domingo, enero 24, 2010

Arte

Hace tiempo conocí a dos chicos, amigos entre sí, llamados David y Moisés. Cuando se lo contaba a la gente, me reía y añadía: "me pregunto si tendrán algún amigo llamado Miguel Ángel".
Dejé de decirlo cuando me di cuenta de que nadie sabía de qué estaba hablando.

2 comentarios:

  1. Hola Key, soy Alberto. El otro día me tropecé con tu blog (tenías que haber lanzado los dos zapatos y no dejar el otro tirado ahí enmedio!!) y lo estoy leyendo a ratos desde el principio (como debe ser). Me he hecho gracia este post de los amigos David y Moises, porque yo tambien sufro en ocasiones con la ignorancia de la gente. Por cierto, genial lo de las traducciones de los libros Millenium!! Pues eso, que sigo avanzando con tus historias, están entretenidas. Saludos desde Pamplona!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Alber!
    ¡Qué ilusión, que alguien se lea todos los posts! :D
    No me acordaba yo de David y Moisés... no es que sea yo la reina de la cultura general, pero mira que esta bobada, de todas las que digo, no me parecía muy difícil de pillar... pero ya ves, imposible.
    Bienvenido seas a leerte lo nuevo y lo viejo, y me alegro de que te haya gustado el post de Millenium. Un día de éstos tengo que publicar algo sobre las traducciones de los títulos de las pelis, porque eso sí que tiene tela...
    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar