martes, junio 28, 2011

El Maníaco Feliz

Creo que es hora de que os hable de este hombre.

El Maníaco feliz, al que, para acortar, llamaremos Mani a partir de ahora, es mi señor monitor de spinning y abdominales en el gimnasio. Es un tipo guapo y encantador que tiene como misión en la vida matar a todos los alumnos del centro convenciendo al mundo de que fue un trágico accidente deportivo.

Cosas que hay que saber de Mani:

1. Todo lo que dice es mentira.

Ejemplo:

Clase de abdominales, casi al acabar y después de hacer aproximadamente 900 (hablo en serio) repeticiones del bendito ejercicio:

Mani - ¡ÚLTIMAS DIEZ ABDOMINALES!

¡UNO!
¡DOS!
¡TRES!
¡CUATRO!
¡CINCO!
¡SEIS!
¡SIETE!
¡SEIS!

¿Eh?

¡CINCO!

¿Está bajando?

¡CUATRO!

Está bajando.

¡CINCO!
¡SEIS!

Voy a morir

¡SIETE!
¡OCHO!
¡NUEVE!

Parece que aquí el hijo de Satanás ha decidido dejarnos vivir.

¡NUEVE!

O no.

¡NUEVE!

¡¡¡ESO YA LO HAS DICHO, MALDITO DESGRACIADO!!!

¡DIEZ Y SE ACABÓ!

La madre que lo trajo.


2. Es un maníaco.

Ejemplo:

En medio de un sprint, mientras tú estás ensimismado en no enredar tus cordones en los pedales, intentando que la inercia no te escupa contra una pared, sudando como un cerdo y al borde del desmayo, Mani se baja de su bici, merodea entre los presentes, se pone detrás de ti, y te grita:

¡¡¡COOOOOOOOOOORREEEEEEEEEEE!!!


3. Es feliz (a ver si os vais a pensar que apodo a la gente sin razón de ningún tipo).

Ejemplo:


Mientras tú estás tirado en el suelo haciendo abdominales pensando en que aquélla es una manera horrible de morir, o pedaleando con lo que parecen ser doscientos kilos en los tobillos, Mani pedalea a todo trapo mientras canta la canción que suena de fondo, te mira, y te dice.

¿¿Por qué no sonríes??

Obviamente tú quieres decir "porque sonreír mientras disparas a tu profesor de spinning es de mal gusto", pero como no puedes ni respirar, y mucho menos hablar, te limitas a enseñarle los dientes en lo más parecido que encuentras a una sonrisa decente y sigues pedaleando.


Eso sí, las clases son eficacia al 100%.


p.d. Teniendo en cuenta que Mani ocupa como tres veces yo y que podría matarme con las manos si quisiera, añadiré que es un tío muy majo, por si se pasa por aquí algún día...

12 comentarios:

  1. Juas juas!!!! Me temo que lo de ser unos jodidos mentirosos es algo común a todos los monitores de gimnasio. Cuántas veces le habré oído a los míos decir eso de "últimas 10"... Y luego, acabas haciendo 30. O "últimos 2 minutos"... Y luego son 6.
    O.o Se ve que lo hacen por no desmoralizar al personal. Pero a mí ya no me la dan con queso.
    Cuando dicen últimos x minutos, ya me hago a la idea de que va a ser el triple.
    Saludos! ;D

    ResponderEliminar
  2. 1. Tú misma dices que es "guapo y encantador". 2. Admites también que las clases son eficaces. Sarna con gusto no pica, Key, je, je, je... Deberías inaugurar una sección de vídeo en este blog para que comprobáramos los detalles de tus relatos, je, je, je...

    ResponderEliminar
  3. Gata, eso me parecía, que todos los monitores mienten como unos campeones... a mí de momento todavía me engañan a veces, pero ya les voy pillando ¬¬
    Juan, está muy bien que sea majo, te ameniza las clases, y lo de que sea guapo se desvanece cuando descubres que intenta matarte... los asesinos masivos no me ponen demasiado. ¡Y de vídeo nada!

    ResponderEliminar
  4. key! 900 abdominales!! pero tu tienes que tener un vientre de acero!!!

    ResponderEliminar
  5. ¿Verdad? ¡¿Verdad?! Pues no. La vida es así de cruel. Esta tarde, si tengo valor, voy a otra clase de abdominales de ésas de la muerte, a ver si por lo menos hacen efecto.

    ResponderEliminar
  6. La triste noticia nos cayó como un balde de agua fría a los leales seguidores de zapatoalacabeza.blogspot.com. El asesinato había ocurrido a eso de las ocho de la noche, según el examen forense. El cuerpo había sido hallado por la empleada de la limpieza, a primera hora de la mañana: era escalofriante. Se necesitaba mucho sadismo para colocar el cuerpo sobre una bicicleta fija y atarle las muñeas al manubrio para evitar que se cayera. ¿La causa de la muerte? Según Irene Watson, el contacto en la policía forense que me quedó en España gracias a Rider, la muerte había sido provocada por asfixia. Dado que en los pulmones no había aire, y que la cabeza presentaba una contución bastante grande aunque no mortal, estimamos que antes la habían noqueado.

    Revisaba la escena del crimen apartado de todo el mundo. En ese momento mi principal preocupación era porqué diantres veía todo como si fuera daltónico. Ella misma había señalado un posibl asesino, pero era demasiado obvio; ¿cómo saber y para qué arriesgarse tanto? Era el principal sospechoso: debíamos ir a su domicilio y extraer el número de if de su ordenador, cotejarlo con el registro que Key llevaba en el blog. El tiempo entre la publicación del post y el crimen podían sernos de ayuda.

    Pero había algo más, había alguien más. Casi ningún ser humano (de la vida real) conocía el blog de Key. La única persona que tenía nexo con el gimnasio era Antom, la única que conocía el blog era Camino (y esto era sólo lo que Key sabía). La coincidencia en las marcas de los dedos del señor monitor Maníaco Mani feliz y las marcas en el cuello de Key dejarían pocas dudas respecto al autor material, pero quizá hubiese un Northon o un Yago oculto en las sombras... La dificultad se acrecentaba a cada momento, ya que había que investigar a profundidad a sus enemigos.

    Me tomé la cabeza con una mano antes de discar un número en el móvil.
    -Cath -dije cuando reconocí la voz del otro lado de la línea-, necesito que contactes con Orrailie para ponernos a trabajar sobre un ordenador y unas cuentas de correo. Tenemos trabajo.

    Corté la comunicación de forma seca, no había mucho más que decir. Le debíamos esta investigación a Key, necesitábamos saber qué había ocurrido.

    El agudo sonido de un violín me despertó. Vuelvo a los colores, ya no tengo gabardina y todo fue otro sueño.

    Nada, nada, todo un personaje ese instructor tuyo XD A mí los gimnastas no me caen demasiado bien, todo sea dicho, pero bueno, hay de todo en la viña del Señor. ¿Novescientos abdominales? ¿En qué universo vives? No sé qué es un sprint, pero si la bicicleta es fija, a menos que tú estés en movimiento de alguna forma, no veo cómo el principio de inercia determine que salgas volando por los aires y te estampes contra una pared. Curiosidad.

    Y gracias por darnos una campanilla psicológica para torturarte:

    ¡Corre!

    ResponderEliminar
  7. Iba a decir que te mola el maníaco feliz, pero no, creo que quien te pone es Tiziano jajajaja.

    ResponderEliminar
  8. Nicolás, me descuido un momento y me has matado. O a alguno de mis amigos, depende de cómo te dé... un sprint es ir en la bici a todo lo que te den las piernas, por lo que llega un momento en el que los pedales van a seguir dando vueltas a toda leche tanto si colaboras como si no, por inercia. De ahí el peligro.
    X, anda que... Nicolás mata a todos mis amigos y tú me emparejas con ellos. Teniendo en cuenta la fauna que tengo por amigos no sé qué es peor xD

    ResponderEliminar
  9. JAJAJAJAJAJA me alegra que pienses así ;)

    ResponderEliminar
  10. Qué peligro... ¿Y a este señor le pagas?

    Enhorabuena por el blog. Ese aire desenfadado es un punto positivo, en estos aires tan cargados.

    ResponderEliminar
  11. Me había planteado apuntarme a un gimnasio, pero después de leer esto me parece que me voy a echar atrás! xD
    un saludo!

    ResponderEliminar
  12. Marta, como debe ser ;)
    AM, le pago, ¡y le pago una pasta! Todo sea por estar en forma. O algo así. Y me alegro mucho de que te guste el blog :)
    Alvarodrv ¡apúntate! ¡Por solidaridad! Además, ya ves que los gimnasios te dan estupendas historias que contar jajajaja

    ResponderEliminar