jueves, marzo 19, 2015

Kingsman:los agentes secretos no pasan de moda

Kingsman: Servicio secreto (Kingsman: The Secret Service, Matthew Vaughn, 2014) presenta al siempre encantador Colin Firth en el papel de Harry Hart (Galahad como nombre en clave), que incluye en un peligroso programa de entrenamiento al conflictivo Gary 'Eggsy' Unwin (Taron Egerton)  con el fin de conseguir que el joven entre a formar parte de una sociedad secreta de agentes. Mientras tanto, un tarado preocupado por el medio ambiente (Samuel L. Jackson como el psicópata Valentine) planea llevar a cabo un salvaje plan que terminará con el calentamiento global y ya de paso con unos cuantos ciudadanos.

Kingsman: Servicio secreto - Cartel

No es que yo sea un público difícil a la hora de ver pelis de acción, pero el caso es que Kingsman me ha parecido una estupenda manera de emplear una tarde; es entretenida, emocionante y al salir del cine te dan ganas de apuntarte a clases de tiro, de paracaidismo y de artes marciales.

Colin Firth (Harry Hart / Galahad)

Sí es verdad que el coprotagonista (Egerton) resulta un pelín arrogante en ocasiones, y que Samuel L. Jackson es algo excesivo en su papel de malo. Además, hay una inconsistencia bastante gorda en el proceso de selección del mencionado programa de incorporación a la agencia y una gracieta extremadamente chabacana al final de la peli que tira por tierra toda la elegancia de la cinta.

Taron Egerton (Gary 'Eggsy' Unwin) y Colin Firth (Harry Hart / Galahad)

Aún así, Kingsman es muy recomendable para los fans de las pelis de espías y de acción. E incluso para los que no lo son, es suficientemente entretenida como para que pasen un buen rato si van a verla. Total, recomendadísima, recordando siempre, eso sí, que no deja de ser un amago de comedia con las pretensiones justas.

Me voy a buscar a alguien que me enseñe a pegar tiros.

miércoles, marzo 04, 2015

Qué manía con salir del armario

He visto hoy en las noticias que en Siria han tirado a un tipo al vacío por ser gay, y he recordado lo mucho que echo de menos que los gays estén reprimidos.

Yo antes era simpática con una chica y no pasaba nada. Ahora soy simpática con una chica, ella cree que soy lesbiana y piensa que le estoy tirando los tejos.

Antes salías de fiesta y tenías que aguantar tíos pesados que venían a meterte mano. Ahora tienes que aguantar tíos y tías que vienen a meterte mano.

Antes te presentaban a un chico, te decían que estaba casado, y podías referirte a su mujer sin ningún problema. Ahora no, porque si es gay, quedas fatal si asumes que es hetero, y si es hetero e intentas aclarar el tema, o bien dices cosas como "tu mujer o tu marido o lo que sea", a menudo el personaje en cuestión se ofende porque estás cuestionando su hombría o su femineidad.

Y esto antes no pasaba.

Cuando yo era pequeña no había gays y todos estos jaleos no existían.

Y lo echo de menos.

Supongo que algunas consecuencias de esta situación no son negativas, pero no sé si compensa.

Es verdad que igual lo de legalizar el matrimonio homosexual mal del todo no está. Por eso de que haya una pareja que lleve junta treinta años y si a uno le pasa algo el otro esté un poco protegido y tal.

Y bueno, que con tanto reconocimiento, ahora en muchos sitios se les deja adoptar, y supongo que eso está más o menos bien, porque hay un montón de gente que tiene hijos a cascoporro y ni tiene dinero para mantenerlos, ni los quiere, ni nada por el estilo, y supongo que si una pareja pasa por todo el lío y el tedio infinito de procesar una adopción, será porque quiere de verdad tener al crío.

También está lo de que con la superpoblación mundial que hay igual tampoco está mal del todo que haya parejas que en vez de tener hijos biológicos adopten a los que andan por ahí sin padres. Que no sé si funciona así, pero como concepto está bien.

Y bueno, la historia ésta de que si se acepta que cada uno se enrolle con quien le apetezca, siempre que estén los dos por la labor, a lo mejor se incentiva lo de que la gente acepte cosas distintas a las que piensa habitualmente, y así igual la sociedad evoluciona o algo.

Pero vamos, que aparte de que mejore la calidad de vida de los gays, la de los niños que adopten, que se contribuya al control de la superpoblación y que se facilite el desarrollo de la sociedad, yo no le veo nada positivo a este asunto.

Y a mí me da mucha pereza lo de tener que andar averiguando si esa chica que me habla es maja o está intentando ligar conmigo, así que lo de tirar gente al vacío por su orientación sexual lo veo bien.

Besitos.


p.d. Los negros y las mujeres tampoco me dan buena espina. Ya hablaremos de eso otro día.