sábado, mayo 22, 2010

Demasiado tarde

A veces encuentro un texto en un libro que me gusta, y pienso "ctrl+c... ctrl+v", y luego me doy cuenta de que no puedo copiar y pegar las palabras porque no estoy en un editor de texto sino en el Mundo Real. Me parece preocupante.


7 comentarios:

  1. Adicción. Yo a eso lo llamo (y lo sufro) adicción...

    ResponderEliminar
  2. Touché!!jaja tranquila, no eres la única. Cuantas veces habré dicho: joder, por qué no he escrito yo esto??

    Internet es lo peor; muchas veces me digo " Haber, voy a mirar sólo lo que necesito, no me voy a enrrollar mucho...y cuando me quiero dar cuenta han pasado 3 horas =S

    Besos ^^

    ResponderEliminar
  3. HM... lo cierto es que no me ha ocurrido (muy amenudo) pero sí, sí ha pasado en un par de ocasiones. Para ser más concretos, cuando alguien ha dicho algo extraordinario, quiero apretar el botoncito de retroceder unos segundos o cosas por el estilo.
    No sé si podría considerarse "adicción insana" propiamente dicha, pero sí creo que podríamos considerarlo como hábitos o costumbres que se quedan. El otro día, leyendo algo sobre los trolls de internet en la Wikipedia, madre del conocimiento humano, leía que es algo muy general confundir la persona física con la persona epistolar en una comunidad o foro de internet, con lo que los roles a los que estamos acostumbrados en la vida diaria no se cumplen en la internet y terminamos confundiendo los cables y aquí nace el troll: de la garantía de saber que la persona, en un foro de internet, es un personaje virtual formado por medio de las palabras (una epístola) y que a ella no va ligada una persona física, medio por el cual el troll se vale para existir. De esta manera, muchos usuarios de internet tienden a creer que el personaje epistolar es lo mismo que el personaje físico, e introducimos un elemento de nuestra vida cotidiana a la internet de forma subconciente. No es de extrañar, por tanto, que los elementos más comunes de la informática y de la internet se vayan filtrando en la vida cotidiana. Como objeto de estudio para quienes gustan de la comunicación y de los avances que tiene el mundo acerca sobre los medios masivos de comunicación, la psicología, los patrones sociales y más tela muy similar (yo, felizmente, me quedo bastante contento entre frío números que no son tan complejos), la internet se está convirtiendo en un fenómeno que causa expectación. Creo que Albin Toffler dijo en los ochenta que el fenómeno de internet no se podía estudiar clara y objetivamente porque el fenómeno en sí era muy reciente, demasiado palpable e inovador como para poder mirarlo con altitud, con algo de distancia entre el objeto y el sujeto; creo, ahora, en el siglo XXI, que estamos en las mismas. Internet sigue creciendo y sigue pareciendo traer nuevas sorpresas, y dudo seriamente de cómo podría comenzar a estudiarse un fenómeno que tiene ya varias décadas y que ha traído tanta tela para cortar. ¿Recuerdas que te dije antes que algún día se escribiría acerca de los blogs y que Microciervos, entre otros, sería mencionado como un referente de los blogs hispanohablantes? Bueno, pues creo que ese será sólo uno de los libros que se escribirán sobre el grande, el amplio y el maravilloso mundo que queda abierto con la internet.

    ¡Nuevos comentaristas! ¡Bien! ¡El blog va cobrando vida!

    Nuevamente, me extendí demasiado...

    P.S. Me gusta más esta plantilla para los comentarios. ES un sistema más estable y elegante.

    ResponderEliminar
  4. Ahora, cuando imprimo apuntes y tienen un link subrayado, pulso ligeramente sobre el papel con el dedo índice, con la intención de transportarme a otra página.

    ResponderEliminar
  5. Nicolás, aceptamos rebobinar en la misma categoría que copiar y pegar; eres un enganchado a la tecnología y no distingues virtual de real, como (por lo que veo) todos.
    Apuntes subrayados == links. Bien. Gracias por la idea, ahora voy a intentar acceder a la dirección imaginaria cada vez que vea algo así. Ays.

    ResponderEliminar
  6. ¡Yuju! ¡Estoy dentro!

    Por cierto, y ya agregando más, lo preocupante sería comenzar a buscar la verificación de la palabra cada vez que quisiéramos decir algo en la vida real; o que pusiéramos el dedo sobre los papeles que no necesitamos y pensamos "enviar a la papelera de reciclaje". El primer proceso sería así: pienso algo, lo redacto mentalmente y busco a mi alrededor el botoncito para que me dé el código numérico y poder publicar XDDD

    ResponderEliminar
  7. Nicolás, no des ideas, que todavía estoy intentando olvidar lo de hacer click en los apuntes...

    ResponderEliminar