domingo, febrero 19, 2012

Palabras de sabiduría

"Te digo yo que lo huelen en el ambiente.
Huelen que estás teniendo un día de mierda
y vienen a tocarte los cojones"

Camino


Que conste que después de oir esto me dio tanto la risa que mi día empezó a ser un poco menos malo. Nada como oír a Camino decir un par de barbaridades por teléfono para animarte el día.

viernes, febrero 17, 2012

Los Descendientes, un aceptable entretenimiento

Me encanta San Valentín. Hay regalos, hay amor en el aire, hay flores y bombones por todas partes. La considero una fiesta indispensable y me alegro de que a alguien se le ocurriera inventarla.

O, para ser más exactos, San Valentín me parece una idiotez,

¡pero!

¡hay dos por uno en el cine!

No tienes ni que explicarle a la chica de los tickets que ese tío que acabas de conocer en la cola es, sin lugar a dudas, tu amor verdadero; te cobran una sola entrada, te dan dos, y a correr. Así que San Valentín me parece una maravilla de fiesta.

Con esta excusa he ido a ver Los Descendientes (The Descendants, Alexander Payne, 2011), en parte para comprobar que, efectivamente, la interpretación de George Clooney no es para tanto y así confirmarme a mí misma que no entiendo su nominación al oscar; sea como fuere, el caso es que Los Descendientes comienza con un trágico accidente de lancha motora (no uséis esos trastos nunca, son peligrosísimos) que deja en coma a Elizabeth, la mujer de Matt King (Clooney), poniendo, a la fuerza, al hombre a cargo de sus hijas Scottie, de diez años (Amara Miller) y Alex, de 17 (Shailene Woodley), a las que hacía más bien poco caso antes del accidente. Esta extrema coyuntura y un descubrimiento de lo más desagradable acerca de su matrimonio embarcan al padre y sus dos problemáticas hijas en un viaje de lo más surrealista, en el que Matt tendrá que aprender a dominar la situación que se le ha venido encima.

Los Descendientes - Cartel

En general, tengo que decir que, para mi gusto, la cinta no alcanza las espectativas. Aunque reconozco que tiene varios puntos a su favor:

Para empezar, un sentido del humor que hace que uno no se arrepienta de haber ido a verla, especialmente gracias a Sid (Nick Krause), un amigo de Alex que se presenta casi al principio de la película y se acopla a la familia sin siquiera pedir permiso; el chico está tan sumamente atontado que hay ganas constantes de que aparezca para ver qué estupidez va a decir esta vez.

Los Descendientes - Nick Krause (Sid), Amara Miller (Scottie King), Shailene Woodley (Alexandra King) y George Clooney (Matt King)

Por otra parte, los personajes tienen un gran trasfondo, yendo todos ellos más allá de lo que aparentan en un primer momento; por último, es una historia deprimente (no sé si se puede tener a un personaje en coma y no deprimir al personal), pero, a su manera, muy optimista. Y eso es de agradecer.

En resumen, Los Descendientes cuenta una historia amable y entretenida, pero altamente olvidable. Para pasar el rato no está mal, y da que pensar en ciertos aspectos, pero pasado mañana no me acordaré ni del nombre del protagonista. También es verdad que no me acuerdo de lo que he comido hoy, pero nos entendemos.

Los Descendientes - George Clooney (Matt King) y Shailene Woodley (Alexandra King)

Diré para terminar que mi intención era escribir acerca de Moneyball, pero esa película me aburrió tantísimo que no quiero acordarme de ella ni para criticarla.

¡Dulces sueños!


p.d. Estoy estupenda, no me muero ni nada. Que digo que estoy en el hospital haciéndome radiografías, no doy explicaciones, y claro, la gente se pone nerviosa.

sábado, febrero 11, 2012

Rayos x

Estoy harta de médicos.

Una semana tengo de vacaciones, y me la paso así:

Yo - Hola, vengo a que me hagan una radiografía, pero no sé si estoy en el sitio correc...
Recepcionista - Pasillo a la izquierda, ascensores, planta -2.

¡Un sótano! ¡Qué acogedor!

Recorro el pasillo y encuentro los ascensores. Entro.

Por su aspecto, me atrevo a afirmar que los fines de semana este ascensor lo utilizan para trasladar ganado. Que no me estoy quejando, ¿eh? Pero aquí ha habido vacas en un pasado cercano. Sólo lo comento.

No pasa nada, el sótano no es tan malo, y la chica que me hace la radiografía es más seca que la mojama, pero súper eficiente. Vamos a llamarla Effie. Me lleva a una salita:

Effie - Y ahora nos quitamos la ropa de cintura para arriba.

...

¿Nos quitamos? Si sabía yo que en el hospital éste rodaban películas porno. Que yo vengo tranquilamente a que me den una dosis de radiación controlada, y me acabo enrollando con una enfermera. Lo que me faltaba.

Effie - Y luego nos ponemos una de esas batas.- Cierra la puerta y se va.

¡Se va! Te crean espectativas y luego se largan. Con lo interesante que habría quedado el post.

Total, que, apareciendo por otra puerta, Effie me pone delante del trasto ése de los rayos y me da instrucciones:

Effie - Ahora coge aire, expúlsalo del todo, y no respires.

Vale. Inspiiiiiiiiiiiiiiiiro. Expiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiro. Y no respiro.

No respiro.

No respiro.

Me pregunto si tengo que decidir yo cuándo acaba esto o me avisará ella.

Yo no respiro, por si acaso.

...

¿Effie?

...

¿Effie? Me estoy poniendo azul.

Pero yo no respiro, que soy una mandada.

...

Voy a palmar aquí.

...

Ya veo los titulares: "paciente muere asfixiada por tomarse las instrucciones al pie de la letra. No pudo hacerse nada para evit..."

Effie - Ya está.- ¡Menos mal! Cojo aire como si llevara sin respirar tres meses y me voy de allí, a esperar a que me den mi radiografía.

Mientras deambulo por el rellano, oigo una voz metalizada que grita:

Voz metalizada - CO JA AI RE EX PUL SE EL AI RE. NO RES PI RE.

¡Hala! ¡Yo quejándome de Effie y a esa señora le está haciendo la radiografía Robocop!

Total, que al final sale un hombrito a darme mi radiografía y...

Y son las tres de la mañana. Madre de Dios, qué descontrol de horarios tengo.

Ale, si mañana me sigue pareciendo suficientemente entretenido, os escribo el resto de mis visitas a especialistas varios.

Así tenía yo tanto sueño.

¡Buenas noches!