sábado, enero 14, 2017

Pasajeros: Pastel espacial

¡Chris Pratt!

Mejor, ¡Chris Pratt en la ducha!

¡Y Jennifer Lawrence!

Mejor, ¡Jennifer Lawrence en bañador!

Sé que estas razones son más que suficientes para ver Pasajeros (Passengers, Morten Tyldum, 2016), pero por si no,

¡¡También hay naves espaciales!!

Pasajeros - Cartel

Entiendo que tras daros tan sólidos argumentos os pueda sorprender mi opinión, pero ahí va:

Pasajeros es mala. Maaaalaaaaa. Mala mala mala.

Os cuento de qué va:

Jim Preston (Chris Pratt) es uno de los pasajeros de la nave Avalon, que transporta a sus afortunados ocupantes a un planeta llamado Colonia Homestead. El viaje dura 120 años, por lo que las más de cinco mil personas que van a bordo de la nave van metidas en cápsulas en la que irán roques hasta que falten cuatro meses para llegar a su destino, momento en el que despertarán para disfrutar del resto del viaje en lo que viene siendo este crucero espacial. Pues bien, en lo que parece ser algún tipo de problema relacionado con el suministro eléctrico de la nave, Jim tiene la malísima suerte de despertarse por error, encontrándose con que es la única persona consciente en una nave a la que le faltan casi noventa años para llegar a su destino, y lo que es peor, para que el resto de humanos a bordo se despierten.

Jennifer Lawrence (Aurora Lane) y Chris Pratt (Jim Preston)

Con esta interesante premisa y el eslogan de los carteles ("Hay una razón por la cual despertaron"), tenía esperanzas de encontrarme un drama futurista con conspiraciones, acción y romance. Lo que me he encontrado es un drama futurista con romance, romance y más romance. Hay un pelín de acción, pero poca cosa. Y el eslogan ése no es más que una trampa, os lo advierto. Me siento estafada.

Chris Pratt (Jim Preston) y Jennifer Lawrence (Aurora Lane)

Que conste que es entretenida, ¿vale? Jennifer Laurence y Chris Pratt no aburren ni aunque se queden ahí parados mirando al infinito, así que si queréis pasar el rato, pues cumple. Al menos yo no me aburrí, y mis acompañantes también se lo pasaron relativamente bien. Pero es un empalague, en serio.

Jennifer Lawrence (Aurora Lane)

Por otra parte, más vale que vayáis con las neuronas científicas apagadas, porque en Pasajeros no se cumplen las leyes de la física (¿explosiones que hacen ruido en el espacio? ¿a estas alturas?), ni las de la robótica, ni las del sentido común en general. Concretamente las lagunas en la lógica del personaje de Chris Pratt se hacen bastante molestas


SPOILER SPOILER SPOILER (selecciona el texto para verlo mejor)

                               Si estás atrapado solo en una nave espacial y sabes despertar a la gente que va                                      frita a bordo, despierta a todos los ingenieros, médicos y cualquiera que te pueda                                  ayudar a volver a la hibernación, y más cuando ves que el sistema energético del                                  cacharro en el que vas está fallando estrepitosamente y ahí va a palmar todo el                                      mundo. Colega.

FIN DEL SPOILER


y llega un punto en el que las fantasmadas son imposibles de ignorar.

Chris Pratt (Jim Preston) y Jennifer Lawrence (Aurora Lane)

En general Pasajeros es un entretenido y edulcorado producto comercial cuyo único reclamo son sus actores protagonistas y lo chulo de la ambientación, donde el escenario, la acción, y hasta los -muy interesantes, he de decir- dilemas morales que plantea son simplemente una excusa para ensalzar la historia de amor entre Jim y Aurora (Lawrence).

La recomiendo si te apetece ver algo blandito y quieres pasar un rato entretenido, pero Pasajeros es sencillamente mala.

Eso sí, vaya piscina tiene la nave ésa. Quién pudiera.