sábado, diciembre 22, 2012

Maravillosos gadgets

Buscando un gadget de blogger que me permitiera ver cuánta gente había aquí metida en tiempo real, he accedido a ese enorme y desconocido mundo que es la lista llamada "más gadgets".

La cantidad de mierda que he visualizado al buscar en dicha lista es tal, que no puedo explicarlo con palabras. Y como no puedo explicarlo con palabras, lo que voy a hacer es poner aquí todos esos módulos sin sentido que he encontrado. Uno por semana. Ahí a la derecha. Cuando se acabe el concurso ése en el que me deberíais estar votando todos, a lo mejor lo cambio y lo pongo arriba del todo, ya me lo plantearé.

Lo malo es que muchos estarán en inglés, y probablemente no se hayan currado mucho la integración en la plantilla, pero yo creo que merece la pena intentarlo. Y escribo esto para que no penséis que me he vuelto idiota cuando os encontréis con un generador de hechizos de Harry Potter o con un conversor de moneda ahí puesto.

Para empezar, el gadget que me dio esta maravillosa idea. 

¡Citas de Breaking Dawn! 

Que es Crepúsculo 125 o así. No sé cuál de todas es, pero a efectos prácticos, nos da lo mismo.

Soy consciente de que este experimento me va a hacer perder muchos lectores nuevos que se pasen por aquí, pero si no lo hago, reviento. Malo será que no vengan más después.

Por último, si me odiáis por este tipo de cosas, recordad siempre que es parte de mi encanto.



p.d. Puede que alguno hasta esté bien y me lo quede. Algunos molan. Intentaré que sean lo más inútiles posible, pero si de vez en cuando aparece algo decente, perdonadme el desliz.

lunes, diciembre 17, 2012

El producto

A ver si me ubico, porque estoy flipando tanto todavía que no sé ni por dónde empezar a contar esta historia. Desde el principio:

Hace poco fui a un taller de salud de la piel al que me invitó Lilypad. Yo ya había hecho uno hacía años y sabía que era muy útil, así que fui para allá con Cleo. La empresa que lo organiza, llamada Herbalife, no tiene tiendas físicas, por lo que se da a conocer haciendo talleres de este tipo.

El caso es que Ronda, la chica que nos dio a nosotras el taller, nos dijo que buscaban empleados, y decidimos ir a la presentación de empresa que hubo ayer en un hotel de lujo de mi ciudad.

Al final Cleo no pudo ir y acabamos yendo Lilypad y yo. Llegamos al hotel a las cuatro menos diez.

Ronda - Chicas, veréis, esta empresa es americana, así que vais a ver muchos aplausos, mucha música, y cosas así.

Vale. Bueno, es normal que la gente aplauda y que haya música en los sitios, tampoco veo que sea necesario dar un aviso, pero vale.

Entramos en un salón de actos. La música está un poco alta. Un poco alta comparando con un bar a las dos de la mañana, quiero decir. Nos asignan sitios, y Lily y yo miramos alrededor analizando la situación. Todo el mundo sonríe y va súper elegante, y hay gente bailando sola y dando palmas.

Las ondas sectarias que desprende este lugar me inquietan un poco, pero a lo mejor es que veo grupos satánicos donde no los hay.

A las cuatro aparecen en el escenario un chico y una chica, que aparentemente son los anfitriones del asunto. Todo el mundo se levanta de sus asientos, aplaude, grita, corea cosas y se emociona muchísimo.

Igual sí que está un poco exaltada la gente.

Los anfitriones se ponen por las nubes el uno al otro, dicen que son como familia, aclaran con muy poca discreción que son compañeros pero no están enrollados, y proceden a hacer una presentación infinita en la que no se dejan hablar entre sí y se pisan las palabras el uno al otro en cuanto pueden. Se ponen a conceder méritos a los diferentes grupos de vendedores que hay en la compañía, y con cada categoría de trabajadores mencionada, la sala entera se levanta y chilla y aplaude como loca.

Lily y yo aplaudimos al equipo de tabuladores, al equipo del mundo, al equipo de millonarios y al equipo de la madre que los trajo a todos. La gente grita sin parar, súper emocionada. La sensación de que esto es una secta se va haciendo más potente.

Anfitriona - Sé lo que estáis pensando los nuevos...

Estoy pensando que o me vais a meter en el harén del creador de esta cosa, o me vais a robar un riñón, una de dos.

Anfitriona - Estais pensando que esto es una americanada.

Bueno, más o menos. Además, resulta que lo del harén no es posible, porque el creador de la compañía palmó de una sobredosis hace años. Cuánta confianza inspira eso.

Anfitriona - Pero que sepáis que yo la primera vez que vine estaba igual; pensaba que aquí estaban todos locos - mira, en eso estamos de acuerdo - pero al final del día, yo ya estaba aplaudiendo entusiasmada con los demás, y os aseguro que al terminar el evento de hoy, vosotros también estaréis de pie aplaudiendo emocionados.

Evidentemente, eso no llegó a suceder.

Anfitrión - Además, a lo largo de toda la tarde va a haber regalos, ¡prestad atención a la pantalla, porque vuestro nombre puede aparecer en cualquier momento!

No hubo regalos.

Una ponente da una charla sobre la salud de la piel. El público grita cual masa de fans histéricos y aplaude. Aplaude siempre. Por todo. Aguantamos estoicamente un discurso que ya escuchamos en su día en el taller, nos cuentan lo que hacen un montón de cremas distintas, y la exposición termina con más gritos y vítores.

Por cierto, no lo he dicho aún, pero cada vez que uno de los personajes subidos al escenario hace algo remótamente parecido a una gracia, suena música a todo volumen mientras el público aplaude encantado.

Tras el rollo de las cremas, un tipo suelta otro discurso, esta vez sobre nutrición. Aplausos y gritos infinitos. Nos explica lo que hace cada tarro de polvos nutritivos que vende la empresa.


INCISO

Además de cremas, estos tíos también venden un producto para desayunar que consiste en batidos y mejunjes varios que contienen todos los nutrientes, vitaminas y demás que necesitas, pero no engorda. A mí no me convence, pero reconozco que médicamente parecía bastante fiable. A este desayuno de ahora en adelante lo llamaremos "el producto", tal y como lo denominaron los miembros de la secta durante toda la gala.

 FIN DEL INCISO


Yo hace rato que he decidido que hay pocas papeletas de que decida trabajar con esta gente, pero por si cambio de idea, y sobre todo por si Lilypad sí que quiere trabajar con ellos, dejo de hacer comentarios ofensivos sobre las tonterías que estoy viendo a mi alrededor, no sea que nos oigan y no nos den trabajo en la vida.

Informo a Lilypad de que me estoy callando tantos chistes que me va a salir una úlcera de estómago.

Llegan los testimonios. Gente que ha probado el producto y no podría ser más feliz:

- Yo antes tenía la piel apagada, se me caía el pelo, se me rompían las uñas, tenía estreñimiento, no dormía bien, estaba cansada siempre, me sobraban siete kilos y me cogía catarros cada tres días. Desde que tomo el producto, he recuperado la salud, ya no me canso, mis uñas están como nuevas y estoy contentísima con mi peso.

Igual pensáis que exagero, pero no. A otra el producto le curó los ataques de ansiedad.

Me imagino a mí misma subiendo al escenario (subía quien quisiera) y contando mi experiencia:

- Yo tenía el pelo sequísimo, se me rompían las uñas, se me morían todas mis mascotas y me dejaban todos mis novios. Desde que tomo el producto tengo unas uñas estupendas, un pelo súper sedoso  y estoy desarrollando visión nocturna.

A las cinco y media veo que Lilypad le está pidiendo ayuda a Cleo por Whatsapp, a ver si alguien nos puede sacar de ahí. A ratos se dedica a grabar las canciones que suenan a todo trapo, para tener después documentos que mostrarle a la gente y así conseguir que se crean el circo en el que nos hemos metido

Tras dos horas y más de cuarenta testimonios, anuncian un parón para merendar.

Nos conducen a una sala en la que planeo compensar a lo salvaje esta mierda de congreso con café y bollos.

Solo que no hay café ni bollos.

Hay fruta. ¡FRUTA! Y un té adelgazante. Esto me lo creo porque lo he visto yo en persona, pero si me cuenta alguien que ha ido a una presentación de empresa de lo que terminaron siendo más de cinco horas y le han dado para merendar un plátano y un té para quemar grasas, pienso que se está quedando conmigo.

Huyo al baño, pasando por una mesa con frutos secos y lo que parecen bombones de chocolate. Calculo la probabilidad de que los bombones contengan somníferos y me como uno. No son bombones. Son barritas energéticas híper densas que tardo diez minutos en ser capaz de masticar.

Un vaso del té absurdo y un trozo de barrita energética después volvemos al salón de actos.

Cuentan el plan de márketing, durante el cual descubrimos que esta gente no contrata, sino que crea autónomos. Compras una licencia por 130 euros y te pones a hacer pedidos de el producto para venderlo después. Así que, si queremos trabajar aquí, tenemos que invertir algo de pasta, lo que hace que el poco interés que nos quedaba a estas alturas se desvanezca rápidamente.

Y a partir de aquí ya solo vemos más absurdeces, sin un ápice de utilidad.

Gente subiéndose al escenario a contar cuantísimo dinero ha ganado vendiendo el producto. Todos trabajan súper poco y ganan un montón de pasta.

Y cuando creemos que ya se está terminando esta historia aparece...

¡¡EL EQUIPO MILLONARIO!!

Prácticamente nos obligan a ponernos de pie para aplaudirles, y aparecen lo que después sabremos que son dos hermanas y el marido de una de ellas, que deben de ganar una cantidad de pasta tan grande que los ceros se te van escapando de la cabeza según llegan. Lilypad y yo estamos de pie aplaudiendo y aguantando la risa, cuando lo vemos.

Autógrafos.

El Equipo Millonario está firmando autógrafos.

La muchedumbre se apelotona al lado del escenario con libretas en alto, mientras los miembros saludan y firman como si fuera para ellos lo más común del mundo.

Lily se sienta con el fin de que no la vea reírse a carcajadas toda la sala. Se hunde en su asiento intentando camuflar la risa como puede.

Una de las dos mujeres acapara toda la atención, contándonos lo estresada que estaba en su antiguo trabajo debido a lo extremadamente competente que era, ya que eso la había hecho imprescindible en su oficina y tenía por tanto que trabajar muchas horas. Calculo las posibilidades que tengo de darle en la cara si le tiro una bota desde mi asiento.

El equipo millonario cuenta lo bien que le va, la pasta que ganan, los hijos tan maravillosos que tienen, y nos dan un discurso sobre la familia y el hacer felices a los demás. Después nos enseñan fotos de los muchos viajes que les paga la empresa. Vemos imágenes de esta gente en tropecientos países distintos, y nos cuentan que el próximo es a Tailandia.

Y a mí qué. De verdad que no entiendo por qué estoy viendo fotos de los hijos y los viajes de esta gente. Pero bueno, el caso es que el equipo de marras presenta a otro equipo, que también gana un montón de pasta, llamado "el equipo del mundo". Por enésima vez vemos a un grupo de personas subir al escenario a contar sus vivencias, que incluyen a un novio enamoradísimo dándole las gracias a su novia por haberle metido en el negocio, todo súper emotivo. El público se vuelve loco.

La música suena a todo tren mientras la gente se deshace en vítores, y entonces la mujer acaparadora del equipo millonario agarra el micro y se pone a cantar.

Madre de Dios.

Son las ocho y media y esto no está ni cerca de terminar. Parece que Lily me quiere decir algo.

Lily - ¿Has visto un capítulo de Cómo... - se ríe tanto que no puede hablar - ... de Cómo conocí a vuestra madre en el que... - está roja y se ahoga - en el que salen unas chicas que hacen "¡¡WOOOOOOOO!!" a todo? - asiento, y Lily señala a un grupo de mujeres en las primeras filas que no paran de hacer eso mismo. Me da la risa un montón y ya no oigo más que "¡¡WOOOOOOOOOOO!!" por todas partes.

Son las ocho y media, y yo he quedado con Camino a las nueve. Le mando un mensaje:

Estoy atrapada en un evento sectario, es posible que me retengan en esta absurdez hasta las nueve.

Cambiamos la hora porque esto no se termina.

Reconocimientos.

Premios.

Trofeos (a eso llamaban regalos al principio de la gala).

Aplausos.

¡¡WOOOOOOOOOOOOOOOOO!!

Más aplausos.

Lily se tapa la cara con el pelo para que no la vean reírse.

La anfitriona llora en el escenario.

Vítores.

Ronda ve que llevamos allí más horas que otra cosa y se acerca para decirnos que podemos irnos. Le decimos que no estamos interesadas en participar en la empresa y salimos.

Solo diré que en el coche nos dio tal ataque de risa enumerando las tonterías que había hecho la gente, que casi tenemos que parar para no tener un accidente.

Y para terminar, informo de que esto es claramente una secta, solo que en vez de idolatrar a una persona, adoran a un producto. Al margen de las bobadas que pueda escribir al respecto, hablo totalmente en serio cuando digo que esto es un grupo sectario. Qué mal rollo.


p.d. Si por circustancias del destino queréis votarme para los premios 20blogs, podéis hacerlo aquí. Besitos para el que me vote y odio infinito para el que no.

domingo, diciembre 09, 2012

Sin frenos: fantasmada sobre ruedas

Sin frenos (Premium Rush, David Koepp, 2012) es el episodio de la filmografía de Joseph Gordon-Levitt que pasó desapercibido entre El caballero oscuro y Looper, y que me he puesto a ver hace un rato porque parecía entretenida y porque soy híper fan de este hombre.

Sin frenos (Premium Rush) - Cartel

Wilee (Gordon-Levitt) es un mensajero que se gana la vida pedaleando como un pirado a través del tráfico de Manhattan para encargarse de que los paquetes que le asigna su empresa lleguen a su destino. Al margen de la cantidad de veces que está a punto de morir al cabo del día, su único problema es reconciliarse con su semi-novia y compañera de trabajo Vanessa (Dania Ramírez). La cosa se complica considerablemente cuando cae en sus manos un problemático sobre que provoca que un policía corrupto (Michael Shannon) le persiga por toda la ciudad para darle caza y hacerse con dicho sobre antes de que llegue a su legítimo destino.

Dania Ramírez - Vanessa

No tengo clara mi opinión, si os digo la verdad. La historia es un follón y se hace muy difícil de seguir por los saltos temporales que aparecen sin parar, pero como thriller está relativamente bien llevado y es muy entretenido. Las interpretaciones se dejan ver, destacando a Shannon, que tiene una pinta de poli corrupto y psicópata muy lograda. Además, hay que reconocerles a los actores su trabajo, porque, por poner un ejemplo, el prota atravesó la luna de un taxi durante el rodaje y acabó con el brazo hecho un cristo. Para que luego digan que el trabajo de actor es un chollo.

Joseph Gordon-Levitt y Michael Shannon - Wilee y Monday

Volviendo a lo negativo, en mi opinión el problema es que dejan caer demasiado peso en la parte estética; tanto, que a ratos el argumento parece una excusa para ver lo buenos que están Joseph Gordon-Levitt y Dania Ramírez y las cosas tan chulas que saben hacer con la bici. Fantasmadas por doquier, persecuciones espectaculares, esquemas digitalizados para mostrar cómo piensa el protagonista (parece que tiene súper poderes, casi), y otras tantas chorradas estéticas que fastidian la película por aparecer en exceso.

Así que bueno, la recomiendo si queréis pasar un rato entretenido, pero nada más. Podría haber sido una gran película, pero al director se le fue la mano con las florituras. Una pena.


p.d. Premium Rush es como llaman a la entrega express en la empresa de mensajería de la peli (o como se llama ese tipo de entrega en inglés simplemente, no lo sé). Por supuesto, ese desconocido personaje que traduce los títulos al español ha hecho de las suyas y nos ha dejado con ese desastroso Sin frenos, haciendo referencia a la manía que le tiene el protagonista a los frenos de las bicis -tanta que los de la suya los ha quitado-. Pero que conste que con el título en el idioma original, la película gana mucho en dignidad.

sábado, diciembre 08, 2012

¡La caja!

AVISO

La gente que me conoce en persona igual no debería leer esta entrada. A lo mejor confunde lo rara que soy yo expresando afecto, con frivolidad irrespetuosa. Si os sienta mal algo, luego no me digáis que no os lo advertí.

FIN DEL AVISO


Tener amigos muertos es una mierda.

En las series y en el cine da la sensación de que la muerte de un amigo es un dramote que, aunque deprimente, le da un halo de misterio y glamour trágico a tu vida.

No va a ser.

La muerte de un amigo te tiene lloriqueando por los rincones cada dos por tres y encerrándote en cuartos de baño públicos hasta que se te pase el bajón. No puedes sufrir mucho, porque tus padres llamarán a un gabinete de loqueros en cuanto te vean chungo tres días; no puedes hablar de ello, porque deprimes a la gente; no puedes dejar de hablar de ello, porque entonces eres un insensible y ya no te acuerdas de tu amigo. Además, tienes que sentirte culpable por estar hecho un asco, porque al fin y al cabo es su familia la que sí que tiene que estar fatal, y tenía amigos más cercanos, que tienen más derecho a estar hechos una piltrafa que tú.

Es una bazofia todo.

Yo desde que Zamaor cometió la estupidez de morirse hace un año, estoy hecha polvo a ráfagas con el tema, así que el hecho de que hoy hubiera una misa recordatoria por el aniversario de su muerte tampoco me ha supuesto un trauma demasiado grande.

Pero claro, aparece un cura viejecito entrañable hablando de lo feliz que es la gente cuando se muere, y cuenta lo majo que era Zamaor, y yo preveo el berrinche inminente que va a arruinar por completo el tratamiento facial que me han hecho un par de horas antes y que me ha dejado la piel de la cara maravillosamente suave.

Y al poco rato, efectivamente, ahí estoy yo, llorando a moco tendido pero con disimulo, en la fila formada por Cleo, Pieters, Lilypad, yo, West y Manzo, confiando en que mis compañeros de banco no se percaten de que soy una floja y me ha podido el discurso emotivo del cura.

West me pone una mano en el hombro.

Maldición. Me han cazado.

Soy el eslabón débil de la cadena.

El cervatillo herido de la manada.

Soy el...

No. Un momento.

¡Soy una chica!

¡La sociedad ve perfectamente bien que llore cual magdalena por absolutamente ninguna razón, imagináos si tenemos en cuenta que estoy en un funeral!

Bah, si luego alguien me dice algo, les digo que quien no llore en una misa funeraria no tiene alma, y a correr.

Pero a lo que iba yo no es a lo de ponerse triste, que en una misa de éstas se presupone y se acepta, sino a cuando te da la risa.

Hay mucha gente que en momentos de tensión se pone nerviosa y le da la risa floja, pero hoy no ha sido el caso. A mí me daba la risa porque Zamaor siempre estuvo atontado y no paraba de hacer el gaitas, así que a veces me imagino claramente lo que diría en determinadas situaciones. Así, el cura estaba recitando:

Cura - Esto está en muchos idiomas. Se puede elegir cualquiera.

Y yo oía a Zamaor decir:

¡La caja!

¡ELIGE LA CAJA!

Y el cura:

Cura - En todos significa lo mismo, yo voy a escoger...

Y oigo a Zamaor otra vez:

¡¡ELIGE LA CAJA,

 QUE TIENE UN APARTAMENTO EN TORREVIEJA,

FIJO!!


En fin, cada uno puede creer lo que le dé la gana, y yo hoy voy a creer que es todo un engaño del gobierno y que en realidad Zamaor está en alguna isla del Pacífico tomando daikiris con Bin Laden y con Michael Jackson, riéndose de nosotros por hacerle misas absurdas.

Yo no tengo ingredientes a mano para hacerme un daikiri, pero tengo un vaso de leche, y seguro que le vale, así que brindo por él.



p.d. Al primero al que se le ocurra escribirme un discurso emotivo sobre las propiedades curativas del tiempo y demás moñeces, le informo de que localizaré su casa y le prenderé fuego. No estoy de humor para más sensiblerías hoy. Besitos.

lunes, diciembre 03, 2012

sms - ACTUALIZADO

¿Te mando un whatsapp? ¿O te llamo? O... dicen que había una cosa
que se llama sms... pero mi móvil es muy viejo y no sé si tiene de eso.

Garfield


Ya solo me mandan mensajes de texto los de de Women Secret para avisarme de las promociones y los de CHEMCYL para que done sangre.

Se están perdiendo todos los valores.


p.d. Me dijo Nicolás que me presentara a los premios 20 blogs y les eché un vistazo. Es de esas cosas que no se pueden ganar porque hay mil millones de participantes, pero por figurar en directorios que no quede, así que me he apuntado. Presentáos todos para que así no parezca yo la única ególatra con ansias de fama. O votadme, claro.


ACTUALIZACIÓN

Me están diciendo por aquí que ponga un enlace para que podáis votar fácilmente, y lo pondré, pero cuando se pueda votar (el 14 de diciembre empieza el asunto), para que así no os aburráis tanto con esto. ¡Gracias por las recomendaciones!