jueves, junio 26, 2014

El club secreto de las medias blancas

¿Y no actúas con esa clase de ballet a la que vas? Yo quiero ir al teatro,
y sentarme con los padres, y decirles "¡mira! ¡La mía es la que va de árbol!"

Sledge


Muchas risas con eso de que hago ballet. Mucho dije que no iba a actuar, que ya era un poco mayor para esas cosas, y que estaba muy liada y no iba a poder.

Mentira todo.

Me insistieron un par de veces y caí como una bendita. Que luego la gente hace cosas, se lo pasa bien, y yo me arrepiento de no haber participado. Así que dije que sí. Aproximadamente siete segundos después ya había un grupo de whatsapp montado y mi móvil estaba lleno hasta las trancas de fotos de diademas con flores y tutús y vídeos de maromos rusos saltando miles de metros y cogiendo en brazos a esbeltísimas doncellas con zapatillas de punta.

Así acabé en Decathlon comprándome uno de esos mallots que llevan las niñas que hacen gimnasia rítmica, pidiendo un tutú súper pomposo por internet, comprando todas las horquillas existentes en Claire's y buscando medias en Calzedonia.

Yo - ¿Tenéis medias blancas?
Dependienta - Pues -me mira con cero convicción en su expresión- ... cosas de novia. - Oye, ¿por qué esa cara? A LO MEJOR ME CASO MAÑANA, ZORRA.
Yo - ¿De novia? Bueno. Tú enséñamelo.

La dependienta saca un par de packs más o menos blancos que brillan un poco.

Dependienta - Ésta es menos blanca, pero te va a quedar más bonita.

Traduzco las palabras de la joven en mi mente: Las medias blancas son una aberración estética y sólo te las estoy ofreciendo porque si no, me despiden. Lucharé hasta mi último suspiro para que no te pongas esa mierda.

Yo - No, si no tienen que quedar bonitas, tienen que quedar de bailarina. Son para una actuación.

La chica levanta las cejas al escuchar la palabra "bailarina" y su mirada se pierde por un momento en el infinito. Veo en sus pupilas la silueta de una niña girando como una peonza, que tuvo que renunciar a su sueño de bailar El lago de los cisnes en un teatro de París porque su severo padre la obligó a abandonar los escenarios y estudiar una carrera. O igual sólo ha visto el anuncio de la crema reductora ésa y se ha emocionado, que últimamente por lo visto pasa mucho. No sé, da igual.

Dependienta - Espera aquí.

Y desaparece en el almacén, todavía con la mirada perdida. Pasan quince segundos.

Dependienta - Mira, te he traído éstas, que son súper tupidas, son totalmente blancas y te van a quedar preciosas.

¿Entonces no sólo sí tenían medias blancas sino que ahora resulta que me van a quedar preciosas? ¿Por qué no me las ha dado desde el principio? ¿Qué parte de "medias blancas" es la que no se entiende bien? Las dependientas me desconciertan enormemente.

Yo - Vale, pues sí, justo ésas quiero. ¿Ésa es mi... ?
Dependienta - Esta es tu talla, sí, te doy una mediana, que te va a quedar perfecta.

Aparentemente hay un club secreto conformado por bailarinas y sus correspondientes aprendices, cuyos miembros tienen acceso a material oculto en mercerías. Por si algún día necesitáis unos leotardos rosas o algo así y los dependientes insisten en que eso no existe. Decidles que son para una actuación de ballet y probablemente saquen del almacén una oveja y tres hilanderas y os los fabriquen allí sobre la marcha.

El caso es que el viernes a las cinco y media de la tarde aparezco en el palacio de congresos de mi ciudad, con una mochila, un bolso y un tutú enorme en brazos, y cruzo las puertas corriendo tras tener a la chica de seguridad sujetando mis cosas durante dos minutos mientras yo rebusco entre mis cosas una cartulina en la que mi academia de baile ha imprimido muy ceremoniosamente PASE DE ARTISTA.

Me cruzo con mis compañeras, que huyen en busca de un sitio en el que ensayar mientras yo deambulo hasta encontrar nuestro camerino. Me pongo las zapatillas y el tutú en desastrosa combinación con la ropa de deporte que llevo debajo y salgo corriendo para llegar al ensayo general. Llego a la sala principal y visualizo a lo lejos a mi profesora, Valentina.

Valentina parece una bailarina incluso antes de abrir la boca. Tiene el cuerpo, la postura, y la mirada de desprecio inmensurable hacia el resto de inferiores mortales que se requiere para ser una bailarina de verdad. Pero es maja, eso sí. Me doy cuenta por un momento de que, en los diez meses que viene durando nuestra relación, a esta chica le he escuchado decir más palabras en francés que en español. Literalmente. Pienso en Valentina en una clase aleatoria de meses pasados.

Valentina - Jeté, doble, piqué por petit développé con plié, rond de jamb al aire, en dehors, en dehors, continúo el rond de jamb, attitude, brazo en arabesque. Allongé. ¡¡ESAS QUINTAS!!

Esta gente habla así. Al principio no entiendes nada, pero al final te acostumbras.

El caso es que, una vez aparece el resto de miembros del grupo y nos libramos de las señoras que bailan sevillanas y no se bajan ni a tiros del escenario, conseguimos hacer un ensayo deprisa y corriendo, en el que compruebo que ubicarse en una tarima gigante tan fácil igual no es. Y mira que te ponen marcas en el suelo y toda la historia, pero ni por ésas.

Acabamos el ensayo y vamos a los camerinos a prepararnos para la actuación. Miro a mis compañeras y veo a Ganímedes, que tiene un neceser en la mano lleno de frascos.

Yo - Ganímedes, ayuda. No sé maquillarme, ni hacerme peinados de ningún tipo. Tengo aquí un súper kit de maquillaje -precintado- que me regalaron hace tiempo. Me tienes que ir diciendo lo que tengo que hacer.


INCISO

A veces hasta he intentado prestarle atención, pero el mundo del maquillaje me resulta una extraordinaria pérdida de tiempo. No quiero utilizar diez minutos de mi día, ni mi dinero, en estar más guapa. No quiero depender de un potingue que me quite las ojeras. Si un día decido hacerme fan de estas cosas, me arrojaré felizmente a los brazos de la sombra de ojos, pero de momento, no tengo ganas.

FIN DEL INCISO


Ganímedes - ¿Pero no te has pintado nunca?
Yo - Ummm... una vez, para un disfraz... pero sólo fueron los ojos, y me los maquillaron, no lo hice yo. Y otra vez, en una fiesta en un centro comercial, larga historia... pero me fueron diciendo lo que tenía que hacer y no me acuerdo de nada.
Ganímedes - Bueno. Pues yo te digo.
Yo - Vale, lo primero es una cosa llamada base de maquillaje, ¿verdad?
Ganímedes - Sí - Me mira con asombro. Pero si le acabo de explicar la coyuntura.
Yo - No me mires así. Que no me he maquillado nunca, te digo.
Ganímedes - Vale. Es verdad.

Me pongo a sacar botes precintados de la mochila. Hasta un kit de brochas tengo.

Yo - ¿Es esto? - le enseño un frasco marrón.
Ganímedes - Eso es.
Yo - Vale, ¿y esto cómo me lo doy? ¿era darse varios puntos y extender como una crema hidratante, puede ser?
Ganímedes - Sí. - Sigue teniendo cara de confusión.
Yo - Vale - Me extiendo esa historia -. ¿Y ahora va eso de quitar las ojeras? Creo que de eso no tengo.
Ganímedes - Coge el mío - me extiende otro cilindro marrón. Lo abro -.
Yo - ¿Y qué hago con esto? ¿Cuánto me doy?

Ganímedes no contesta por un momento y me mira fijamente.

Yo - Ganímedes, que no me sé maquillar. No es una manera de hablar. Que me da la sensación de que no me crees.
Ganímedes - Sí, sí, tienes razón, si me lo has dicho. Es que no estoy acostumbrada. Date el antiojeras a puntitos y extiendelo.

Y hasta aquí retengo la información relacionada con el maquillaje. El resto no tengo claro cómo pasó. Me senté, cerré los ojos, y cuando volví a abrirlos y me miré en el espejo, parecía un travesti (por lo visto cuando actúas tienes que pintarte como una puerta, porque desde las butacas si no ni te ven la cara). Lo único que hice yo, previa explicación del resto de las chicas, fue pintarme la raya del ojo, porque a Ganímedes le dio miedo mutilarme con el lápiz. Y darme pintalabios rojo chillón, además de un colorete que me proporcionó exactamente ningún resultado. Ahí ya pasé a manos de Linda para la parte de peluquería.

Linda me pide que me haga una coleta alta y apretada, la enrosca y empieza a incrustar horquillas. Horquillas de ésas largas, que te arrancan medio cuero cabelludo cuando te las quitas. Y echa laca. Echa muchísima laca. Laca barata, con un olor fortísimo. Para cuando termina con ello, la concentración del spray en la habitación es tan alta que puedo percibir a Hitler desde el más allá dándonos su aprobación.

El resto de la tarde la pasamos viendo las coreografías de los demás desde los laterales del auditorio y ensayando a ratos. Hubo un rato en el que yo me escapé para practicar, y acabé llegando a un pasillo con cristaleras que daban a la calle, donde estaban esperando para entrar Cleo, Iris, Garfield y Manzo. Después de muchas señas me vieron y se pusieron a hacer fotos a lo loco a través del cristal. Como en un zoo, igual. Y de estas cuatro presencias aprendemos una valiosa lección: no os hagáis amigos nunca de gente con ganas de ver si sus dotes artísticas les llevan a alguna parte, que luego os toca ir a verles actuar. Es más, que luego os toca tragaros dos horas de gente que os da igual, bailando, para verles a ellos dos minutos. Vaya ganas.

Y bueno, actuamos. Y no fue nada del otro mundo, pero teniendo en cuenta el desastre que esperaba, tampoco me puedo quejar. Algunas partes hasta quedaron coordinadas.

Está bien, actuar. Justo antes de salir al escenario te planteas qué haces tú ahí, si tú eres de ciencias y no sabes bailar, pero luego te quedas con la sensación como de haber hecho algo distinto en la vida. Está bien, os lo recomiendo.

De ahí hasta el final de la noche, más espectáculos. Recostada en un asiento de la primera fila, con las zapatillas de la mano y el tutú en el regazo, calculo a qué porcentaje de las dieciocho bailarinas que hay en escena se habrá cepillado ya el único chico de la clase, de eso que supongo será funky. Pero no sé, todo lo que es como moderno y no identifico para mí es funky, así que a saber. El chico ni sigue bien los pasos, ensimismado como está con las camisetas ajustadas que giran a su alrededor. Seguro que ése se metió ahí por su amor a la danza.

Cuando por fin conseguimos salir de ahí, me voy a cenar con Manzo y con Iris, que mira emocionada mis párpados bicolores.

Iris - ¡Te voy a regalar un curso de maquillaje!


INCISO

Iris me da la turra enormemente para que me maquille. Yo, según el día, me ofendo porque creo que me está diciendo que soy un callo malayo sin maquillaje y porque no me gusta que me digan lo que tengo que hacer, o bien asiento vagamente mientras ella sigue hablando de rímeles y yo pienso en otras cosas. La quiero mucho, pero con el maquillaje es una brasas de mucho cuidado.

FIN DEL INCISO


Yo - Vale... tú regálamelo...
Iris - Ya, me ha dicho Manzo que me lo ibas a tirar a la cara.

Manzo se pone a gritar desde el cajero, unos metros más allá.

Manzo - ¡No, tirartelo a la cara no! ¡Te he dicho que te iba a decir que te lo metieras por el culo!

Sutil.

Iris - Jijijiji bueno, pues eso.

Por lo demás, sabed que sólo he conseguido quitarme la raya del ojo derecho; la del izquierdo se ha quedado ahí tres días. Podría haber hecho mi propia versión de La naranja mecánica. Porque cuando te echas potingues en la cara, no sólo tienes que emplear tu tiempo en aplicártelos, sino que por la noche tienes que quitarte toda esa mierda. Y será la falta de costumbre, pero yo tardé un montón. Y pensar que la gente hace eso a diario, no fastidies.

A lo mejor algún día me aficiono al maquillaje. Si me hago rica y famosa, y son otros lo que me maquillan mientras yo veo la tele. Ya lo pensaré.

17 comentarios:

  1. Pues qué bien, ¿no?. Al final te lo pasaste bien y triunfásteis con la danza. ¡Enhorabuena!

    Lo del maquillaje sí que debe ser un vara. Yo tengo sensibilidad al sol así que se supone que tengo que echarme protector solar (como el que te pones en la playa), y es un coñazo. Prefiero huir del sol como si fuera un vampiro antes que tener que echarme el potingue por la jeta. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Triunfar es una palabra un poco grande, pero gracias :D

      Y date la crema ésa. Que si es por salud se hace el esfuerzo. Mira que es un rollo, pero eso ya no es para ir ideal, es para que tu cara esté sana como una manzana :D

      Eliminar
  2. ¡Hay que ver lo que te quejas! Que no dices nada de la sensación que da subirse a un escenario, y de los aplausos... porque os aplaudieron, ¿no? Aunque fuera por cortesía ;P.

    Ya me hubiera gustado ir, ¡malditos viernes! :(. Aunque hubiera sido sólo por el recochineo posterior xDD (sieeeeempre lo hay).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí hombre, aplaudir aplaudieron. A ver qué iban a hacer los pobres xD Y no se rieron de mí después ni nada. Más majos.

      Eliminar
  3. En el mercadona vendes toallitas desmaquillantes, magia, mucho mejor que el agua donde va a parar xd. No, ahor en serio, tú haz lo que te haga feliz y si maquillarte no te presta pues no te maquilles. Estoy deseando que.me pase este maldito esguince para poder bailar otra vez. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, creo que de momento lo del maquillaje va a quedar ahí en un rincón. Algunos botes aún están precintados.

      Ánimo con tu esguince : )

      Eliminar
  4. Yo me maquillo a diario porque si no me veo muy rara pero es cierto que es un coñazo tanto ponérselo como quitárselo. Sobre todo quitárselo. Ponérselo mola más.
    Seguro que la actuación quedó estupenda!!! Yo aún me acuerdo de cuando bailaba y esos nervios previos a salir son una gozada, aunque parezca un masoquismo. Besotes!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, si te gusta, mola. Hay gente que se lo pasa guay con todo ese tema, así que bien por ellos : )

      La actuación podía haber quedado peor, así que no me quejo :D

      Eliminar
  5. Hola Key
    En mi infinita ignorancia pensaba que en los cuerpos de baile -si se dice así- compraban la ropa en el mismo establecimiento para así poder hacer El Lago de los Cisnes y que no pareciese El Palomar de la Era. Eso o la dependienta al escuchar "bailarina" introdujo tus datos en el ordenador central de Ballectra y te facilitó el uniforme.
    Por otra parte esta cien-tíficamente demostrado que cuando tienes un pensamiento funky la raya del ojo izquierdo tarda tres días en evaporarse.
    Divertido relato. Un saludo. Manu3l.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va, como esto era de andar por casa, teníamos que comprarlo todo nosotras. No veas qué Cristo para ponernos de acuerdo. Pero bueno, al final nos apañamos.

      No me vuelvo a pintar la raya del ojo en la vida.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Me regalaron un curso de maquillaje en el famoso Kiko (como odio esta tienda) y no lo he usado. ¡Cómo te entiendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja si algún día hacemos un curso de ésos, deberíamos ir juntas. Así por lo menos nos echamos unas risas.

      Eliminar
  7. Ay, lo que me he reído! jajaja.
    Yo hice gimnasia rítmica cuando era pequeña. Duré un año, hasta que mi madre asumió que yo era arrítmica y me apuntó a kárate. Así que decididamente no me apuntaré a ballet pasados los 30 y perdida mi poca elasticidad.
    Lo de maquillarse va en gustos, yo me pinto muy poco y sólo cuando me da la gana, la mayor parte de los días voy a cara lavada y tan feliz. Y cuando me pinto me doy lo justo y sólo me emociono a veces con los ojos, la base y los correctores me dan asquete, así que si no te mola, sigue pasando, no eres ningún callo.
    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias maja! <3

      Igual luego te gustaba el ballet, a saber. Te imagino súper mona con tu mallot de gimnasia rítmica pegándote con todo el mundo todo el día xD

      Eliminar
  8. jaja! Grande, as usual. Personalmente, prefiero a las chicas sin maquillaje (o como mucho algo sutil, que casi ni se note). Flipo ante el extraño proceso mental de algunas mentes femeninas que creen verse bonitas con 78 kilos de pinturas varias encima...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PD: (lo de Hitler me ha matado... XD)

      Eliminar
    2. Ya, estamos casi todos de acuerdo en que ir bajo una capa de pintura es un poco asqueroso. Pero bueno, si a ellas les gusta, pues nada.

      p.d. Es que tú no oliste aquello. Yo creo que me han quedado secuelas.

      Eliminar