domingo, noviembre 29, 2009

Empathy ó Cómo volverse loco con un sistema de mensajería instantánea

Creía que Pidgin era malo, y Messenger (o Amsn) no me convencía, pero ahora que he probado Empathy, los dos me parecen una maravilla.

Sólo lo he utilizado porque es el sistema de mensajería instalado por defecto en el Koala Kármico de Ubuntu, y ha tardado en desquiciarme menos de tres días, récord sólo superado por Windows Vista, que tardo 20 minutos. Los estados de usuario se cambian solos, la mitad de los mensajes no llegan y a veces no hay manera de enterarse de que alguien ha dejado mensajes que deberías leer. Además, los iconos de Ausente - Disponible - No disponible han sido sustituídos por figuritas geométricas como las que salen en el menú Inicio de Ubuntu:
Terrible. He estado unos días con él para darle una oportunidad, y no ha habido forma. Os recomiendo que no perdáis el tiempo ni en probarlo.

Habrá que volver a Pidgin.

Felicidad

Si el universo estuviera bien hecho, y las personas con él, la cosa funcionaría de la siguiente manera:

Cada ser humano tendría el poder de dividirse en tantas partes como quisiera. La parte que quiere ser rica y famosa se marcharía a Los Ángeles a probar suerte; la parte que quiere pasar a la historia se pasaría la vida encerrada en una biblioteca estudiando; la que quiere hacer feliz a esa persona ciegamente enamorada lo dejaría todo para dedicarse a dar paseos, ir al cine y dejarse querer; la que quiere caer bien a todo el mundo y tener miles de amigos se pasaría el día tomando cafés y yendo a fiestas; y así con todas las facetas que se pueda uno imaginar... Por supuesto, todas estas personalidades vivirían en mundos paralelos, de manera que no pudieran dañarse en ningún aspecto entre sí ni a ninguna otra persona, pero dando, de manera inexplicable, una sensación de felicidad absoluta a su dueño.

Qué bonito y qué fácil sería todo, ¿verdad?

domingo, noviembre 22, 2009

El amor propio y todos sus amigos

Estando sentada en la biblioteca, estudiando, levanté la vista del portátil, por puro aburrimiento, para mirar a la persona que estaba pasando por allí en ese momento. Un chico, guapo, muy joven, novato probablemente. Él me estaba mirando, y le sonreí*. El chico se detuvo, y le preguntó al que estaba enfrente de mí, con respecto a la silla más cercana a mi sitio:

- ¿Está ocupada?

Volví a sonreír, pero para mí misma.

- Qué va, te puedes sentar.

Y entonces...

- No, si sólo quiero la silla.

Cogió la silla, y se fue.


¡Ah, el ego! Qué fácil es caer en sus zarpas, ¿eh?

Esto me enseñará que esas cosas sólo pasan en las películas.


*Aclaración para intentar quedar un poco menos como una idiota:
Cuando miro a alguien porque simplemente se cruza entre mis ojos y el infinito, y me pilla, suelo sonreír, para quitarme la nada merecida fama que tengo desde hace tiempo que dice que miro mal a todo el mundo.

sábado, noviembre 07, 2009

Nochnoy Dozor 2 ó aprendiendo ruso con Guardianes del Día

Guardianes del Día, cartelY cubriendo el "haz una cosa nueva cada mes (como mínimo)" de noviembre, ¡hoy he visto una película en ruso! Le di al idioma original pensando que hablarían en inglés, pero no... Guardianes del Día es una película rusa de pura cepa, de ciencia ficción mezclada con un poco de terror y que además es una bazofia como la copa de un pino. De hecho, digo que la he visto, pero en realidad sólo he aguantado media hora... supongo que tenía que haber supuesto que no iba a ser la peli del siglo al saber que lo que todo el reparto busca durante dos horas es una cosa llamada La Tiza del Destino.

Si la vuelven a poner y tengo valor, a lo mejor la acabo de ver y hago una crítica de verdad. Que ilusión poder ver una peli en algo que no sea inglés o español, aunque no entienda nada, claro :D

Spakoinai nochi!