sábado, junio 25, 2016

London Road: la vi hace un año y todavía estoy en shock

Faltan menos de tres meses para el 64SSIFF y yo no escribí críticas ni de la mitad de las pelis que vi en el festival del año pasado. Tampoco pasa nada, al fin y al cabo no me pagan.

¡Pero!

Hubo una película. Madre mía, qué película. No puedo ir a la siguiente edición del festival y pasar página como si no la hubiera visto, os la tengo que contar.

La inmensa mayoría del público ni llegará a ver este título pasar por carteleras, ni probablemente por la programación de ningún canal, porque me da que es una cinta muy muy minoritaria, pero tengo que hablar de ella o exploto.

Debéis saber, antes de nada, que en 2006 hubo una sórdida cadena de asesinatos en los que un vecino de un tranquilo pueblo de Inglaterra se cargó a cinco prostitutas. De hechos reales, estamos hablando.

Pues bien, ante este turbio acontecimiento el director Rufus Norris decidió, por qué no, que sería una gran idea rodar un musical al respecto.

Si no sabes meter prostitutas muertas en una alegre coreografía es que no sabes dirigir, debió de pensar este hombre.

Pues bueno, eso, en este musical, llamado London Road (ID, 2015), el señor Norris ha puesto a un montón de actores a cantar los testimonios de los habitantes del pueblo acerca de los crímenes en serie, textualmente.

London Road - Cartel

Y esto lo sé porque en los títulos de crédito te ponen dichos testimonios, para que compruebes que las canciones que has escuchado durante hora y media se corresponden casi palabra por palabra con los mismos (!!).

Tengo que decir que la película no me gustó nada -me pareció terrible, de hecho-, pero me he encontrado poquísimos productos en mi vida que me hayan impactado de esta forma. Según iba avanzando la cinta y con cada nueva canción que escuchaba yo iba procesando el hecho de que esa gente cantando y bailando estaba hablando de chicas que están muertas de verdad, y como consecuencia mi nivel de estar flipando con la situación crecía cada vez más.

Como ejemplo podéis escuchar esta canción basada en las declaraciones de dos adolescentes del pueblo, en las que dicen que la histeria colectiva era un horror porque sabían que había un asesino en el pueblo pero no sabían quién era -esto es de antes de que pillaran al tipo-, así que cada vez que miraban a un vecino pensaban que el psicópata podría ser él. Pero con base techno:


Y cuando crees que aquello ya no se puede poner más raro, aparece Tom Hardy. Yo ahí ya estaba tan saturada con lo bizarro de la situación que no me hice muchas preguntas, pero a día de hoy aún me pregunto qué estaba haciendo ese hombre ahí.

En el festival siempre voy con una libreta y apunto lo que me parezca relevante recordar para escribir después una reseña. Esta vez no voy a elaborar una crítica, sólo os voy a poner lo que apunté, tal cual. Creo que os servirá para haceros una idea:


Comedia y musical sobre prostitutas muertas (!)

Música bastante terrible y sin conexión entre sí.

Cantan demasiado.

Se pierde el hilo de lo que está pasando con tanta canción.

Canciones repetitivas que no avanzan la historia.

La gente se va de la sala.

Absurdo.

Con lo fácil que es aprovechar la historia.

Algo mejor cuando se centran en las prostitutas. Es donde se ve el drama de la situación.

Mala película, peor musical.

No se sigue el proceso judicial, ni sé a quién están juzgando.

Tom Hardy ?????

Se ponen a cantar de flores.

Los vecinos son unos salvajes. Les da igual.

Créditos: ¿¿¿Testimonios reales???


Pues eso. La peli es terrible. Es interesante la parte en la que se ve lo insensibles que son algunos vecinos con las muertes -de nuevo, recordad que esas opiniones son de gente de verdad-, porque hacen pensar en cómo afectan situaciones espantosas a ciertas personas. En este caso, los vecinos estaban hartos de que sus hijos vieran la calle llena de prostitutas o al cliente de turno metido en un coche con una aparcados en su puerta. Es fácil empatizar con la prostituta muerta cuando tú no tienes ese percal en tu barrio cada día, y esa perspectiva es algo en lo que yo no había pensado nunca. Una vecina en concreto decía que el asesino les había hecho un favor. Muy salvaje todo.

Anita Dobson, Paul Thornley, Clare Burt y Michael Shaeffer - Rueda de prensa de London Road

Por lo demás, salvo alguna cancioncilla pegadiza como la que he puesto arriba, un despropósito. Una pena, porque en la rueda de prensa vi que el reparto y el equipo técnico son absolutamente encantadores y me da rabia no poder darles buena propaganda. Pero es lo que hay, esto no hay por donde cogerlo.


p.d. La idea, que conste, no fue de este director. Antes de esta película ya había musical de teatro. Tiene que haber de todo.

jueves, junio 02, 2016

Plataforma de afectadas por los anuncios de Clearblue

Si eres, según los estándares de google, una mujer en edad de procrear, es probable que sepas de sobra lo que significa el título de este post. Si no, yo te lo explico:

Como soy una persona de treinta años en posesión de un útero, la dedicada gente de YouTube ha decidido que cada anuncio que vea y escuche entre vídeo y vídeo proporcionado por su estupenda compañía debe estar relacionado, irremediablemente, con bebés. Todos los anuncios. Todos.

Aparentemente, por otra parte, los señores de Clearblue deben de tener un monopolio al respecto, porque o escucho a la chica que está embarazada de dos semanas cuya amiga cree que va a llorar, o bien tengo que sufrir la canción del alfabeto balbuceada por un montón de fotogénicas criaturas mientras una narradora me ofrece amigablemente calcular en qué días estoy ovulando.

Pues bien, tras meses de tolerar que el dúo Clearblue-YouTube me recuerde amablemente que se me está pasando el arroz, he dado con la que probablemente sea la respuesta a muchas de vuestras plegarias.

El anuncio se puede desactivar.

Se desactiva de verdad. Das la orden y se va. Para siempre.

Bueno para siempre no creo, ya volverá, pero al menos durante una temporada desaparece. Os cuento cómo hacerlo, porque es una tontería, pero si no te das cuenta de dónde está la opción te puedes pasar escuchando a la embarazada y su amiga hasta el día del juicio final. Así que:



Cómo conseguir que deje de aparecer un determinado anuncio en YouTube


Los anuncios de YouTube están dirigidos a la persona que los está viendo en concreto, y para que google sepa quién eres tienes que estar logeado en alguna de sus cuentas. Si usas YouTube sin entrar en ningún servicio de google, los anuncios deberían ser relativamente aleatorios; probablemente estén más basados en tu historial de búsqueda que en tu información personal. Así que para eliminar el anuncio de marras, parto de la base de que tienes abierta alguna cuenta de google en el navegador, como por ejemplo el correo.

Espera a que salga el anuncio del infierno. Cuando aparezca, busca una i metida en un circulito, abajo a la izquierda (recuadrado en rojo en la captura, que no está hecha sobre un anuncio de Clearblue porque afortunadamente ya me he librado de ellos) y haz click en ella:

i de información

Aparecerá un popup en el que podrás pedir, por dios santo, que dejen de ponerte el dichoso anuncio todo el día (Stop seeing this ad). Haz click ahí.

Dejar de ver este anuncio

Como último paso, opcional, puedes decirle por qué estás hasta el moño del anuncio. Las opciones son inapropiado, irrelevante y repetitivo. Dale ahí a repetitivo como si no hubiera un mañana.

¿Qué tenía de malo el anuncio? Inapropiado, Irrelevante, Repetitivo

Y ya está. Puedes despedirte de los test de ovulación y de embarazo y recuperar tu paz de espíritu.

También puedes ir a las oficinas de Clearblue a explicarles tu punto de vista, pero me comentan que si vas con una antorcha la gente llama a la policía e historias, así que lo de desactivar el anuncio también funciona.