domingo, diciembre 26, 2010

Tron Legacy: otro destrozo del cine en 3D

Hoy he ido al cine esperando ver un 3D que me dejara con la boca abierta, a Olivia Wilde luciendo lo buena que está en uno de esos papeles a lo chica Bond que tanto se estilan ahora, y... y nada más, la verdad.

Tron Legacy poster
Cuando vi que iban a estrenar Tron Legacy (Joseph Kosinski, 2010), recordé vagamente un juego llamado Tron, muy surrealista, en el que se recorría la pantalla con un haz luminoso, a lo Serpiente de Nokia, pero compitiendo contra el bloc de notas, la calculadora, y demás programas de Windows. Evidentemente, busqué la película original, Tron (Steven Lisberger, 1982), y me encontré con una idea tremendamente original y friki hasta el infinito y más allá: entes casi humanos que conviven dentro de los ordenadores conformando un universo digital; los programas tienen alma y una vida, y han sido esclavizados por un programa superior al que en algún momento se le concedió demasiado poder.

Tron (1982) posterVisto esto, me faltó tiempo para casi obligar a mis compañeros de clase (son informáticos, no podían decir que no) a ir corriendo al cine a ver la nueva versión de la saga.
En esta segunda entrega, el protagonista (Garrett Hedlund), hijo del que fue personaje principal en la película original, Flynn (Jeff Bridges) se adentra en el mundo digital en el que ha quedado atrapado su padre, encontrando un hostil y totalitario régimen liderado por Clu (Jeff Bridges de nuevo), un programa creado por Flynn que se le ha ido totalmente de las manos. Hay mucho más argumento pasada la primera hora de cinta, pero ya se sabe lo poco partidaria que soy de destripar más de lo estrictamente necesario, así que el que quiera saber más, que vaya al cine.

Y, para no variar, me he vuelto a equivocar con mis premoniciones, porque esperaba un 3D brutal y me he encontrado una auténtica bazofia. Para que os hagáis una idea, al salir de la sala:

Yo - Oye, ¿soy yo la única que estaba incómoda en las escenas 3D? ¿Se veían mal o es cosa mía?
Iris - ¿Escenas 3D? ¿Qué escenas 3D?
Por si no he sonado lo suficientemente convincente, no paguéis por verla en 3D, ni locos. Es tirar el dinero. De nuevo (no he visto un buen 3D desde Avatar).

Por lo demás, si las incómodas gafas que no me han servido de nada no me hubieran estropeado la película, diría que es un poco lenta, pero una preciosidad fotográfica. Tron Legacy es belleza en estado puro; los efectos son impresionantes, todo en el ambiente está pulcramente reducido a su mínima expresión, las batallas son un espectáculo de luz y color increíble (especialmente la de motos, que es sin duda la escena más impactante de la película), por no hablar de los personajes protagonistas: Olivia Wilde, Garrett Hedlund e incluso Jeff Bridges con sus 61 años, son todo elegancia y atractivo, cada uno añadiendo su punto de ingenuidad, aventura y sabiduría, respectivamente, lo que completa el cuadro a la perfección.

Olivia Wilde (Quorra) y Garret Hedlund (Sam Flynn)
La música es una auténtica maravilla; Daft Punk (quienes, por cierto, aparecen en una de las escenas) han conseguido ambientar y dar vida a Tron Legacy de una manera absolutamente espectacular, a la vez que se han alejado de lo que se entiende por banda sonora de toda la vida (la mitad de los temas parecen sacados de una discoteca). Las únicas pegas que puedo encontrar en este aspecto es que una de las piezas principales es escandalosamente similar a las trompetas o lo que fuera aquello que sonaba en Origen, y que a ratos hay un cierto exceso de música que da al espectador la sensación de estar viendo un gran videoclip.

En definitiva, tengo ganas de que la pongan en la tele para que la estupidez del 3D no me estropee la maravilla estética que es Tron Legacy. Los amantes del cine palomitero no os la perdáis, os va a encantar; y los amantes de todo lo contrario dadle una oportunidad, a lo mejor os lleváis una sorpresa. Desde luego, desde mi punto de vista, merece la pena.

7 comentarios:

  1. uf! Qué pereza! Como mucho, si la dan en la TV y en un día de perrería máxima...

    ResponderEliminar
  2. Yo la ví sin 3D porque ya me habían avisado de que no valía la pena, pero la peli es un tanto extraña... a mí no me acabó del todo, no sé si esperaba otra cosa o que.
    Pero te doy la razón en lo de las escenas de las motos. Y me acabo de enterar de que los que hacen la BSO salen en la película xD

    ResponderEliminar
  3. En realidad, ni siquiera el 3D de Avatar vale la pena. A mí el de Alicia me convenció más, lástima que fuera otro mojón de film. En realidad, las películas susceptibles de ser estrenadas en 3D no suelen valer la pena ni en 2D. :D

    ResponderEliminar
  4. Ummmmmmm... Pues yo la veré el miércoles con unos amiguetes y sucumbiré al 3D para juzgarlo por mí mismo... Ya te diré cuando la vea... A mí el 3D de 'Avatar' no me dijo mucho, por cierto. El único efecto así que me ha gustado es el de las lechuzas de 'Ga'Hoole'.

    El 'Tron' original me encanta, para mí es una peli de culto. Y asumo que en esta no llegaremos a eso, aunque espero que me entretenga. Digo yo...

    ResponderEliminar
  5. Suena friki... quizás demasiado friki... ¡Es perfecta! Pero una pregunta, así planteada, ¿no suena un poco a Matrix o es mi imaginaión retorcida (o será que nunca entendí Matrix, también es una explicación válida)?

    Pero tú conoces mi política sobre las películas (hablando de eso, creo que no veo ninguna película, vieja o nueva, desde agosto o así). Si la película no tiene trama o la actuación es artificial, entonces mi "no" es un "NO" con mayúsculas XD

    El 3D, a lo menos en mi opinión, no tiene mucho peso. Vale que el cine es imagen y todo eso, pero creo que se hace con el objeto de dar al espectador la sensación de que está más dentro de la película. En tal caso, cuando comenzó el cine (incluso cuando después de la época dorada se hicieron buenas películas), el espectador podía sentir que estaba dentro de la ficción creyendo que era realidad sin la necesidad de esos efectos (basta recordar cuando los Lummier exhibieron la llegada del tren). Quizás es que nos hemos vuelto menos impresionables con el correr de los tiempos, con el acostumbrarnos a ciertas cosas. Pero quizás también es que dejamos de lado la historia que debemos contar, porque en mi opinión, la historia es lo que hace que un espectador esté adentro de la película.

    Pero vamos, estoy cansado y muy desganado (vaya espíritu navideño, ¿eh?). No tengo ganas de ni salir de casita... Lo único que puede hacerme salir a verla es la banda sonora, que siempre me gustan mucho, pero ya veré. Por lo pronto sigo perdiendo el tiempo y repasando cosas viejas.

    Au revoir, mon ami.

    P.S. Chocolate por la noticia, pero ¡se siente bien retornar a hacer comentarios por aquí!

    ResponderEliminar
  6. ¡Pues a mí me ha encantado! Es lo que es, justo lo que esperaba, y ha satisfecho a mi ingenua alma cinéfila nacida en los años 80. Como un niño pequeño que me lo pasé, vaya...

    ResponderEliminar
  7. dEsoRdeN, es buena idea, la verdad. Aunque vela en una buena tele y con un buen equipo de sonido, que es lo mejor de la peli.
    Pecas, la ciencia ficción es tan rara... en esta peli habrá opiniones para todo, supongo. Y sí, Daft Punk son los DJs que aparecen en la discoteca. Qué majos :D
    X, yo con el 3D de Alicia me sentí estafada, y aun así me ha parecido mejor que el de Tron Legacy.
    Nicolás, Tron es muy anterior a Matrix, así que si acaso han sido los de Matrix los copiones :)
    Juan, a ver si me paso por tu blog y veo qué opinas, que puede estar interesante.

    ResponderEliminar