viernes, diciembre 20, 2013

Cosas que no sabías que existían pero que dan mucho miedo I

Hay un tipo por ahí llamado Randall Munroe que se dedica a hacer una tira cómica llamada xkcd. Las viñetas son difíciles de entender porque hablan muy a menudo de física, matemáticas, programación, o cualquier otra cosa que al hombre le dé por estudiar en el momento, pero el caso es que cuando consigues entenderlas son muy graciosas. O poéticas, o lo que se haya propuesto el tipo ese día.

Hace poco estaba leyendo las últimas tiras, cuando me encontré con una llamada Scary Names (Nombres que dan miedo).

far off to the right of the chart is the Helvetica Scenario.

La imagen contiene una tabla comparativa de conceptos; cuanto más arriba, más miedo da el nombre del concepto; cuanto más a la derecha, más miedo da el concepto como tal. Sé que es una puñeta que esté en inglés, pero escribí a Gabriel Rodríguez, que es un tío que traduce algunas tiras en la página no oficial de xkcd en español, y me dijo que esta viñeta, traducida, perdía todo el sentido. Y tiene razón, así que para qué le voy a dar la turra.

El caso es que, por si os interesa saber lo que son todas esas cosas, y ya que he buscado toda esta información porque no entendía nada de la gráfica, yo os explico lo que contiene. Y si la tira os da igual, podéis aprenderos lo que es cada cosa para quedar como gente híper culta y que da un poco de miedo en la próxima conversación que tengáis con ese amigo cansino que habla como si lo supiera todo. Si el conocimiento también os da igual y sólo queréis quedar bien, podéis memorizar las partes en negrita y recitarlas con cara de estar entendiendo lo que estáis diciendo.


INCISO

Voy a explicar las cosas teniendo en cuenta que la gente no tiene por qué saber casi nada de ciencia, así que va a estar todo muy simplificado y con los conceptos explicados como buenamente pueda. La simplificación tiene su razón de ser, pero los errores no. Si veis alguno, avisad.

FIN DEL INCISO


Conceptos chungos cuyo conocimiento te hará quedar como un campeón en cenas con amigos y reuniones familiares:

Plaga gris (Grey goo): La plaga gris es un escenario apocalíptico hipotético en el cual algún tipo de nanorrobots habría aprendido a autorreplicarse (a reproducirse sin ayuda, vamos), utilizando materia del entorno para crear más de los suyos. En este escenario las maquinitas mencionadas se reproducirían de manera descontrolada y consumirían toda la materia existente en La Tierra. En plan un cacharrito-bot de ésos utiliza una piedra para crear otro cacharrito, y ya hay dos cacharritos para coger otras dos piedras y convertirlas a su vez en más cacharritos. Y así hasta que ya no queda nada en el planeta salvo cacharritos. La idea original, inventada por Eric Drexler en su libro de 1986 'Engines of Creation' (Motores de la Creación) supone que los robots tendrían esa capacidad de autorreplicación porque fueron diseñados como tal. Malditos programadores tarados. Versiones popularizadas del asunto asumen más bien que las máquinas habrían ganado esta capacidad por accidente. En resumen, la Plaga Gris es un hipotético apocalipsis producido por nanorrobots que utilizan cualquier material que encuentran a su alrededor para autorreplicarse de manera descontrolada, consumiendo la totalidad de dicho material en el proceso, y reduciendo por tanto a polvo el lugar en que se encuentren, en este caso La Tierra.


Núcleo del demonio (Demon core): A ver. Os cuento lo que yo he entendido leyendo por ahí, partiendo siempre de que soy una inepta en cuanto a física y química se refiere. Hay una cosa llamada masa crítica, que es la cantidad mínima de material que hace falta para que se mantenga una reacción nuclear en cadena. Creo que todos estaremos de acuerdo en que dicha reacción es muy muy chunga. Vale. Cuando  una masa es subcrítica, es que no tiene capacidad para sostener en el tiempo esa reacción nuclear en cadena. Así que subcrítico bien porque no hay reacción nuclear. Crítico mal porque sí la hay. Dicho esto, el núcleo del demonio fue en su día una esfera de 6.2 kilos de plutonio, que era subcrítica, cosa que está bien, hasta que dejó de serlo brevemente, pasando a ser crítica, cosa que está muy muy mal. Tan mal que se cargó a dos científicos. En dos momentos diferentes. Porque pasó dos veces, en dos experimentos distintos utilizando la misma esfera: sucedió en el Laboratorio Nacional de Los Álamos (Nuevo México, EEUU), una vez en 1945 y otra en 1946. Los incidentes resultaron en radiación aguda y envenenamiento y por tanto muerte de los mencionados científicos. En resumen, el Núcleo del Demonio fue una esfera de plutonio que alcanzó la masa crítica en dos experimentos diferentes, provocando sendas reacciones nucleares que mataron por radiación a los dos científicos encargados correspondientes.


Paquete Chernobyl (Chernobyl packet): Ésta es de las que suenan a fin del mundo pero luego realmente meh. Primero hay que saber que los ordenadores se comunican unos con otros enviándose paquetes. Así  mi ordenador puede mandarle a los servidores de google un montón de paquetitos con este post y toda su información asociada, y google puede mandaros paquetitos a vosotros para que podáis leerlo desde casa. Hay distintos tipos de paquetes y estudiarlos es un poco el horror, pero el caso es que permiten enviar información de unas máquinas a otras. En función de lo que contenga el paquete enviado, la máquina que lo reciba reaccionará de una manera o de otra. Un paquete Chernobyl lo que provoca es que la máquina receptora reenvíe el paquete que le acaba de llegar, a lo loco (esto se llama broadcast). Cada equipo que reciba ese nuevo envío, hará broadcast a su vez (esto se conoce como tormenta broadcast), lo que llevará al sistema entero a colapsarse porque todos sus terminales estarán venga a reenviar paquetes a todo Cristo. Así que un paquete Chernobyl es un paquete que al ser enviado colapsa una red.


Bacteria come carne (Flesh eating bacteria): Tal cual. Una bacteria que come carne. Provoca una infección llamada fascitis necrotizante, que es una enfermedad más vieja que Matusalén (hay referencias del siglo XVIII) y que afecta a las capas más internas de la piel. El tratamiento es chungo porque se basa en eliminar el tejido afectado y en enchufar antibióticos como para matar a un caballo. Evidentemente, cuanto más espere el afectado, más se extenderá la infección y más fácil será que palme.


Síndrome de Kessler (Kessler syndrome): Yo creía que los síndromes eran enfermedades, pero parece que no es así necesariamente. El síndrome o efecto Kessler es una situación hipotética -pero posible- en la cual la cantidad de mierda espacial que tenemos encasquetada en la órbita baja terrestre (lo que viene siendo esa zona que ya es el espacio, pero que está muy cerca de la Tierra; la capa ésa que está llena de satélites y demás historias) sería tal, que empezarían a chocar unos trozos de basura espacial con otros. Esto podría provocar a su vez que se desprendiera metralla espacial, que saldría disparada, colisionando con otros trozos de basura espacial, provocando así un efecto dominó que crearía un barullo de trozos de satélite y otros cacharros espaciales, que podría llegar incluso a inutilizar toda esa órbita. Y luego a ver a dónde mandamos los satélites. Por tanto, el Síndrome de Kessler es una situación en la que los choques producidos entre elementos de basura espacial provocarían la saturación de la órbita baja terrestre, pudiendo incluso llegar a inutilizarla como espacio de envío de satélites y demás cacharros estelares.

Gas mostaza (Mustard gas): Este gas potencialmente letal provoca ampollas en las superficies que toca, incluyendo los pulmones si se inhala, y se viene utilizando desde la Primera Guerra Mundial como arma. Por si la idea general no daba el miedo suficiente, este gas es sólo detectable levemente a través del olfato, y tras una exposición parece que no pasa nada, hasta que horas después la piel se pone roja y después se llena de ampollas. Y no hablamos de ampollas en plan uy-vaya-me-he-quemado-con-el-horno, sino de ampollas chungas de la muerte a lo me-duelen-las-pestañas-no-respiro-mátame-ya. Una maravilla. Además, el compuesto, una vez alcanza el suelo, queda ahí latente durante días para amargarle la existencia al próximo que llegue. Así que el gas mostaza es un compuesto empleado principalmente como arma de guerra que genera ampollas en las áreas del cuerpo que toca, provocando en muchos casos una muerte lenta y dolorosa.


El resto os los explico otro día, si es que alguien ha llegado hasta el final del texto. Bueno, y si no también. Ya está casi escrito, así que os fastidiáis.

¡Besitos y felices navidades!


p.d. Edito para enlazar la segunda parte. La podéis leer aquí.

viernes, diciembre 06, 2013

Peor que el autocorrector

Contándoles a Lily, Cleo e Iris la incomprensible decisión de los del Festival de cine de Berlín de no concederme una acreditación de prensa por minucias como que no soy periodista ni nada que se le parezca:

Putos guantes capacitivos

Así que por lo visto sí que hay algo peor que el horror del autocorrector del iPhone, y es esa maravilla teórica pero infierno práctico que parecen ser los guantes capacitivos.

Yo casi mejor me quedo con mis guantes de vagabundo, que esos conducen de todo y no dan guerra. Y además quedan súper elegantes.