miércoles, julio 18, 2012

Blancanieves: análisis.

Tomando un café con Becquer le explicaba yo que tanta versión de Blancanieves aparecida últimamente me ha llevado a leer el cuento original, por ver qué se han inventado en las nuevas versiones. Contándole a él el cuento que he leído - el de los hermanos Grimm - me di cuenta de que había que hacer un análisis del asunto y ponerlo por escrito, porque madre de Dios:

Comienza el cuento. Nos explican el tema ése de que la reina quiere una hija que sea de color blanco como la nieve, rojo como la sangre y negro como la caoba. La niña nace y la reina palma. El rey se vuelve a casar, y lo hace con una energúmena que tiene un espejo mágico. Hasta aquí, bien.

MITO: Yo había oído de varias fuentes que en el cuento original la bruja egocéntrica no es la madrastra de Blancanieves, sino su madre biológica. Pues bien, no sé qué cuento ha leído la gente, pero más allá de los Grimm no sé si hay algo que sea fiable, y ellos ya son del 1700 y pico, que ya está bien. Por tanto, en mi mente se pone en cuarentena ese rollo de la madre psicópata. Sigamos.

A los siete años Blancanieves desbanca a su madrastra en belleza, y ésta le dice a un cazador que se lleve a la cría al bosque y se la cargue.

MITO: La reina no le pide al cazador el corazón de Blancanieves, sino sus pulmones y su hígado. ESCATOLOGÍA 1 - 0 SIMBOLISMO.

El cazador se lleva a la niña al bosque, pero le da pena y la deja marchar. En lugar de sus pulmones e hígado, le lleva los de un jabalí a la reina, que se los come pensando que son los de su hijastra. Aquí opino que ya estamos empezando a pasarnos un poco con el gore, ¿eh? Ya son ganas de ponerse desagradable. Bueno, la muchacha deambula por el bosque y se mete en la casa de los famosos enanitos, que llegan poco después y la encuentran roque en una de las camas. La tratan muy bien y le dicen que puede quedarse si limpia y cocina. Que suena un poco a machismo y a explotación infantil, pero bien pensado tampoco puede una gorronear casa y comida sin hacer nada a cambio, digo yo.

Pues bien, los enanos se van cada mañana a trabajar y dejan a Blancanieves en casa, bien advertida de que la madrastra va a intentar ir a cargársela a la menor oportunidad. Efectivamente, la reina, que gracias a su espejo mágico (¿no tendrán de ésos en Ikea o algo?) sabe toda la verdad, se entera de que la niña está viva, se viste de viejecita y se presenta en la casa de los enanos, diciendo que tiene cordones de colores para vender. Blancanieves, como es idiota, le abre la puerta, le compra los cordones, y deja que la mujer le ate el corpiño con ellos (¿corpiño? ¿pero no tenía siete años?). La pirada de los cordones tira de más hasta que la asfixia, la deja fiambre en el suelo y se va.

Llegan los enanos, ven el percal, cortan los cordones y Blancanieves resucita. En fin. Le dicen que a ver si espabila y deja de permitir la entrada a desconocidos, que al final la van a acabar matando. Ella dice que sí, claro, pero como no se puede luchar contra la estupidez extrema sólo con advertencias, cuando vuelve la mujer vestida de otra anciana (venga, hombre), después de marear un poco la perdiz la deja entrar otra vez, le compra un peine envenenado, se deja peinar y queda envenenada en el suelo. A estas alturas yo ya me planteo si éstas dos no serán en realidad familia, porque no puede ser que las dos sean igual de cortas sin estar emparentadas. Vamos a ver, alma de cántaro, si quieres matar a Blancanieves, le abres la cabeza con una piedra. Le clavas un puñal en el corazón. No la envenenas con un estúpido peine que le van a quitar sus compañeros de piso en cuanto vuelvan a casa, consiguiendo con ello que se vuelva a despertar. Porque claro, eso es lo que pasa, y Blancanieves y sus pocas luces vuelven a estar en pie.

De nuevo la reina se entera de que la cría está viva, así que prepara una manzana envenenada. Pero ojo al tema: la manzana tiene una parte roja envenenada y una parte blanca comestible. Cuando Blancanieves le niega la entrada a la bruja, ésta le dice que le regala una manzana, y que por si no se fía de que esté en buen o mal estado, ella se va a comer la parte blanca para que vea que todo va bien. Es el colmo... es como si te dicen: "eh, tú, mira esta lasaña tan estupenda. Yo me como la mitad que huele a carne recién hecha y a salsa de tomate y tú te comes la mitad que se ha quedado fuera de la nevera y ha desarrollado un microclima en su superficie". En fin, que menos mal que la niña es guapa, porque lista, lo que se dice lista... total, que se come un trozo de manzana y palma.

A los enanos les da pena enterrarla, porque sigue siendo muy guapa, así que le hacen un ataúd de vídrio y escriben en él su nombre y que es una princesa.

Tarde o temprano, como sucede en casi todas las situaciones de la vida cotidiana, acaba apareciendo un príncipe en el bosque. Cuando el chico ha leído - y sólo entonces. Da que pensar - que la muerta es una princesa, les ofrece una pasta a los enanos por llevarse el cuerpo de la chica. Los enanos dicen que no, pero cuando el príncipe dice que la respetará y que ya no podrá vivir sin verla, los hombrecillos se compadecen y le regalan a la muerta (!). ¿Para qué la quiere el príncipe? ¿Para observarla? Sólo eso ya da mal  rollo, pero en fin... no tengo muy claro que en esa época estuviera muy perseguido el tema de la necrofilia, así que lo dejaremos pasar.

El príncipe se lleva el ataúd (bueno, sus sirvientes, no se vaya el chico a romper una uña), y por el camino, gracias a un tropiezo de los que cargan con el chisme, Blancanieves cae al suelo y por la sacudida se le sale el trozo de manzana de la garganta. Y resucita. Otra vez.

MITO: Blancanieves no despierta por un beso del príncipe. De hecho no hay beso en todo el cuento. Se despierta porque la reina es una cutre y el veneno de su manzana sólo funciona mientras la víctima esté físicamente ahogándose con la fruta. Que para tanto como eso podía haberle dado una manzana normal y haber esperado a que se atragantara, y se habría ahorrado un montón de mano de obra. Digo yo.

Finalmente, Blancanieves y el príncipe se casan (la última vez que lo mencionaron, Blancanieves tenía siete años, pero vamos a suponer que la cría ha crecido y no nos lo cuentan, porque si no madre mía). A la boda invitan a la madrastra, a la que obligan a ponerse unas sandalias de hierro sacadas del fuego y bailar hasta caer muerta.

Súper súper entrañable.


Por la época en la que recopilaron y escribieron estos cuentos los hermanos Grimm y por ser los primeros en hacerlo, yo les admiro, de verdad, porque por aquellas fechas el solo hecho de saber escribir ya era un logro. Pero a nivel literario, menuda mierda de historias. Ni pies ni cabeza.


p.d. No pongo aquí partes del cuento original porque al comienzo del tomo que lo contiene hay una serie de amenazas indicando, más o menos, que los hermanos Grimm vendrán del más allá para romperme las piernas si reproduzco el texto. En cualquier caso, la referencia es "Cuentos completos II de Jacob y Wilhelm Grimm; La Bella Durmiente y otros cuentos", de la editorial ANAYA.

23 comentarios:

  1. Por favor, dime que vas a hacer el resumen de más cuentos, o al menos, el de los 3 cerditos, ¡porfa, porfa, porfa! Que éste ya me lo he leído 2 veces seguidas xD (y sí, comparto tu opinión, para mí que Blancanieves era un poco fata, y su madrastra un poco falta de originalidad o realmente vaga a la hora de pensar...).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí por Dios! ¡Me he leído un par más y son un filón! Los tres cerditos ni sé de quién es, pero en cuanto lo localice te lo pongo a caer de un burro encantada de la vida (o no, igual es la caña de cuento, a saber).

      Mis agradecimientos eternos por leerte este texto infinito. (¡Dos veces!).

      ¡Muaaa!

      Eliminar
  2. Está claro... Blancanieves estaba cada vez más afectada por la falta de oxígeno en el cerebro de tanto morirse y despertarse.

    La estupidez inicial se debe, probablemente, a que la madre se metió algún tripi durante el embarazo, está claro...

    La edad del corpiño me parece normal. Que luego una se desarrolla, le crecen las costillas y podrá respirar con naturalidad, pero no se le queda cinturita, nena, no.

    Lo del bodorrio a los siete años... Igual es que era gitana o de alguna cultura que favoreciera este tipo de enlaces. Hoy veía un documental sobre Roma y en una inscripción de una tumba, decían que la chica murió con 26, habiendo estado casada 17... el número de hijos te lo puedes imaginar.

    En fin, que si no hay beso, yo no me lo leo, porque... te tragas tol tostón ese pal beso y luego lo que hay es un regurgitamiento??

    Anda yaaaa!!

    ;P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. xD Pues sí, ¿para qué te lo vas a leer, si ya te lo cuento yo? Y todas tus teorías tienen su razón de ser, es verdad. La del tripi en especial.

      Eliminar
    2. Yo también usaba corpiños de niña, no es como un sostén...

      Eliminar
    3. ¿En serio? Hay que ver lo que aprende una, en la vida pensé que una niña llevara corpiños...

      Eliminar
  3. Jajajaja. Me muero... No me extraña que los suavicen porque si eso es un cuento para niños, ahora entiendo por qué echan Sálvame a las horas en que nosotros veíamos Barrio Sésamo. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puf, pues me he leído algún otro que deja éste a la altura de los osos amorosos... ya comentaré alguno, porque tienen tela.

      Eliminar
  4. Ay, niña, que dulce ingenuidad. ¿Te ha pegado mucho lo de Blancanieves, no?

    xDDDD

    Sí, los Grimm nacieron en el siglo XVIII (pero a finales), y el libro lo escribieron ya en el XIX (tanto mérito no tenían... que por la misma época Poe ya escribía, y lo mismo Mari Shelley). O sea que sí, se les puede reclamar mucho más desempeño literario.

    En los antescedentes originales de Blancanieves, la niña tomaba un peine envenenado (por eso yo jamás me he peinado) y se dormía profundamente. La familia de la chica ve que sigue creciendo (o sea que sí, la tía creció con la manzana atorada en el gasnate todos aquellos años), y luego, cuando adolescente, una prima celosa ve su belleza y quiere matarla (ejém... sí, aún más de lo que ya está). Entonces esta prima va y le quita el peine, Blancanieves se despierta y la prima se muere de envidia, más o menos. ¿Lindo, no? O sea seh, había parentezco entre esas dos.

    Lo del príncipe, los enanos y el espejo... pues lo metieron después. Pero tía, tía, ¡cuánta belleza hay en los cuentos tradicionales!

    ResponderEliminar
  5. ¿La Bella Durmiente? ¡Ja, ja! Nacimiento, bruja con el hechizo, la chica que a los dieciseis años se encuentra el telar y comienza a hilar (y el pobre rey, que había mandado que no llegara ni un pañuelo de lino al castillo, para proteger a su dulce hijita)... y bueno, astilla en el dedo y a dormir la siesta. Luego todo el mundo muere, pasan mochocientos años y llega un joven noble cabalgando hacia el castillo. ¿De seguro que esto es familiar, no? Lo que no es tan fammiliar es que el príncipe se dice al verla: "Qué bella! ¡Qué cálida! ¡Qué increíble tía!". Y claro... como sólo estaba durmiendo, le dio lo mismo que si estuviera en un baño de formaldeído, así que estuvo una semana en compañía de la durmiente. Pues eso. La tía no conocía el concepto de anticonceptivo, y a los nueve meses tuvo... un parto natural. De dos críos. Dos. Y claro... como comenzaba a apretar el hambre, uno de los niños se trepa un poco y comienza a mamar lo primero que encuentra (que resulta el dedo de su madre), y la hermosa durmiente se despierta y ve que tiene dos hijos recién nacidos.

    Y al tiempo... pues bueno. El noble no era soltero, sino casado. Y cuando vuelve a pasar una temporadita con la durmiente se encuentra con la despierta. Le explica lo que ocurrió, y la tía, pensando "Jo bueno, no ha sido para tanto", lo invita a pasar al castillo. El noble vuelve en compañía de su esposa, y entre sueños, menciona el nombre de... ¡Talía! La chica se llamaba Talía, ahora que lo recuerdo. La esposa se da cuenta... ennvía mensajeros... captura a Talía y a los niños... manda que el cocinero prepare guiso de bebés... Lo normal, ya sabéis. El tío come el guiso con sus propios hijos, y luego sale huyendo al oír los gritos de Talía, que está a punto de ser devorada por las llamas de la pira. La rescata. La esposa revela lo del guiso de bebés. El cocinero dice que los niños están a salvo. El noble mata a su esposa. Se casa con Talía. Promueven al cocinero. Viven feliz. Se acabó el cuento.

    El de Caperucita roja es más lindo, una alegoría del crecimiento y de la vida. ¿Nunca os habéis preguntado porqué coño la capa era roja? El cuento original habla de una niña de trece años (o por ahí, no lo recuerdo), y el resto es alegoría de cómo su madre la orienta a que camine por el camino adecuado de la sexualidad (el matrimonio y la prudencia), y el camino corto represente la promiscuidad y la sexualidad desenfrenada (el lobo es el hombre pervertido, quién más). Y bueno... hay una versión en la que Caperucita se come a la abuelita cuando el lobo le sirve guiso de abuelita...

    Ya te irás enterando, pero por mis observaciones, la conclusión es que nada nuevo hay bajo el sol, y que las temáticas de la Humanidad son esas... el sexo, la sangre y la muerte. Toda ficción de calidad tiene que basarse en esos tres componentes de alguna forma. A veces es poco sutil (los mensajes subliminales en La sirenita, en el Rey León y en otras de Disney), y otras veces es tan explícito como el gore.

    Cabe aclarar que, si algún día tengo hijos (cosa que dudo, porque antes debería casarme, y antes de eso echarme novia, y esto último sólo ocurriría cuando los marcianos conquisten el Sol), optaré por contarles los cuentos originales. Basta de mentiras. Basta de engaños. Basta de cuentos para dormir.
    -¿Papá, nos cuentas un cuento?
    -... y entonces, la caperucita roja comió las costillas de su abuelita, condimentadas con salsa picante y orégano, y dio un largo trago del cáliz que contenía vino mezclado con sangre de su abuela. Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.
    Otran noche...
    -¿Queréis que os cuente un cuento para dormir?
    -... ZZZZ... ZZZZZZ... ZZZZZZ...
    -Así me gusta, hijos míos.

    Soy un héroe, rendidme pleitecía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De Blancanieves sí había leído por ahí alguna cosa de las que mencionas. De La Bella Durmiente también estaba al tanto, aunque tu resumen es mucho más divertido xD De Caperucita, ni idea, pero lo buscaré.

      Y a tus hijos hazme el favor de no contarles cosas de éstas, que luego se traumatizan.

      Eliminar
    2. Tranquila, tranquila. A mis hijos no les contaré estas cosas hasta que tengan treinta años y algunas canas. Sus cuentos nocturnos terminarán con citas como: "Entonces Padre Brown dijo a Flambeau: '¿Cree que una persona que no hace más que escuchar los pecados de todos los hombres no tiene conocimiento de la miseria humana y del mundo criminal?'". O bien: "Entonces Miss Marple descubrió que el hombre había asesinado a su hijo con las gotas para los ojos a causa de una enfermedad degenerativa". O bien: "Entonces Sherlock Holmes y el doctor Watson entraron a la habitación del doctor Roilok de Stoke Moran, y vieron al hombre, enfundado en su bata indú, con un pañuelo moteado estrechando su cabeza. Estaba muerto. De pronto, el pañuelo con motas moradas comenzó a cobrar vida, y ambos vieron el hinchado cuello de una serpiente que silbaba furiosa a los recién llegados. '¡Qué bestia!', dijo Sherlock Holmes. 'No puedo sentir pena por la muerte de este desgraciado, que sin lugar a dudas he provocado yo. Pero ahora, Watson, lo mejor será encerrar a este bicho en su celda de metal, de donde no debió haber salido nunca'. Y mientras así decía, hizo un nudo corredizo con la correa que sostenía el cadáver, lo pasó por el cuello del animal, manteniéndolo lo más alejado posible de su cuerpo, y metió a la serpiente en la caja fuerte".

      ¿Lo ves? Yo seré un padre responsable y atento a que mis hijos no sufran traumas. ... Cuando crezcan les leeré los de Poe y los de Lovecraft.

      Y ahora que lo pienso... La banda de lunares (el de Arthur Conan Doyle, que he puesto más arriba), siempre me ha escamado en un detalle. Según Conan Doyle, ese fue el mejor cuento que escribió sobre Holmes (y a mí me gusta mucho). Pero se le vió demasiado el plumerillo, porque cuando investigan, Holmes encuentra un platillo de leche dentro de la caja fuerte donde en teoría guardaba el doctor a la serpiente de los pantanos... pero nunca se explica en dónde coño estaba la serpiente en aquel instante (siendo que el doctor estaba en Londres). Pequeño detalle, pero demasiado chapucero para mi gusto. Mi conclusión es que las dos primeras novelas y la primera antología de cuentos (salvo alguna excepción en esta última) son relatos tramposos. El Sabueso de los Baskerville y El valle del terror son novelas que juegan limpio con el lector (novelas policiales modernas, si se quiere, aunque Poe era bastante justo con sus aficionados).

      Ya, corto el rollo, que se me ha ido la olla.

      Eliminar
    3. Nanas. Cántales nanas y deja los cuentos. O te van a salir unos psicópatas.

      Eliminar
    4. Vale, nada de cuentos. Pero ¿tú de verdad crees que no se traumatizarán con la voz de quien te escribe? Espero que mi esposa sepa cantar.

      ¿Crees que leerles algún pasaje del Evangelio puede ser tan traumático como todo lo anterior o ahí no hay peligro?

      Eliminar
    5. Uuuummmm el evangelio tampoco. Por si acaso.

      Eliminar
  6. Está a medio camino de lo tontaco y lo (muy) siniestro. :O
    No sabía nada de esto, yo soy de los que lo máximo que sabía de Blancanieves y los enanitos es la canción aquella de "aihop, aihop, al bosque a trabajar..." (y apenas la recuerdo) :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ahora ya conoces la cruda realidad, ya ves lo burra que era esta gente... a veces es mejor quedarse con la versión bonita, la verdad :)

      Eliminar
  7. va en serio??? incluído lo de las sandalias de hierro y bailar hasta morir??? no doy crédito. lo juro. no puedo creerlo. mira que siempre he dicho que estos cuentos traumatizaban, pero coño, es que son aún peor de lo que nos han contado. qué horror. y esto se le cuenta a los niños?
    en fin, sigue haciendo resúmenes de estos, que flipo contigo.
    un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te lo juro por Snoopy. Y lo gordo es que los Grimm casi no inventaban, sólo recopilaban cuentos que encontraban por ahí, y por lo visto hasta los suavizaban un poco :S
      Haré más resúmenes, sí, empezando, si tiene algo decente que contar, por los tres cerditos, que me lo ha pedido Patrick en un comentario por ahí arriba.

      ¡Besitos y pásalo bien en el sur!

      Eliminar
  8. Te he dejado un premio: http://plagiandoamialterego.blogspot.com.es/2012/07/vigesimosexto-premio-lok-por-tu-blog.html

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Aaaaay graciaaaas!! ¡Ahora me paso a ver qué me has dejado!

      Eliminar
  9. Lo que no entiendo es cómo todavía Tarantino no ha hecho una versión de la peli...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, al tiempo. Que he encontrado algún cuento que otro que da para una trilogía híper sangrienta.

      Eliminar