Mi madre hoy se ha encontrado con esto en el coche:


"Cuando aparques, respeta el
espacio de seguridad y no choques
contra el paragolpes del coche de delante.
Te libras porque he revisado el coche y
no tengo nada, pero la próxima vez,
llamaré a la policía.
P.D: Tengo fotos, si veo algo, te denunciaré."



Mi madre dice que si tuviera el teléfono de la afectada (tiene que ser una chica, con esa letra y escribiendo en violeta) podría llamarla para decirle que no sabe ni de qué le está hablando, y está indignadísima porque dice que ella aparcó en condiciones y sin arrearle a nadie, pero la chica de la nota no parece estar de acuerdo... además parece que se ha ido cabreando más según iba escribiendo, porque lo que empieza como un consejo de la DGT acaba siendo una amenaza a lo "te voy a romper las piernas".

Espero que no aparezca un sicario en la puerta de mi casa diciendo que tiene fotos de una rozadura y que viene a matarnos a todos.

Cuánta agresividad.

10 comentarios:

  1. Si no tiene nada, ¿por qué piensa que han tocado su parachoques?

    Es una prueba de inteligencia claramente. :-)

    ResponderEliminar
  2. Aunque la mala hostia parece de tío, yo concretaría más, y diría que es chica joven (¿quién escribe en lila?), malcriada ("te libras porqué..."), y probablemente, de esas malfolladas (también existe la modalidad masculina de esta especie) que hacen pagar sus frustracions a los demás

    ResponderEliminar
  3. ¡La reto a un duelo? ¿Acepta usted o es una cobarde?

    Ya, lo cierto es que el evento tiene cierto tinte escalofriante, pero no puedes negar que contextualizado resulta interesante como pieza humorística.

    Me ha gustado la postdata, porque hombre, eso sí que es ser previsor, tomar fotografías para poder usarlas en un juicio.

    ¿Doy mi opinión social acerca de este particular? Vale, si total sigo enfermo...
    Lo que pienso es que todo el globo, a causa de la aldea global que pronosticaba Albin Tofler, está al borde de una inmensa crisis social producto del descontrol de las vidas y de un creciente rencor en medio de la humanidad. ¿Causas de este rencor? Lo cierto es que no podría determinarlas, pero estarían comprendidas en los parámetros de calidad de vida. Resulta evidente que la violencia crece más en los colegios, en los ámbitos laborales y en el resto del mundo. El ambiente hostil y competitivo al que son sometidos muchos trabajadores, la contaminación sonora, la polución, el agujero de la capa de ozono, la incertidumbre general sobre el futuro de la humanidad, el agotamiento de los recursos, la inflación, la crisis económica, las guerras y el ambiente del mundo en general son factores que repercuten grandemente en la vida de las personas. Lo que ocurre en un extremo del mundo tiene repercusión en el otro, por esto mismo de la idea global, con lo que vivimos condicionados por un mundo que nos impulsa, por la simple necesidad de sobrevivir, a ser y actuar de las maneras requeridas para no caernos y ser aplastados por lo ante mencionado.
    Creo que la gente está sufriendo esta presión en todas partes del globo, una especie de tensión implícita en el ambiente, repercute de forma notoria en la gente y esto genera una situación crítica que podría estallar en cualquier momento, generando, como dije antes, una crisis social, y quizás la más grande de toda la historia de la humanidad.
    Sumado al hecho de que cada vez la gente se empesina en hacer cosas extraordinariamente estúpidas, no es de sorprender que haya personas que se ponen a escribir notas amenazantes, quizás cumpliendo sus deseos más profundos de atemorizar a sus "enemigos" como si fuesen Edmundo Dantés, llenas de violencia y que se quejan de cosas por demás estúpidas y sin razón. El hombre, progresivamente, dejará de actuar bajo las reglas del sentido común, y al final el mundo terminará siendo un caos que lo de la nota en el auto de tu madre será un grano de arroz en un arrozal.

    Aquí ocurre algo parecido, pero más o menos a la inversa. Vivimos cerca del hospital, y el hospital, allá por el dos mil siete, entró en obras y refacciones, y la construcción ha durado hasta hace más o menos dos semanas. Cuando comenzaron las edificaciones, tuvieron que cerrar la playa de estacionamiento que había para los médicos, con lo que algunos comenzaron a estacionarse en la puerta de mi casa. Era un engorro, porque cada vez que llegaba un taxi, o sacábamos el auto, o bien yo tenía que hacer un rodeo espectacular para no llevarme el auto de los médicos puesto, o bien mi madre debía hacer una maniobra digna de carrera de coches para no golpear el auto de los médicos. ¿Conclusión? Hicimos poner una señalización de estacionamiento reservado para discapacitados. ¿Exagerado? Era lo único que podíamos hacer. Y aún hoy, tres años después de que esté ahí el dichoso cartelito, siguen estacionándose los médicos durante horas, y yo tengo que dar rodeos extraordinarios cuando salgo, tomo un taxi o me vienen a buscar (los extraterrestres no se han olvidado de mí).
    El problema es que son médicos... ¡son doctores que trabajan en el hospital público y aún así siguen empesinados en hacer semejante estupidez! Y lo peor es que cuando los vemos y les decimos que aquí no se puede estacionar, nos miran con cara de locos y se nos carcajean... En suma, si los médicos son capaces de hacer esta falacia, ¿qué no será capaz de hacer una chiflada que escribe notas amenazantes con bolígrafo violeta?

    Que mal que está el mundo...

    ResponderEliminar
  4. Cuánta agresividad y cuánta estupidez. La gente está fatal, indudablemente...

    Dado que hay un desequilibrio mental importante, y por tomarme un poco a guasa la absurda amenaza, ¿significará algo el cambio de color en el texto...? ¿Es el paso de verde a lila indicativo de algo...?

    ResponderEliminar
  5. X, cierto, la mujer es un poco tonta... oooo ¡¡tiene superpoderes!! :D
    dEsoRdeN yo creo que un tío habría sido más bruto, ¿no? Ésta es como muy sutil a su manera. Con el resto de características está claro que tienes razón.
    Nicolás, dices que sigues enfermo, así que mejórate :) Y a los médicos pínchales las ruedas, ya verás qué rápido se les pasa la bobada.
    Juan, puede que haya un mensaje satánico incrustado en la simbología de colores. O a lo mejor el boli verde estaba un poco gastado... pero lo del mensaje satánico es más divertido.

    p.d. He publicado la nota pensando que era indignante, pero a esa conclusión llegué sólo después de estar media hora por los suelos de la risa y haciendo chistes sin parar. La tía es tonta, pero qué buen rato he pasado a su costa xD

    ResponderEliminar
  6. Desde el martes llevo enfermo, en efecto, con lo que llevo dos gripes este invierno (quizás me deje una en el tintero), y todavía me falta la gripe de primavera y la de verano (aunque ese es sólo un resfrío permanente). Gracias, por ahora ya no tengo fiebre y aunque sigo teniendo un dolor agudo de garganta está disminuyendo con el correr de las horas.

    Nah, sería gastar tachuelas innecesariamente. Además ya hay suficientes volúmenes en este mundo (ahí está la nota amenazante que le dejaron a tu madre por haber estacionado bien) como para que vaya yo y me meta en el juego de ellos. Si no han entendido por las buenas, mucho menos entenderán por las malas.

    Y yo tengo una explicación más friki y extraña del cambio de color. Atención que esto puede ser la piedra cumbre de mi locura: El bolígrafo tenía parte del ADN del Increíble Hulk y una especie de conexión emocional con su portadora. Cuando la dueña está tranqulita el bolígrafo es azul o negro, normalito, pero cuando la dueño se encoleriza... ¡la lapicera refleja el verde de furia! Mi teoría es que si el ser humano enojado se transforma en Hulk verde, el Hulk verde enojado se transforma en Hulk violeta con más mala leche de todos los tiempos. El nivel de indignación de la portadora ascendió tanto que al final el color mutó al violeta. Me gusta la teoría del mensaje satánico oculto en el cambio de color.

    Por cierto, por si te interesa, pásate por La Sociedad del Misterio y ve preparando las neuronas para el lunes veintidós. Cuando tú dejaste tu primer comentario en el post de la Sociedad que hablaba sobre la prueba irrecuperable estábamos viviendo un momento de apatía general producido por escasés de trabajo. Con un breve estallido en febrero, la Sociedad apagó su marcha hasta estas fechas. Pero hace poco se abrió una página dedicada a la Sociedad en Facebook, y este lunes se abre un caso nuevo y original dirigido por Jack. Cada caso es una nueva joya de la literatura policial, y no tiene desperdicio. El regreso de la Sociedad a la actividad promete verdaderamente, porque se han dejado caer nuevos enigmas por allí que amplían nuestras fronteras y hacen más sustanciosos los misterios que rondan a los colaboradores y a nuestra némecis... De hecho, hoy mismo (es decir, en vuestra tierra, ayer viernes), se ha publicado una entrada anunciando el caso del lunes. Tienes buen pensamiento para los enigmas de matemáticas, y si te gusta pensar un rato... En fin. Será como en los buenos viejos tiempos. ¡Un caso llegó a tener cuatroscientos comentarios!

    P.S. Sobre tu postdata... Es que tenemos que pensar siempre que gente con mala onda hay en todas partes, pero que a veces son motivo de risas por montones, ahí está el ejemplo del tipo ese del banco que quería vendernos tarjetas de crédito y a quien endilgué el manifiesto comunista durante veinte minutos XDDD

    ResponderEliminar
  7. Que no, Nicolás, que lo de que con violencia no se llega a ningún sitio es una tontería que nos vendieron cuando éramos pequeños, pero es mentira... a más de uno le daba yo por los morros... pero no lo hago porque soy muy civilizada :D
    ¡Que le den a mi teoría de Satán, lo de Hulk es mucho mejor! Y más probable, de hecho.
    Me apunto lo de La Sociedad del Misterio, pero me voy de viaje mañana y no estaré muy disponible hasta dentro de tres semanas. A ver si ubico algún ciber cerca de la residencia que me permita actualizar de vez en cuando. Pero cuando vuelva, me paso por la Sociedad.
    Feliz recuperación :)

    ResponderEliminar
  8. Razón llevas, ganas de ponerles tachas no me faltan, pero la verdad es que después de pasar tres meses (y esto no es broma) estudiando las formas de destruir el IPEF (Instituto de Profesorado de Educación Física), tratando de hacer que las autoridades cerraran mi antiguo colegio (organicé un plan que incluía inculpar a las Monjas de tráfico de drogas), de convertir a dos Testigos de Jehová en ateos redomados, de poner una serpiente de cascabel en cierto bolso de cierta persona que cierta mañana no tuvo nada mejor que hacer que tirarse como un gorila (insulto a los gorilas) sobre un servidor, y de hacer un montón de cosas que no se pueden reproducir, he descubierto, no tanto por máximas o preceptos, que hay una razón lógica para no gastarse con personas que no valen la pena. Es el desgaste de energía. Yo estuve meses planificando todo lo que dije antes (y cuando digo planificando lo digo en serio, tanto que ahí todavía tengo todas las ideas desarrolladas y los detalles más minuciosos pulidos), pero luego te das cuenta de que es al vicio. Al final el que pierde tiempo pensando eres tú. El que gasta energías eres tú. El que se consume en ira y venganza eres tú. Y el que sigue bailando alegre y contento de la vida sin preocuparse un ápice por ti es aquel a quien tú quieres destruir.
    Si a estos médicos, que deben haber comprado el título o bien pagando con dinero o bien pagando de otras formas mucho más reprobables y faltas de moral, no les enseñaron sus padres que hay cosas que no se deben hacer, y sus conciencias no los acusan, entonces no seré yo el que tome medidas para educar a estos neófitos. Y al fin y al cabo, el ser humano es capaz de tropezarse mil veces con la mismma piedra, así que es probable que si yo les pongo tachuelas, ellos reparen las cubiertas y vuelvan sólo para probar su estúpido ego masculino y digan "a ver, que lo vuelvan a intentar". Así entraría en un círculo con finitos elementos pero infinitas vueltas, o en un laberinto fractal, si se quiere.
    Además, por gente que se pone a la altura del betún, no me gusta ya desperdiciar ni medio minuto de mi vida, prefiriendo usar todo ese tiempo y esa energía en cosas más útiles y que den mayor satisfacción. De hecho, cuando el año pasado la "queridísima" profesora de Ecología Práctica dijo que ella no me tomaría el examen porque no tenía idea de cómo tomarme el examen, escribí un cuento policial en donde un áspid egipcio mordía a una maestro de Zoología de la universidad de Oxford (y luego, durante la investigación, salía a relucir que la dichosa maestra era la más famosa entre el alumnado masculino y entre el resto de docentes). ¿Conclusión? Terminé satisfecho de mi creatividad, ingresé en el género policial y tengo un cuento que me llena de orgullo.

    ¡Disfruta de tus vacaciones (si son vacaciones) y descansa favorablemente!

    Muchas gracias por lo de la recuperación.

    P.S. Con todo lo del principio, alguien una vez dijo de mí que ya era un criminal de temer, por eso dedico mi cerebro a tramar y maquinar cosas más productivas.

    ResponderEliminar
  9. eP.P.S. Lo escribí mal. Cuando dije: "... de poner una serpiente de cascabel en cierto bolso..." Debía haber puesto: "... de planificar cómo poner una serpiente de cascabel en cierto bolso..." Que conste que lo único que hice de la enumeración fue convertir a los dos Testigos al ateísmo.

    ResponderEliminar
  10. Oh Dios, menos mal, no digas que vas poniendo serpientes por ahí en los bolsos de la gente... menos mal que has concretado...
    Podrías dominar el mundo con esa mente retorcida (si eso pasa, recuerda que yo te caigo bien :D)

    ResponderEliminar